Queremos su dinero: el Console Wars español

Si te digo el nombre de José Luís Dominguez seguramente no te suene de nada. A mi, al menos, no me sonaba, pero gracias a Queremos su dinero, de Jesús Martínez del Vas he descubierto que José Luís fue el responsable del lanzamiento del inolvidable Amstrad CPC en España.

José Luis Domínguez, distribuidor en exclusiva de Amstrad en España (izquierda) y Alan Sugar, dueño de Amstrad (derecha)

Nota: esta reseña ha sido escrita gracias al libro que la editorial Dolmen nos ha cedido

The feels

Igual a ti eso no te dice mucho, pero el que posiblemente sea el regalo más mindfuck que me han hecho nunca fue un Amstrad CPC 464 con pantalla de fósforo verde cuando era un retaco. Ahora, que ya he pasado de los 40 y tengo dos peques, joder, me trae un recuerdo o dos, me pongo bastante tonto recordando ese tiempo, para qué te voy a engañar.

Mil recuerdos imborrables: el día en el que mis padres me dieron la sorpresa, las largas secuencias de carga, con esos dibujos a modo de intro, esas sesiones de juego larguísimas con mi primo Toni cuando me podía quedar en su casa (el suertudo tenía un 6128 con disco y pantalla a color) o él en la mía, a Oh Mummy!, a Animal, Vegetal, Mineral, a Army Moves, Victory Road, Ikari Warriors… a Micromanía, fantaseando con una pantalla en color y ordenadores Amiga fuera de mi alcance…

Y ese Amstrad igual no hubiera llegado nunca a mis manos si no fuera por José Luís Dominguez, que se las apañó para convencer a Sir Alan Sugar, dueño de Amstrad, para que le cediera la distribución en exclusiva de sus productos y, a la larga, ganar una millonada vendiendo la empresa de distribución al propio Sugar. Pero nada fue un camino de rosas en la epopeya, ni en su interesantísima pero agotadora etapa de Amstrad ni en sus humildes primeros pasos laborales, que también están cubiertos en este Queremos su dinero.

Computer Wars

Queremos su dinero acompaña a José Luís en una historia fascinante explicada de una forma muy cercana, en la que hay multitud de anécdotas, algunas divertidas y otras muy duras, algo comprensible teniendo en cuenta que han pasado más de 30 años de esas experiencias al frente de Indescomp, la empresa de distribución con la que trajo Amstrad y otros ordenadores y juegos al mercado español. Cosas como que José Luís apadrinó el videojuego de La Pulga (Paco Suárez/Paco Portalo, 1983) y lo exportó a Inglaterra, donde fue el número 1 de las listas de éxitos, que pudo llegar a ser el dueño de los Galerías Preciados o que perdió un dineral al intentar rescatar un medio de comunicación.

Me ha encantado que hay muchísimas más declaraciones y citas que descripciones, algo que otorga muchísimo dinamismo a la lectura del libro. Un libro que, por otra parte, se puede leer perfectamente en 3 ratos; no te costará mucho, porque una vez lo empiezas lo difícil es soltarlo.

Alan Sugar (izquierda) y José Luís Dominguez (derecha)

El éxito profesional, las relaciones con las más altas esferas empresariales y políticas, el precio personal que tuvo que pagar, los negocios que se le torcieron cuando ya era multimillonario… Queremos su dinero es el Console Wars (Blake Harris, 2014) a la española, con José Luís como una suerte de Tom Kalinske, aunque uno que se lo tuvo que currar mucho más.

Un maravilloso viaje al pasado

Si viviste esa época mágica de la introducción de los ordenadores personales en nuestro país y quieres ponerte como un flan por los feels, no puedes perderte Queremos su dinero y dejar de conocer a un personaje clave en la historia de la informática en España. Descubrir todo lo que tuvo que pasar para que unxs cuántxs pudiéramos disfrutar de unos ordenadores míticos ha sido un auténtico placer, y José Luís ha pasado a formar parte para siempre de mi imaginario geek.

Queremos su dinero está publicado por la editorial Dolmen, bajo su sello Dolmen Games. Por cierto, la editorial permite leer las primeras 50 páginas (aproximadamente una cuarta parte del libro) de forma gratuita a través de este enlace.

Deja un comentario