Pokkén Tournament: Mamporros fieles a la saga

Ya son 20 años. Nada más y nada menos que dos décadas disfrutando de unos monstruos de bolsillo que pasaron en tiempo récord de ser videojuego a todo un fenómeno de masas. Hablo, claro, de los Pokémon, esas entrañables criaturas que vieron la luz por primera vez en la portátil GameBoy.Todo comenzó porque su creador, Satoshi Tajiri, era un gran aficionado a coleccionar insectos. Un hobby que, junto a la influencia de títulos como Final Fantasy o Dragon Quest, sirvió de inspiración para crear una de las franquicias con más éxito. De hecho, hace poco leímos la noticia de que Pokémon había vendido más de 200 millones de copias entre todos sus juegos y lo más probable es que tú, que estás leyendo estas líneas, tengas una de ellas.

Pokken Tournament

Para celebrar tamaño aniversario, Nintendo se ha puesto las pilas y ha querido rendir tributo a la IP con grandes anuncios para los aficionados. El primero de ellos era la disponibilidad en la tienda virtual de 3DS de los clásicos Azul, Rojo y Amarillo así como la confirmación de las dos nuevas entregas: Pokémon Sol y Luna. Dos juegos que, sin mucha más información, se da por hecho que seguirán la estela de X e Y con su respectiva ración de criaturas nuevas. No obstante, para animar aún más el 2016, desde tierras niponas nos ha llegado un título sorprendente. Un juego que nada tiene que ver con lo visto hasta ahora y que ha servido a los desarrolladores para explorar nuevos horizontes: Pokkén Tournament.

Pokken Tournament2

El juego, exclusivo de Wii U, supone la primera incursión de los Pokémon en el terreno de la lucha 3D más directa y desenfrenada. Un género que, voy adelantando, no les ha sentado nada mal. Sabedores de que era un movimiento arriesgado, los responsables unieron fuerzas con los desarrolladores de Tekken, un gran acierto teniendo en cuenta la experiencia de Bandai Namco en este tipo de juegos. Pokkén Tournament comenzó su andadura en Japón en máquinas recreativas hace concretamente un año y, pese a que recibió algunas críticas negativas en blogs japoneses, analizando la versión final de Wii U queda claro que las motivaciones de un usuario de recreativa y uno de consola doméstica son bien diferentes.

¿Cuáles son los fuertes de Pokkén Tournament? Lo primero que llama la atención nada más arrancar el juego es la estética por la que optaron los desarrolladores. Los Pokémon lucen unos diseños realistas que nos permiten disfrutar mejor que nunca de detalles como el pelaje de Suicune, los músculos de Machamp o la fiereza de Charizard. Unos gráficos agradables a la vista que también aprovechan el característico estilo colorido de la serie, ofreciendo una espectacularidad poco antes vista en un juego de Pokémon que se acentúa con las fluidas 60 imágenes por segundo a las que se mueve el título.

Pokken Tournament4

Visto el envoltorio, ahora toca entrar de lleno en la esencia de Pokkén Tournament: los combates. Sus protagonistas son, por el momento, 16, dos de ellos desbloqueables. No faltan Pikachu, el antes mencionado Charizard, Suicune y Machamp o Gengar, Blaziken, Lucario y sorpresas como el misterioso Chandelure. Lo cierto es que, pese a que sigue la estela de los últimos referentes del género de incluir pocos luchadores en plantilla, tratándose de Pokémon podían haber optado por una oferta más generosa. En este sentido los desarrolladores han pecado de conservadores, pero es cierto que, con los disponibles, el trabajo que han hecho a la hora de equilibrarlos es digno de elogio.

Los 16 se dividen en diferentes categorías, que son: estándar, potencia, velocidad y técnica. Cada uno prioriza un estilo a la hora de luchar y es el usuario el que debe elegir el que más se adapte a su forma de jugar. Una vez en el ring, las capas de profundidad que ofrece el combate demuestran que no es un juego de lucha del montón con una skin de Pokémon. Los enfrentamientos se dividen en dos fases: la abierta y la de duelo. En la primera, con la que comienza el combate, el entorno es más abierto y en 3D, al más puro estilo Naruto Shippuden. Cuando se realizan determinados movimientos la fase pasa a duelo, la clásica de los juegos de lucha, con scroll horizontal y ambos combatientes frente a frente.

