El profe de gimnasia

Si tuviera que contar todos los profesores de gimnasia que intentaron conseguir lo que la naturaleza obviamente no me ofreció no me tendría suficientes dedos en la mano. Pero dos se guardan en mi memoria como lágrimas bajo el sol: la Mata Rambos y el Mariano.

De la primera sólo puedo decir que su estatura era inversamente proporcional a su mala hostia, como se las gastaba la amiga; pero me quiero centrar en el segundo, Mariano, campeón de waterpolo, amplia experiencia en natación estilo espalda y un amplio repertorio de ideas estúpidas para llevar a cabo en clase de gimnasia; de él voy a destacar una idea que tuvo y aun no sé si era un privilegiado observador o estaba totalmente loco. Allá por los inicios de los 90 quiso llevarnos a un grupo a Benidorm, no a meternos mano como podría parecer, sino a robar arena de playa para montar una pista de volley-playa en San Cristóbal de Los Ángeles, cuna del artista madridista.

Y todo esto viene porque un señor que se parece a Billy Bob Thornton ha incorporado la Wii a las clases de gimnasia en su escuela de Chelsea (Michigan) me ha hecho recordar los viejos tiempos. Pero, ¿cómo se salta al potro y se hace el pinopuente con la Wii?

null

Seguid, hay más…

El maestro Don Porok estaba un buen día en su garaje jugando y se dio cuenta de que estaba sudando y muy cansado. No sabemos por qué motivo tenía la Wii en el garaje, pero su mente se puso a pensar “esto cansa más que echar un caliqueño o que ir en coche a por el pan” y se le encendió la bombillita encima de la cabeza: “con esto si que van a sudar los zampa hamburguesas estos”.

Y dicho y hecho; ahora mismo la muchachada de la Escuela Intermedia de Chelsea tienen 7 consolas Wii y 28 wiimotes, con sus correspondientes Wii Sports, para ejercitarse en clase. Según el maestro, los chicos se lo pasan teta en clase y la administración aprueba la propuesta.
Además, aunque la clase de gimnasia tiene prioridad, el resto de alumnos puede usar las consolas. Tanto el amigo Porok como su compañera Kay Elam confirman que es un éxito, que están mejorando “el espíritu deportivo y la camaradería” y que “por ésto es por lo que amamos a Nintendo, no tiene nada que ver con juegos de disparos”.

null

Lo mejor de todo son las declaraciones de los niños que la están usando, como la niña de arriba a punto de dislocarse el hombro, y que son del tipo “me gusta que no hagas todo con el mando, te tienes que mover” o “es como la vida real, es realmente educación física”. Y digo yo, ¿no sería mejor que jugaran al tenis, los bolos y al teto béisbol en la calle, como toda la vida?

Visto en | Ripten
Fuente original | The SouthtownStar

Deja un comentario