Primordia nos sumerge en un mundo dominado por las máquinas

Estos días de vacaciones he aprovechado para jugar a Primordia, la última aventura gráfica de Wadjet Eye Games y Wormwood Studios, y he disfrutado de cada momento del juego.

Se trata de una aventura gráfica de las de toda la vida, de las de pasearse por los escenarios, recoger objetos, mover el ratón por toda la pantalla para buscar ese pixel que no resalta pero contiene algo importante, hablar con gente y utilizar los objetos del inventario de la forma más absurda posible. Bueno, este último punto no es cierto.

Primordia

La verdad es que el uso de los objetos tiene bastante sentido, cosa que yo agradezco. Utilizar un pollo de goma con una polea en medio es muy gracioso y bastante evidente por la situación en la que aparecía en el Monkey Island, pero hay bastantes juegos del género en los que la utilización de estos elementos para resolver los puzzles no tienen ningún sentido (quizá por eso nunca llegué a terminar el primero Mundodisco, siempre me atascaba cuando llegaba al burdel).

Primordia
Este juego no es una comedia. El argumento y diálogos toman unos derroteros un poco más serios de lo habitual. Tiene algunos comentarios graciosos, como no podía ser de otra forma, pero no son excesivamente frecuentes. El protagonista es Horatio Nullbuilt, un robot que habita en una vieja nave junto con Crispin, otro robot fabricado por él mismo. Están apartados de la civilización, en un mundo post-apocalíptico en el que los humanos han desaparecido o no han existido nunca. Horatio es un humanista, cree en El Hombre como el creador de su especie. Cuando le roban el núcleo de energía de su nave, Horatio se embarca en una aventura hacia la ciudad de Metropol, un lugar que detesta, en el que el humanismo está prohibido y se cree en El Progreso propio de las máquinas sin una intervención humana inicial.

He encontrado la historia bastante interesante y bien narrada. Todo el juego se encuentra en inglés, no hay traducción a otros idiomas, aunque no me ha parecido demasiado complejo. Cualquier persona con un nivel medio de inglés debería poder entenderlo todo perfectamente. Para acompañar los textos, todos los diálogos del juego se encuentran doblados con una calidad excelente. Quizá la voz más reconocible sea la del protagonista, interpretado por Logan Cunningham, el narrador de Bastion.

Primordia
En cuanto al apartado técnico, el juego está completamente en 2D, con píxeles como puños de grandes (como los juegos de antes), todos con tonalidades ocres, que son lo que mejor acompaña a este tipo de entornos post-apocalípticos. El juego incluye una aplicación de configuración a la que se puede acceder desde la carpeta de instalación del juego que permite cambiar, entre otras cosas, la resolución desde 320×200 hasta 1280×800, con o sin antialiasing.

La música acompaña a la perfección y los efectos sonoros simplemente cumplen su función. La música le viene perfecta al juego, le sienta muy bien, pero no es una banda sonora que yo tenga interés en escuchar fuera del juego, aunque puede ser una buena opción para aquellos que busquen temas tranquilos como acompañamiento.

El juego se hace muy ameno. Los puzzles no son excesivamente complicados, todos tienen su lógica y, por suerte, en pocas ocasiones deberemos buscar elementos excesivamente ocultos en las pantallas. Creo que la dificultad está bastante bien ajustada para un juego de este tipo. No es todo trivial, pero tampoco desesperante.

No se apabulla al jugador ni con demasiados objetos en el inventario ni con multitud de localizaciones que visitar. No hay demasiadas, el jugador no se pierde en ningún momento ni tiene problemas para recordar por dónde se va a cada sitio. Además, se incluye un mapa que permite moverse automáticamente a cualquier zona previamente visitada, lo cual facilita enormemente la navegación. Lo encuentro todo un acierto.

El que quiera una aventura gráfica de de ciencia-ficción para pasar el rato, sin duda acertará con Primordia, que está disponible para PC, tanto en la web oficial como en Steam y GOG. [80]

Deja un comentario