Overwatch para Switch, nunca es tarde para salvar el mundo

Overwatch es un juego que ha tenido a los fans de Nintendo en vilo durante años. Desde el anuncio de la consola dando relevancia al mundo de los eSports con Splatoon 2, saltaron las alarmas, rumores, especulaciones y deseos sobre una versión del famoso Hero Shooter de Blizzard en una consola de Nintendo.

En compañía todo es mejor

Más de dos años y medio después de la salida al mercado de la consola, Overwatch por fin ha llegado a Nintendo Switch y os adelantamos que mantiene toda su esencia.

Este título se caracteriza por estar centrado en el multijugador. Todos los modos que ofrece el título se basan en competir contra otros jugadores, normalmente por equipos. Si bien es cierto que podemos enfrentarnos a la IA con el fin de practicar y mejorar nuestra técnica como jugador, así como probar las habilidades de los diferentes héroes, Overwatch es un juego donde siempre vamos a necesitar de otros jugadores. Por esto, el propio juego incluye una suscripción de 3 meses a Nintendo Switch Online: no podemos jugar a este juego de forma offline.

Lo más interesante de Overwatch, son los héroes, sin duda. De ahí nace la historia y peculiaridades que hace tan único al juego y su universo. Cada héroe tiene una serie de habilidades y armas basadas en la función a la que pertenecen: Los tanques tienen habilidades defensivas para proteger a sus compañeros de equipo, los personajes de daño se basan en habilidades para esquivar o hacer más daño a los enemigos y los de apoyo cuentan con habilidades que curan o reviven a los aliados caídos. En base a las nuevas normas de estructuración de equipo, contaremos con dos tanques, dos personajes de daño y dos de apoyo en nuestro grupo.

Diferentes modos, diferentes formas de divertirse

Entre los diversos modos de juego destacamos «Partida Rápida» ya que es el modo en el que menos nos complicamos. Seleccionamos la función del personaje que queremos (tanque, daño, apoyo) y nos ponemos a la cola para encontrar partida. Una vez el juego encuentre una partida, seleccionamos a nuestro héroe y comenzamos a jugar. Las partidas pueden contar con diferentes normas. A veces tendremos que asegurar una zona del mapa e impedir que el equipo contrario la domine, en otras habrá que escoltar una carga hasta que llegue a su destino y viceversa, entre otras modalidades.

Si buscamos algo diferente, podamos pasarnos por el «Modo Arcade» donde los modos varían cada temporada y encontramos algunos tan variopintos como el de «eliminación», donde 8 jugadores se enfentan entre ellos y el primero que logre causar 20 bajas gana. El modo de «héroes misteriosos», donde podemos llevar a cabo partidas normales pero con la peculiaridad de que cada vez que nos derrotan, reparecemos con un héroe diferente. Ahora mismo tiene lugar el evento de Halloween, donde el modo de juego principal es «El retorno de Junkenstein», enfrentándonos a una horda de enemigos y héroes con apariencia tenebrosa, mientras protegemos la puerta de un castillo.

Estética para todos los gustos

Si bien antes hemos mencionado la importancia de los héroes, las opciones de personalización añaden un plus a los mismos. Mediante las infames «cajas de botín», podremos adquirir diferentes elementos estéticos para cambiar la apariencia de nuestros héroes. También podemos desbloquear algunas frases exclusivas, poses de victoria y grafittis, con los que decorar los escenarios. Mediante las recompensas semanales, jugar en ciertos roles o, directamente pagando con dinero real, podemos adquirir moneda del juego y cajas de botín para desbloquear este contenido.

Aunque se puede conseguir prácticamente todo el contenido a base de jugar (muchos días), la opción de pago siempre es una opción. Debemos destacar que no es para anda intrusiva, como en otros juegos, que te lo recuerdan continuamente e incluso parece que te instan a pasar por caja, cosa que agradecemos. Si bien la versión de Nintendo Switch ha tenido que hacer algún que otro recorte a los gráficos para mover el juego, no os preocupéis, que las apariencias y los personajes lucen muy bien. Eso sí, a 30 FPS.

Conclusiones

Overwatch para Nintendo Switch llega algo tarde, sobre todo con la amenazante sombra de ese rumor que señala un posible Overwatch 2. Sin embargo, estamos ante un port del juego muy bueno y que apenas nos ha dado problemas. A veces tarda un poco en cargar las texturas de los personajes al iniciar la partida y hay un curioso bug con las notificaciones en el correo al sincronizar la cuenta de Battle.net con la de Nintendo. No obstante, gráficamente cumple con nota, el apartado sonoro está muy buen cuidado con el perfecto doblaje al castellano que caracteriza a las producciones de Blizzard y no se ha eliminado ningún modo de juego. Ofreciendo opciones tanto para los jugadores más casuals, como para los hardcore, con un modo competitivo desbloqueable para los más valientes.

Hubiera sido genial que esta versión de Overwatch ofreciera algo más exclusivo a los usuarios de Nintendo Switch por lanzar el juego tan tarde, como algún modo offline o apariencias basadas en los personajes de Nintendo. Aún así, es un port hecho con bastante mimo y se nota en pequeños detalles como el uso de la Vibración HD, haciendo que sintamos en nuestras manos las habilidades de algunos personajes como Zenyatta o en la implementación del apuntado con el giroscopio. Nos ha gustado mucho y nos garantiza horas y horas de partidas frenéticas, porque, aunque parezca lo contrario, el juego está muy vivo en Nintendo Switch y no se tarda nada en encontrar partida. ¿Te encontraremos a ti? [85]

Deja un comentario