Análisis de Concrete Genie: Pinceladas positivas

El protagonista de este bonito cuento llamado Concrete Genie es Ash. Un niño soñador, solitario e inteligente que vive en una ciudad costera triste y vacía por culpa de un barco que derramó en sus aguas vertido tóxico y que ha impregnado todo con su contaminación.

Concrete Genie

Todo empieza cuando el pequeño se encuentra dibujando sus monstruos en su cuaderno frente al mar y es atacado por una banda de abusones que empiezan a burlarse de él y que acaban por robarle el cuaderno.

Arrancan sus hojas y las tiran por los aires perdiéndose por toda la ciudad para acto seguido llevarlo a golpes hasta un teleférico y mandarlo a lo alto de la montaña donde solo queda un faro abandonado y supuestamente encantado. Pronto nos damos cuenta de que estamos ante una historia de acoso escolar o bullying y la verdad es que, para ser un tema tan serio, el juego acaba desenvolviéndose muy bien al respecto. También es un canto al arte de la pintura y a la magia dentro del imaginario infantil y una crítica voraz a la contaminación medioambiental.

Dando vida al hormigón

Una vez en el faro comienza la magia y es allí donde aparece Luna, el primer genio. Los genios son los monstruos que dibuja Ash en su cuaderno y que ahora puede dibujar también en la pared para darles vida literalmente, gracias a un pincel mágico que le da Luna. Una vez entendemos la mecánica, el pincel además de dibujar genios, también nos da la oportunidad de decorar las paredes con paisajes repletos de plantas, arboles, estrellas o soles entre muchas otras cosas, todo lo que la imaginación de Ash le permita.

A partir de ese momento nuestro objetivo es limpiar la ciudad contaminada con nuestro pincel llenando todas las paredes de color y de genios. Estos nos ayudarán a la hora de abrirnos paso entre los diferentes distritos, en una aventura que tiene aproximadamente 5 horas de duración. Concrete Genie tiene varios tipos de genios con distintas habilidades, que se van desbloqueando a medida que los necesitamos, principalmente para resolver puzzles y que se identifican por su color; los rojos sirven para quemar, los azules soplan para mover objetos y los amarillos manipulan la electricidad y así con alguno que otro más. Unas mecánicas muy básicas al igual que los rompecabezas, demasiado simples y que en ningún momento suponen un reto o escollo para el avance de la trama.

Concrete Genie

Para dibujar a los genios y demás objetos utilizamos el control por movimiento del DualShock junto con alguno de los botones. Por ejemplo,al pulsar R2, Ash se gira cara a la pared y aparece un menú cuadrado a la izquierda de la pantalla donde podemos elegir que pintamos. A medida que avanzamos encontrando hojas del cuaderno de Ash y cada una añade nuevas cosas que dibujar. Los genios a veces van a su bola y no siempre te siguen, pero puedes llamarlos cuando quieras con L1 y vendrán corriendo allí donde estés, eso sí, solo pueden moverse mediante las paredes. Luego están las cosas simpáticas como poder dibujar manzanas para que se las coman o acercarte a la pared y hacerles cosquillas, esto es muy satisfactorio para los más pequeños de la casa que disfrutarán interactuando con ellos y les parecerá pura magia.

Es verdad que las mecánicas de Concrete Genie son muy simples y el reto casi inexistente, pero creo que es un titulo ideal para jugadores casuales y para un público más infantil por todo lo que os comentaba. A medida que vamos avanzando en el juego y pasamos de un distrito a otro nos vamos encontrando con el grupo de abusones y simplemente tenemos que esquivarlos para que no nos vean, en cualquier caso, si nos localizan lo único que debemos hacer es subirnos escalando a cualquier tejado para que nos pierdan la vista y en menos de un minuto se olvidarán de nosotros.

Para avanzar en la historia tenemos que iluminar unas tiras de bombillas que hay en las paredes de cada distrito y esto se consigue pintando las paredes donde están colgadas, una vez hecho esto el juego nos indica un lugar al que acudir para pintar la gran obra maestra, un muro donde los genios nos piden que pintemos esto y aquello para crear un mural más currado, desbloquear nuevos genios con nuevas habilidades y pasar a un nuevo distrito, nada más y nada menos.

Concrete Genie

Visualmente fantástico

Al menos en PS4 Pro se ve espectacular. Claro que tiene altibajos como casi todos los títulos, pero incluso su apartado artístico me parece muy bonito y a veces me ha recordado a la estética de Tim Burton, salvando las distancias que quede claro.

