Análisis de Cadence of Hyrule: al ritmo que marcan Link y Zelda

Nunca me había arrancado a jugar un título del estilo de Crypt of the Necrodancer. No me llamaba mucho esa combinación de acción y ritmo porque, sinceramente, nunca me han atraído los juegos basados en ese tipo de mecánicas. Sin embargo, Cadence of Hyrule me atraía por su relación con The Legend of Zelda. Y no me ha decepcionado en absoluto.

Cadence of Hyrule

Una recreación maravillosa

El mundo de Cadence of Hyrule está basado, como era de suponer, en la propia Hyrule. Algunos de los lugares más emblemáticos de la saga, como el Valle Gerudo, el Lago Hylia o el Pueblo Kakariko, se dan cita en esta novedosa propuesta. A simple vista recuerda demasiado a lo que podemos ver en cualquier juego de The Legend of Zelda, pero nada más lejos de la realidad. A pesar de beber del estilo de Nintendo y recrear dichos lugares simbólicos, Cadence of Hyrule edifica sobre su propia esencia. El mapa de Hyrule está creado pensando en cómo facilitar el gameplay y hacer a uno depender del otro.

El cuidado puesto en recrear este reino al estilo de Crypt of the Necrodancer salta a la vista. El mapa se divide en porciones por las que tendremos que movernos acompañando al ritmo y haciendo gala de nuestras habilidades y nuestra estrategia para acabar con los enemigos. Además, las armas clásicas como las bombas, el arco, el boomerang o el gancho están adaptadas de tal forma que se adaptan al ritmo. Es cierto que el ritmo es el alma de Cadence of Hyrule (podemos desactivar la opción de movernos al son de las canciones, pero, ¿dónde está la gracia en ello?), pero sin todo lo demás, no sería lo mismo.

La música es el alma del juego

Es cierto que Cadence of Hyrule brilla con luz propia en muchos aspectos, pero ninguno de ellos lo hace tanto como su espectacular banda sonora. ¿Qué podríamos esperar de adaptar los ritmos de The Legend of Zelda al tempo necesario para que el título funcione como es debido?. La pregunta es retórica porque la respuesta es algo a la altura de lo que plantea el juego y lo consigue con creces. Llevar la música de una de las franquicias mas populares de Nintendo a este terreno, modificarla y lograr esa sensación de novedad y nostalgia requiere, probablemente, mucha paciencia y muchas iteraciones. Sin embargo, el resultado supera a las expectativas.

Y es precisamente la habilidad que tiene Cadence of Hyrule de crear algo fresco, que a la vez genera nostalgia, lo que guía el gameplay del juego. Es cierto que se trata de un juego rítmico, pero si la música hubiese sido diferente o se hubiese apostado por algo más transversal, no hubiese funcionado de la manera como lo hace. Es por ello que la banda sonora del título se convierte en su arma más poderosa, más allá de las habilidades de los personajes, que varían entre Link, Zelda y Cadence, y del excelente diseño de los bosses, que sin música se quedarían en simples anécdotas.

Un clásico con olor a nuevo

Lo que hace de Cadence of Hyrule un título especial es su capacidad para generar algo innovador dentro de una franquicia que nunca había tocado el estilo que se plantea en esta ocasión. El abanico de posibilidades es amplio a pesar de solo tener tres personajes jugables. El único pero que se le puede poner es el favorecimiento del personaje de Zelda en detrimento de los otros dos, convirtiéndola claramente en la opción más fuerte de las tres, rompiendo así el equilibrio entre los héroes.

No obstante, también he de decir que, habiendo jugado con Zelda la mayor parte del tiempo, ha sido un completo y absoluto placer manejarla. La combinación de sus habilidades con el ritmo y el hecho de ir acostumbrándose a controlarla es un viaje añadido en Cadence of Hyrule. A pesar de plantear un desafío y tratarse de un juego que a simple vista puede parecer difícil, aprender a jugarlo es relativamente sencillo y cuando ya has aprendido a controlar al personaje y a moverlo al son de la banda sonora, se convierte en una grata experiencia.

Conclusiones

Cadence of Hyrule es un juego rítmico que enamorará a los que ya conozcan Crypt of the Necrodancer e introduce en la dinámica de juego de este a todo aquel que se sienta atraído por el universo de The Legend of Zelda. El título es capaz de coger lo mejor de los dos mundos y fusionarlo para crear algo novedoso dentro de una de las franquicias más longevas y queridas de Nintendo.

Además, plantea una historia original para la ocasión y nos da la oportunidad de afrontarla con tres interesantes personajes, como son: Link, Zelda o Cadence. Si bien es cierto que el personaje de Zelda está un poco roto con respecto a los otros dos, esto no significa que la experiencia se vea arruinada. Definitivamente Cadence of Hyrule es uno de esos juegos que no hay que dejar pasar. [90]

Deja un comentario