Football Manager 2018: FM se actualiza lo justo

Los aficionados al fútbol estamos de enhorabuena, porque Sports Interactive vuelve a acudir a su cita, y un año más nos trae el que pasa a convertirse en el mejor simulador de fútbol del mercado: Football Manager 2018.

Por supuesto, para que cada edición de Football Manager sea la mejor de la historia sólo necesita aportar una simple mejora respecto a su antecesor. La saga se ha consolidado en un nivel muy alto, permitiendo a SI marcar un ritmo muy lento en cuanto a los añadidos que incluye en cada entrega. Algo que, si bien es comprensible, puede llegar a frustrar a los aficionados más casuales, que esperan un paquete de cambios mayor para justificar la compra del juego.

Así que, un año más, os comento las novedades más reseñables para que decidáis por vosotros mismos. En primer lugar, quienes disfruten jugando en las categorías más bajas del fútbol español (2ªB) están de enhorabuena: este año se incorporan ajustes que por fin permiten una experiencia de juego más real (sí, ya se pueden hacer fichajes con cierta frecuencia) y además la llegada de las categorías juveniles reales permite un abanico mayor de jugadores de los que ‘pescar’.

A nivel puramente futbolístico, tenemos avances poco significativos: una nueva pantalla de diseño de tácticas que ahora nos indica el nivel de exigencia física de nuestros jugadores, un puñado de roles nuevos para ciertas posiciones del campo y, al fin, la posibilidad de designar distintos lanzadores de falta para las diversas áreas de lanzamiento: directo, indirecto cercano, lateral y lejano. Por fin dejaremos de ver a Ibrahimovic o Willian José lanzar faltas laterales desde 50 metros.

En cuanto al motor de partido tenemos mejoras en el 3D, que sin embargo sigue resultando un poco ‘ortopédico’ por enésimo año. Además, en esta edición se elimina la opción de limitar el juego exclusivamente a 2D, mostrando escenas de introducción en los partidos en 3D que pueden suponer un problema innecesario para los ordenadores más modestos.

Por último, destaca el nuevo concepto de gestión del vestuario. Ahora los jugadores se agrupan según su personalidad, origen o longevidad en el club, además de seguir jerarquías según el liderazgo o antigüedad de sus compañeros. Una nueva dimensión que tenemos que cuidar para que la plantilla no se nos vaya de las manos, ya que por supuesto el bienestar de los jugadores tiene influencia decisiva sobre el juego del equipo.

¿Son estas novedades justificación suficiente para hacerse con Football Manager 2018? Como siempre, cada cual es un mundo: quien no haya jugado con gran profundidad a la última edición y no tenga demasiado problema no contando con plantillas actualizadas, seguramente pueda como mínimo esperar a que baje de precio. Sin embargo, somos muchos los que exprimimos tanto el juego que valoramos hasta la última (y más insignificante) novedad.

En cualquier caso, como ya decía en la apertura, es difícilmente discutible que Football Manager sigue siendo la mejor forma de vivir una experiencia realista de simulación futbolística. Y, vista la ausencia de competidores, parece difícil de imaginar que esto cambie. Sin embargo, es posible que con esta progresión tan lenta estén dejando lugar a que por fin una gran compañía se anime a entrar en este mercado, en cuyo caso sin duda ganaría el usuario. Veremos. [85]

Deja un comentario