Es un sistema novedoso de Pokkén Tournament, que mezcla las dos tendencias del género en la actualidad y que, pese a que puede resultar confuso al principio, lo cierto es que se le coge el truco más pronto que tarde. El continuo cambio de fase (pues son algunos golpes los que producen la transición de una a otra) ocurre casi sin que nos demos cuenta y aporta dinamismo y un plus estratégico cuando se domina. Por otro lado, los diferentes movimientos y ataques especiales de los Pokémon son, por separado, fáciles de realizar, pero la clave reside en saber combinarlos con inteligencia. Reconocer cuál conviene en cada momento es lo que marca la diferencia.

Habrá jugadores que preferirán la fase abierta, en la que puedan mantener a raya al rival, y otros que optarán por un intercambio de golpes más cercano. La táctica está servida en un Pokkén Tournament que sabe beber de la franquicia en la que está basada para deleite de los más estrategas. Asimismo, el juego permite seleccionar dos Pokémon de apoyo (diferentes a los que están disponibles para luchar) que se pueden utilizar en un momento del combate para activar alguna habilidad. Lapras, por ejemplo, realiza un ataque surf que en la fase abierta barre cualquier proyectil lanzado por el rival, e Eeve, por su aparte, aumenta el daño y restaura vida.

Pokken Tournament3

Estos pokémon de apoyo se eligen en parejas de dos y hay un total de quince, divididos en diferentes categorías en función de su efecto, como Sabotaje, Ataque o Mejora. Otro gran acierto que le añade un grado más de complejidad al conjunto. Como guinda del pastel está el sistema de sinergia, una barra que cuando se rellena al máximo permite al jugador activar un estado en el que su pokémon es más poderoso y puede activar los ataques finales, los movimientos más espectaculares y letales del juego. Una vez finalizado el combate, el pokémon recibe puntos de experiencia que le permiten subir de nivel y mejorar sus habilidades a gusto del jugador.

En cuanto a modos de juego encontramos los típicos: Práctica, Multijugador online y local, Combate individual contra la IA y un Modo Historia denominado ‘Liga Ferrum’ que se basa únicamente en ir ascendiendo de categoría. Una modalidad, esta última, algo sosa y simplona de la que se podía esperar mucho más, sobre todo tratándose de un Pokémon. Una escasez de modos que el título intenta mitigar con un sinfín de recompensas de tipo estético al ganar combates, como ropa para el avatar que hace de entrenador. Eso sí, el sistema online garantiza un sinfín de piques, con la posibilidad de jugar combates amistosos u oficiales, subir de rango y aparecer en las tablas clasificatorias con nuestra racha de victorias/derrotas. Además, permite luchar contra la CPU en lo que encontramos un rival (en mi caso nunca ha tardado más de 10 segundos en dar con uno) y, este sí, el juego penaliza a los que abandonan en plena partida.

Pokken Tournament

En conclusión, Pokkén Tournament es una grata sorpresa para los usuarios de Wii U y un imprescindible para cualquier aficionado de la saga, le guste la lucha o no. Sus responsables han sabido diseñar un juego tan novedoso como espectacular en lo visual, haciéndose un hueco en un género que da poco pie a la innovación. Asimismo, es fiel a una franquicia que no para de dar alegrías a los jugadores. Sus mayores peros son los cometidos por otros representantes de este género, como son la escasez de combatientes, de modos de juego o de un modo historia simplón. Sin embargo, se mueve muy bien en los combates y se muestra amable con los jugadores menos habilidosos y generoso con los que le dediquen más horas. Veremos si este spin-off se queda aquí o evoluciona como nueva IP. Desde luego, lo merece. [85]

Sello de calidad AKB

Deja un comentario