BLACK MESA es BLACK LABEL

Desde el momento en que tuve conocimiento de que un grupo amateur iba a hacer un remake del (para mí) mejor juego que ha visto un ser humano, no podía dejar de imaginarme cómo sería. De nuevo, la aventura de la palanca más famosa del mundo.

Con el motor Source, el mismo que alumbró Half-Life 2 (otra joya atemporal) vemos de nuevo el comienzo de la aventura más grande jamás contada, de la lucha de un hombre contra unos elementos desconocidos para la raza humana, y además de su instinto de supervivencia incluso contra los propios humanos de su Gobierno, interesados en tapar cualquier noticia, aviso, emergencia y testigo que quedase vivo en el incidente ocurrido en Black Mesa. Sí, esto es HALF LIFE, y de nuevo volveremos a ser Gordon Freeman, ese científico que es testigo directo de la apertura de un portal dimensional con otro planeta, la entrada de los alienígenas y el intento de destrucción de cualquier indicio de las pruebas realizadas allí por parte de un grupo militar enviado a tal efecto.

No quiero parecer algo abuelo-cebolleta (sobre todo con un juego de hace años, pero muy lejos de los orígenes del videojuego o de las épocas MSX, Spectrum, etc), pero en 1998 –hace 14 años ya, cómo pasa el tiempo…- apareció por obra y gracia de Valve Software uno de los juegos más galardonados, alabados y queridos de toda la historia: HALF LIFE. Gabe Newell y sus muchachos alumbraron un universo único, creíble en su contexto, detallado en sus posibilidades de la época, y que aún hoy puede vanagloriarse de poseer una de las mejores IA bélicas que podemos ver en cualquier juego. El icono de Half-Life (logotipo del Complejo Lambda) pasó a ser parte de la historia de este arte, y Gordon Freeman el héroe silencioso, cual Link, que pasará mil y una aventuras, peligros y sorpresas por obra y gracia de un misterioso hombre encorbatado con traje azul… El comienzo del juego pasa por ser uno de los más míticos de la historia, donde todo comienza como un día normal en el trabajo de Freeman, mientras vemos zonas del inmenso complejo BLACK MESA donde se realizan los experimentos más variopintos.

El juego vendió más de 5 millones de copias, los premios le cayeron en toneladas (más de 50 ese año, incluyendo Mejor Juego del Año, algo que se respetaba mucho más que ahora), las alabanzas se reproducían por todo el globo. El fenómeno Half-Life cogió descolocados a todos, en un momento donde los shooters en primera persona pasaban por un estancamiento progresivo y decadente, sin ideas nuevas y con mucho por hacer. Afortunadamente, Valve hizo el trabajo sucio y presentó una aventura realizada con el motor GoldScr (engine modificado de Quake) donde los tiroteos eran tan importantes como el ritmo narrativo, la resolución de unos puzzles magistralmente insertados en los escenarios y en un bestiario alienígena enemigo que nos ponía en muchos aprietos por su variedad, por sus diseños y por que además de disparar para acabar con ellos, nos hacían pensar… además, el arsenal que Half-Life puso a nuestra disposición era, directamente, de obra maestra por su variedad de utilización y sus posibilidades. Y eso que no estaba aún el arma gravitatoria que tantos buenos ratos nos hizo pasar en Half Life 2…

El caso es que hace ya bastante tiempo salió la noticia de que un grupo de fans del juego (blackmesasource.com) se proponían realizar un homenaje a su juego fetiche a modo de remake. Source permitía eso y mucho más, ya que el editor que tiene es tremendamente flexible y las herramientas permitían el proyecto sin muchas dudas. La idea era recrear de nuevo la aventura más grande de la historia, con las tools que dieron vida a Half-Life 2. Es decir, maquillar la primera aventura para que estuviese más bonita, más espectacular y añadir algunos toques propios de su cosecha. Después de mucho tiempo, el remake de Half-Life salió a la luz hace muy pocos días, si no el juego completo sí una gran parte del mismo, todo lo que sucede antes de transportarnos al planeta Xen, donde transcurre la parte final. Raudo y veloz descargué el primer día que estaba disponible esta nueva versión de Half-Life. No podía dejar de experimentar otra vez esa legendaria aventura y ver además qué tal le sentaba el cambio de look y qué habían añadido y quitado los desarrolladores para adecuar el juego a nuestros días… no es este texto un análisis del mismo, algo que considero injusto con sus creadores. Pero sí unas impresiones del mismo y un “me quito el sombrero” ante ellos por su gran trabajo final.