Pero es que su paleta de colores me ha encantado y todo luce mejor adornado con efectos de partículas muy logrados y sin olvidarnos del efecto 2D de los genios animados en los muros, de hecho todo el juego en movimiento es puro arte y es lo más parecido a un film de animación en 3D, incluso los ojos de los personajes, que al principio me chocaban por su animación a pocos frames, me han acabado encajando y le dan un toque muy especial y expresivo.

Concrete Genie pertenece a los hijos especiales de la marca PlayStation y es de la escuela de Puppeteer, Tearaway o el reciente Dreams para que os hagáis una idea. Un titulo que sin ser un indie tiene la capacidad de mostrarse como una rara avis o material diferente y único dentro de un catálogo sobresaturado de juegos de alto presupuesto y demasiado similares entre ellos.

Música para los oídos

Os voy a contar un detalle muy tonto pero que es un ritual para mí a la hora de escribir un texto. Mientras estoy redactando estas líneas estoy escuchando la banda sonora de Concrete Genie, es algo que me ayuda y motiva a la hora de dar forma al texto, y lo hago con todo lo que escribo. Puede que a veces sea contraproducente y sobre todo en los videojuegos algunas pistas quedan descontextualizadas sin la parte visual que acompaña cada track, pero me gusta concentrar todo el apartado musical del tirón y mantener una parte de la obra en mí durante todo el proceso de redacción.

Concrete Genie

Al final, acaba convirtiéndose en una baza que juega a favor o en contra del global de mi opinión definitiva sobre la obra. Siempre le he dado mucha importancia a lo que un juego le tiene que contar a mis oídos y en el caso de Concrete Genie podría decir que ha dejado satisfechos mis lóbulos frontal y parietal.

La banda sonora está compuesta por Sam Marshall y en el Blog de PlayStation, él mismo explica como quería identificar tres narrativas relacionadas con las emociones para crear la música; la infancia, la madurez y la magia. En ella se utilizan instrumentos de viento, cuerda y pianos para darle un toque muy melancólico, pero también hay cabida para momentos electrónicos.

Escuchamos temas hechos con sintetizadores analógicos al más puro estilo Stranger Things y esta miscelánea acaba por influir de manera positiva en la experiencia audiovisual, sin duda estamos ante una de las banda sonoras del año y si el juego puede llegar a ser un tapado, la música lo es a todas luces y se convierte en una de las mejores bandas sonoras originales del año.

Concrete Genie

Conclusiones

No voy a mentir, había olvidado por completo la existencia de Concrete Genie. Durante su presentación en la Paris Games Week de 2017 me llamó la atención gracias a su apartado visual, sus mecánicas parecían interesantes y todo parecía indicar que después de Entwined, el primer trabajo del joven estudio Pixelopus, los Californianos iban a tener su primera oportunidad con algo un poco más grande y con más presupuesto, un juego con mayor entidad.

La verdad es que Concrete Genie es de esos títulos que entran por la vista y el oído, la calidad audiovisual es innegable, pero lamentablemente si piensas que estamos ante una de esas obras que se sustentan únicamente por un envoltorio bonito y poco más, no andas muy equivocado. El problema es que el estudio ha querido añadir cosas como unas plataformas imprecisas y poco satisfactorias que están ahí para que el juego sea más juego y que al final acaba lastrando la experiencia y el juego no los necesitaba, a veces menos es más.

Al igual que unos puzzles demasiado fáciles y poco inspirados que en mi opinión no han sabido como encajarlos o como hacerlos y es una lástima porqué el juego no necesita ser un buen plataformas, pero sin duda si requería que la interacción con los genios fuera más inspirada e inteligente, y tampoco estoy pidiendo un nivel Portal, pero algo más ingenioso y rebuscado en el buen sentido, habría mejorado el resultado final.

Concrete Genie

Concrete Genie es un buen título sobre todo si tienes a un niño en casa, mi pequeña a flipado dibujando y animando a como dice ella «los bichos de las paredes» y hemos pasado un buen fin de semana. Como último comentario, también nos ha servido para hablar sobre el bullying sin que haya pasado nada grave en nuestro entorno y eso es de agradecer ya que el juego te brinda la oportunidad de sacar el tema y hacer una reflexión con los más jóvenes. Nn buen final y una buena manera de utilizar una herramienta como los videojuegos para algo tan importante como los valores y la educación. [70]

Deja un comentario