Dreams: Impresiones, donde los sueños se hacen realidad

Tras muchos años de espera, probamos la beta cerrada de lo nuevo de Media Molecule: Dreams. Una propuesta creativa sorprendentemente ambiciosa en la que, si eres capaz de imaginar algo, tienes la oportunidad de hacerlo realidad.

Una sorpresa inesperada

Lo confieso: soy de esos que llevan años sabiendo de la existencia del juego, pero sin conocer exactamente qué nos propone y qué posibilidades es capaz de ofrecernos. Han sido muchos años en desarrollo —muchos— y también algún que otro lapso de silencio total, hasta el punto de que pocos eran conocedores del estado real del proyecto.

No obstante, durante el pasado año Sony decidió activar la maquinaria y comenzar no solo a promocionarlo; sino a mostrarlo al mundo de la mano de Media Molecule. Atraído por la curiosidad, llevo un par de semanas viendo las creaciones de los usuarios a través de redes sociales, y ahora he tenido la oportunidad de comprobar por mí mismo qué es Dreams.

A pesar de que el juego contará con un modo historia del que poco o nada sabemos a día de hoy, lo primero que debéis saber es que esta beta está limitada a las funciones creativas, aunque también permite compartir los proyectos llevados a cabo por los usuarios y, cómo no, adentrarse en ellos y ponerse a los mandos de cada juego. Sí, digo juego porque Dreams pone a nuestra disposición una herramienta de creación impresionante, capaz de dejar con la boca abierta al más pintado. Así que, como diría el asesino de Whitecapel, «vayamos por partes»

Primeros pasos: Piensa, toca, siente

Como decía, todavía no sabemos prácticamente nada del modo historia de Dreams. No obstante, la beta sí que se toma unos minutos que podríamos definir como lineales en los que nos muestra los controles básicos, así como un primer contacto con una de las muchas herramientas de creación que nos permite alterar el entorno que nos rodea.

En principio, y a pesar de que no es fácil acostumbrase al sistema de control, los primeros compases del juego nos invitan a pensar que no es demasiado complicado aprender a moldear elementos a nuestro antojo, algo que, en este caso, nos permite alcanzar zonas elevadas con el fin de cumplir el objetivo de recoger una serie de esferas.

Para empezar, lo primero es seleccionar nuestro avatar, representado en forma de una simpática bola peluda de nuestro color favorito. Una extraña fusión entre un Pikmin y el bueno de Kirby. El pompón que brota de su cabeza hace las veces tanto de puntero con el que escogemos los elementos con los que deseamos interactuar, como de seleccionador para navegar por los diversos menús y opciones del juego.

A pesar de que no resulta fácil comenzar a diseñar, moldear y personalizar estructuras o terrenos, hay que decir que la disposición de controles es fantástica y aprovecha a las mil maravillas las posibilidades del DualShock 4. Los sensores de movimiento resultan trascendentales, pues con ellos movemos tanto nuestro puntero, como los objetos que hayamos agarrado previamente.

También entra en escena el panel táctil; con apenas una caricia tenemos la oportunidad de rotar piezas. Por último, ya de forma más tradicional, hacemos uso de la cruceta para aumentar o reducir tamaños, así como de ambos sticks —y varios botones— para desplazarnos, girar la cámara y colocar elementos de manera definitiva.

Si puedes imaginarlo, lo encontrarás en Dreams

Tengo que admitir que no he sido capaz de crear grandes obras, más allá de pequeños prototipos o alguna que otra estructura sencilla con la idea de trastear un poco con los desniveles o figuras. Lo que sí he hecho es sumergirme en los proyectos llevados a cabo por una comunidad que, a poco que dedique el mismo esfuerzo una vez tengamos el título final, dará mucho —mucho— de lo que hablar.

Sin ir más lejos, lo que veis en la imagen de arriba es, en efecto, lo que estáis pensando: ¡Kokiri Forest de The Legend of Zelda: Ocarina of Time! Aunque se trata de apenas una demostración y las salidas del bosque están bloqueadas, es más que suficiente para vislumbrar lo que veremos en el futuro.

