Crítica/Reseña del cómic Egon Schiele: vivir y morir

Seguimos analizando el completo material que Norma Editorial nos facilitó para ofreceros reseñas de los mejores cómics del momento. Ya os hablé de I Am A Hero, un manga donde el protagonista sobrevivía a un apocalipsis zombi en Tokio, pero para esta ocasión nos vamos a introducir en el mundo del arte y de la pintura, el erotismo, la lujuria y la pornografía.

Todo de la mano del ilustre pintor Egon Schiele.

Egon Schiele

Para quienes no lo conozcan, Egon Schiele fue un pintor austriaco que nació a finales del siglo XIX y que vivió una carrera profesional corta pero intensa. De carácter egocéntrico y egoísta, Egon fue todo un casanova de su época, un mujeriego que no tenía reparos en engañar a otras mujeres, incluso a su propia pareja, para beneficiarse de los placeres carnales que éstas podían ofrecerle. Discípulo de Gustav Klimt, no se dejaba aconsejar por su propio maestro a pesar de la gran devoción que sentía hacia él. Egon no tenía reparos en engañar a la gente en pos de su propio beneficio, ya sea en sus frecuentes aventuras sexuales como en su carrera profesional como pintor. Tenía una visión del mundo bastante peculiar y su deseo era ofrecer a la sociedad un tipo de arte cuanto menos prohibitivo para la época centrado en desnudos y poses eróticas, lo que le costó innumerables disgustos y su paso por prisión. Murió con tan sólo 28 años de edad de gripe española en octubre de 1918 en Viena.

Egon Schiele

Pese a sus muchos defectos, Xavier Coste pretende dejar claro con su obra que Egon era un genio incomprendido de su época. Expone al artista pero en ningún momento lo juzga, sino que deja que sea el propio lector el que saque sus propias conclusiones. Las obras de Egon se caracterizaban por ser retratos de personas desnudas porque consideraba el cuerpo humano como arte, algo bello que debe ser retratado. Es por esa misma razón por la que se sentía un genio incomprendido al ver que nadie apreciaba su trabajo, ni siquiera su propio maestro. Pese a su difícil carácter, Egon tenía una fuerte personalidad y un lado muy humano, sobre todo cuando ingresa en prisión por pagar a niños para que posaran desnudos para sus obras. Ya preso, fue consciente de la importancia de la amistad y de la relación amorosa que mantenía con su pareja, a la que le era infiel con otras muchas mujeres, tanto prostitutas como amantes.

Egon Schiele

La obra de Coste no sólo supone una biografia de este ilustre pintor, sino que además critica cómo el mundo del arte puede rebajarse a lo meramente comercial. El negocio se impone al talento y es frustrante ver cómo un artista que pretender mostrar a la sociedad su propia visión del mundo se ve en la difícil tarea de dejar a un lado sus ideales con el fin de conseguir algo de dinero. La pintura, al igual que la costura o cualquier tipo de representación artística, se convierte al final en un negocio donde atender las necesidades de la moda actual. Si la moda de ese momento dicta que se deben seguir una serie de estereotipos tienes dos opciones: o bien entrar en su juego, o caer en la miseria por mantenerte fiel a tus ideas.

Las calles de Viena aparecen reflejadas como sombrías, oscuras, pobladas por personas a quienes les asusta lo desconocido, todo ello enmarcado en un ambiente conflictivo marcado por la guerra. El autor emplea líneas discontínuas con un estilo mezcla entre técnica denominada pastel y acuarela, utilizando tonos ocres y pálidos para dar vida a la obra. Se nota además un duro trabajo de investigación por parte de Coste para lograr transmitir al lector el estilo de vida de la época, sus gentes y su mentalidad, así como la del protagonista y sus compañeros.

Egon Schiele

Un cómic no apto para todos ya que el mundo que rodea a Egon está plagado de erotismo y lujuria, por lo que es una obra dirigida a un público adulto. Sin embargo, supone una excelente oportunidad no sólo para ampliar tus conocimientos sobre el mundo del arte, sino que también hace reflexionar al lector sobre los temas que aborda, teorías que incluso a día de hoy siguen presentes en la sociedad actual. Un cómic que permite no sólo descubrir, sino también aprender, todo ello relatado de manera ágil, entretenida e inteligente. En menos de una hora te lo puedes acabar perfectamente, de modo que si te atrae este tipo de propuestas considera darle una oportunidad, puede que te sorprenda.

Deja un comentario