Crazy BMX World: plataformas de un botón para pasar el rato

Es bastante curioso cuando nos llegan a la redacción juegos como Crazy BMX World. Títulos pequeños, en este caso por parte de Spicysoft y publicado por Shinyuden, que llegan a Nintendo Switch sin hacer mucho ruido y que, bajo su envoltorio, podemos encontrar un juego bastante divertido.

Crazy BMX World

Plataformas jodido con contenido para aburrir

La premisa de Crazy BMX World es sencilla: llega a la meta. Similar a un título de móvil de esos que te meten anuncio a cada muerte, nuestra bici se mueve sola hacia delante y nosotros solo debemos pulsar la A para saltar y esquivar así obstáculos. ¿Sencillo, verdad? Pues adictivo un rato, porque lo que podría parecer sencillo se vuelve al final un reto cuando intentamos conseguir todas las monedas del nivel y, lo que parecía un paseíto, termina convirtiéndose en una prueba de fuerza para demostrar nuestra habilidad entre power-ups que nos harán saltar más, planear o ir a toda leche y obstáculos de todo tipo como pinchos, rocas, aves o, directamente, otros locos de la BMX como nosotros.

Ese es el modo de juego principal, el modo tour. Dividido en siete “mundos” con tres categorías temáticas (ciudades del mundo, espacio y periodos temporales) el juego cuenta con 295 niveles en los que poner a prueba nuestra habilidad. En cada mundo tendremos una serie de zonas (diez en World Tour, doce en Galaxy Tour, siete en World Tour 2…) con cinco niveles cada uno. Para avanzar al siguiente nivel hay que cumplir dos condiciones: tener el número de monedas que se nos pide y haber superado el nivel anterior.

Power Up

Aguanta lo que puedas

Fuera de este modo principal encontramos el modo Grand Prix, que a mi opinión es el más divertido. Una vez ya tenemos las mecánicas completamente dominadas de estamparnos como locos consiguiendo monedas, entrar aquí es ponerte a prueba. Un modo arcade infinito donde el objetivo es llegar lo más lejos posible y hacernos con un puesto en la tabla de puntuaciones. Desde aquí le mando un saludo a Mome, escrito originalmente en hiragana, por tener las narices de conseguir 86634 puntos. Vaya vicio guapo.

Además de esto, tenemos diferentes skins para nuestro ciclista, cada una más ridícula que la anterior. No importa si llevas un pedazo de sushi en la cabeza o una paella, lo importante es que llegues a la meta (rima no intencionada, lo juro). Al más puro estilo gashapon (ya sabéis, las maquinicas esas de los bares de toda la vida que le sueltan al crio un muñeco) podremos gastar los tokens que consigamos avanzando por los mundos y obtener así los diferentes trajes. Las descripciones merecen la pena de leer, porque el juego entero está en castellano y tienen muy mala leche algunas.

Tokyo

En resumen

Crazy BMX World es un juego sencillo y entretenido para pasar el rato. Un concepto curioso para la hibrida de Nintendo que por la filosofía del juego de “partidas cortas y frenéticas” le va como anillo al dedo. Algunos niveles, sobre todo conforme avanza la dificultad, llega un punto en que comienzan a ser injustos, pero por lo general es muy disfrutable y, por el precio (tres euritos) es un juego curioso si te gustan los juegos de arcade puro y duro. Innovador no es, desde luego, y tenemos que tener en cuenta que es un port del original de móviles, pero dentro del terreno de la Switch es cierto que no hay mucha competencia en este campo y, por eso, puede ser una adición interesante a nuestra librería si os van este tipo de juegos. [60]

Deja un comentario