Análisis de StarCraft II para PC

Doce años después de la primera entrega y después de un largo desarrollo y una gran inversión llega ya el esperadisimo StarCraft II. Como ya viene siendo así en los juegos de Blizzard, podremos adquirir Starcraft II en las tiendas como toda la vida o la versión digital desde battle.net, el portal online de Blizzard. Sea como sea, necesitarás una cuenta de usuario en la web y vincular tu código de SC2 a tu usuario.


Después de todas la movidas de la instalación podemos ya meternos en el mundo StarCraft… y que mejor manera que empezar con una cinemática espectacular. Una vez finalizado esto, ya debemos conectar con nuestro usuario de battle.net (necesitaremos conexión a internet).

Nota: Para aquellos que no hayan jugado a StarCraft, durante la instalación nos cuentan resumidamente los sucedido en la anterior entrega con una voz en off que hace que la instalación sea más amena.

StarCraft II requiere de una buena máquina para poder sacarle todo el jugo, pero la verdad es que con una máquina mediocre puedes jugar placidamente, aunque no con toda la lucidez que Starcraft II puede llegar a ofrecer. El juego mantiene la misma esencia que la anterior y lejana entrega de StarCraft, dejando intacto el original modo de juego y ampliando y actualizando el arsenal y las tropas del primero.

En el modo de un jugador cabe destacar el hilo argumental de la campaña, donde controlas a tropas de la facción Terran, y la variedad de cada misión, que consiguen que un juego con sistema extremadamente sencillo no se haga ni monotono ni pesado. El progresivo aumento de la dificultad, junto con el progresivo aumento de tus capacidades para mejorar tus unidades y estructuras esta perfectamente equilibrado, dando al jugador cada vez más chicha y obligandole a pensar nuevas estrategias y tácticas a pesar de tener mejor arsenal y tropas.

Paralelamente tenemos partidas contra la IA, donde podremos seleccionar que misión jugar y así poder mejorar nuestras tácticas y un modo de retos, donde se pone a prueba al jugador en solitario con retos individuales muy divertidos. Además, desde los retos puedes controlar también las otras dos facciones de StarCraft, los Protoss y los Zerg.

En el modo multijugador es donde juegan los más expertos en StarCraft, aunque para empezar puedes jugar una liga de 50 partidas online de practicas antes de las 5 partidas clasificatorias. Puedes saltarte la liga de practicas e ir directamente a las partidas clasificatorias si ya eres perro viejo en StarCraft

Las partidas clasificatorias son 5 partidas que servirán para determinar tu nivel y entrar en una de ls 4 ligas: bronce, plata, oro y platino. Subir tu nivel y ganar partidas en las ligas te permitirá subir de divisón y llegar a la liga Diamond, donde estan los mejores jugadores de StarCraft.

Desde el propio juego también tienes acceso a toda la red social que ha montado Blizzard sobre la plataforma battle.net, pudiendo hacer un seguimiento de tus logros, rankings y demás.

Como conclusión dejar claro que StarCraft II consigue mantener la esencia de un juego de su género aún vivo, con un lavado de cara y una belleza visual para los más exigentes (con una buena máquina) y una narrativa que será la delicia de los más fanáticos de la saga. En contra esta su precio, que me parece un abuso en comparación con otros juegos de PC. Y en mi opinón, también me parece un aprovechamiento de las ventas aseguradas que tienen por la gran cantidad de fanáticos que arrastra StarCraft.

Nota: StarCraft II ha superado en un mes los 3 millones de copias vendidas.

  1. No está mal el juego, personalmente prefiero la campaña monojugador, porque me encanta jugar buenas historias, y al 60% completada tiene una buena historia.

    Lo único que le veo así a grosso modo, es que todo el juego parece un enorme tutorial. Porque en cada misión te dan una unidad nueva y dicha misión parece diseñada para explotarla.

    En resumén, que la campaña es un tutorial para el on-line, la verdadera chicha del juego.

    Y como crítica totalmente subjetiva, el juego es demasiado parecido al 1, casi se lo podrían haber ahorrado, Blizzard no se la ha querido jugar con un sistema que ya funcionaba, ergo, ¿para que hacer un nuevo juego?

  2. Pingback: 10 minutos de un juego que no te sonará… Pero que debería sonarte | Akihabara Blues

Deja un comentario