En realidad, y lo digo ya directamente, HALF-LIFE, tal y como se planteó en su día, YA LE DA PASA LA MANO POR LA CARA A LA PRÁCTICA TOTALIDAD DE SHOOTERS ACTUALES. Es un hecho totalmente constatable con sólo ver el diseño y jugabilidad de los juegos de hoy día. Olvidémonos de las partes online de Call of Duty, Medal of Honor, Ghost Recon y demás juegos. El modo Campaña posee un equilibrio aventura-acción-puzzles totalmente PERFECTO, con el que sueñan todos los demás, además de ser un reto importante a nivel de gunplay en los niveles más altos. Veremos a los equipos militares cómo se desenvuelven, la rapidez de sus acciones, su forma de tomar coberturas,… eso sin hablar de los equipos “especiales”, igual de rápidos que de escurridizos. Los enemigos alienígenas merecen otro tipo de estrategia de ataque, que en BlackMesa se ha respetado tremendamente bien con respecto al original. Dejo aparte la mención a los enfrentamientos con los helicópteros Apache que se suceden en el juego… momentos totalmente épicos. Aquí no hay checkpoints cada 5 minutos, no hay regeneración automática de vida… puede ser duro para muchos.

El lavado de cara que BlackMesa aporta a Half-Life va más allá de una simple potenciación gráfica. Los desarrolladores han tenido a bien dejar su “sello” con cambios en algunos escenarios, alguna fase nueva dentro de un escenario y detalles que permite Source que en Half Life no se podían introducir. De todos modos, la esencia Half-Life permanece inalterable, imperturbable, e igual de mágica que en el original de Valve Software. Como decía antes, en esta ocasión se han mantenido la mayoría de los puzzles introducidos en el juego de 1998, recortando en algunas zonas (véase la zona “sobre raíles”, que es donde más cambios se pueden observar) y manteniendo en su gran mayoría los puzzles de escenarios y de enemigos. Sí, hay algunos enemigos que necesitamos observarlos y conocer su comportamiento para saber qué hacer y qué no. Este inteligentísimo uso de lo scripts también se ve perfectamente introducido en el ritmo narrativo. Si nos fijamos bien veremos que la historia se desenvuelve con este sistema, pero está tan bien introducido que, aún viéndolo, no lo notaremos nada forzado sino muy bien justificado para el devenir de los hechos. Y estamos hablando de una aventura bastante larga, no las típicas 8-9 horas de los modos Campaña de hoy día.

A nivel sonoro se muestra muy competente, se han respetado muchos de los sonidos característicos de la saga (recarga de vida, de traje, los ruidos de los facehuggers al morir,…) y se han cambiado distintas melodías que suenan en momentos puntuales que le dan un aire más épico si cabe al juego. En cuanto a optimización, al tener como base Source no creemos que NADIE tenga problema para correrlo sin problemas de framerate. Si queremos activar todos los filtros, HDR, vsync y demás efectos con un ordenador de nivel medio-alto no tendréis problemas. El juego viene con textos en castellano pero con voces en inglés, lo que no dificulta nada el desarrollo de la acción. Sería ideal que estuviera con voces en castellano como el original, pero no podemos pedir ese nivel de compromiso a un grupo amateur que hace esto por amor al arte…

Los que no habéis jugado Half-Life, ya estáis tardando. Los que lo hicisteis hace años, descargad BlackMesa y volver a maravillaros con un diseño y jugabilidad que rompió moldes e hizo de su sello un nuevo modo de vivir los FPS. En cualquier caso, BlackMesa es toda una experiencia, que se verá completada cuando tengan acabado el resto del juego, básicamente la parte final en el planeta Xen. Todo lo demás está aquí, es brillante y es Half-Life. ¿Qué más se puede pedir?… no aprovechar esta oportunidad debería ser penado con la obligación de escuchar un disco entero de Justin Bieber.

  1. Tremendo trabajo se han marcado con este Mod de Half Life, y comparto las sensaciones expresadas en el articulo, conserva toda la magia del original y suma enteros gracias a su lavado de cara, toda una clase de saber hacer, y no solo por parte del equipo implicado en el Mod, se nota el alma, la profundidad que Valve le imprimio en su epoca, algo que para muchos es imposible y mas en una generacion en la que los graficos lo son todo. El compendio de juegos Half-Life es de los que visito cada año, y las sensaciones permanecen intactas, se siente humano, verosimil, profundo, esto no es un RPG, pero da a entender su universo de una manera que ningun otro exponente del genero ha logrado.

Deja un comentario