Porque el editor de lo nuevo de Media Molecule es, simple y llanamente, un auténtico escándalo. Estos días he probado Dreams, pero dentro de él me quedo con la sensación de que he jugado a P.T., el malogrado proyecto de Hideo Kojima y Guillermo del Toro. También me he adentrado en un hotel encantado en el que he tenido la necesidad de resolver puzles y buscar llaves, he tratado de batir marcas de otros usuarios en un título de carreras espaciales o he presenciado en primera fila un tour por los pasillos del Refugio de los No Muertos de Lordran (Dark Souls). También he recorrido un laberinto ubicado en una estación espacial… En fin, ya os podéis hacer una idea de a lo que me refiero.

Pero eso no es todo; he probado un combate por turnos a los mandos del mismísimo Cloud Strife (Final Fantasy VII) que incluso contaba con el clásico sistema ATB y también he sido perseguido por Mr. X (Resident Evil 2) mientras corría a los mandos de Vivi (Final Fantasy IX). ¡Incluso he recogido monedas en el Reino Champiñón en la piel de Mario Bros! Esto es solo una muestra de lo que un usuario puede lograr gracias a Dreams.

Y es que las posibilidades son prácticamente ilimitadas. Al principio, uno explora los juegos disponibles y se encuentra propuestas de todo tipo: experiencias meramente visuales, plataformas sencillos o títulos de carreras… Hasta que continúa profundizando y descubre juegos de terror con un diseño de niveles elaborado, aventuras con altas dosis de exploración y otras ideas ante las que no puede evitar pensar que estamos ante algo grande, muy grande.

Haciendo amigos: El arte de compartir

Personalmente, hay algo que me ha dejado un gran sabor de boca: la obstinación de Media Molecule por crear una comunidad capaz de hacer de Dreams un universo común en el que perdernos hasta volver a encontrarnos. Con un aspecto similar a una red social acorde a los tiempos que corren, la infraestructura social del juego nos permite observar y adentrarnos —en caso de estar abierta al público— en las creaciones de otros usuarios, dejar comentarios, valorarla e incluso añadir a su creador a nuestro círculo de interés. Por si fuera poco, el juego también cuenta con un sistema de clasificaciones en las que podemos echar un vistazo a los miembros más populares del momento y, cómo no, a sus trabajos.

Resulta sorprendente que las transiciones entre espacios de creación, comunidades y entrada a otros juegos son prácticamente inmediatas, con tiempos de carga inapreciables y con una solvencia sorprendente a la hora de navegar entre la elevada cantidad de elementos que tenemos ante nuestra disposición. el estudio británico ha puesto toda la carne en el asador en aras de ofrecernos una experiencia para todos los públicos, ideal tanto para los que solo pretendan satisfacer su curiosidad y disfrutar de una partida en videojuegos creados por otros usuarios, como para los más ingeniosos que decidan emprender un proyecto, ya sea en solitario o de la mano de uno o varios compañeros.

Una fábrica de sueños

Me tomaré la libertad de afirmar algo con total seguridad: si la comunidad se implica, el juego de Media Molecule supondrá un antes y un después en la industria del videojuego. Todo está ahí; solo es cuestión de aprovecharlo. En apenas unos días disfrutando de la beta, hay varios jugadores que han trascendido gracias a sus creaciones. Cuando echo un vistazo a lo que los más ingeniosos han sido capaces de concebir, estoy completamente seguro de que, cuando tengamos la versión final —posiblemente, en algún momento de 2019— en nuestras manos, seremos testigos de algo inolvidable.

En la vida no siempre podemos tenerlo todo y son muchas las veces que soñamos con ese título de terror que tanto nos gustaría ver, con esa historia que se adentre en un tema que nadie se atreve a tocar o con aquel crossover capaz de reunir personajes de nuestras franquicias favoritas. Pronto acabaremos con esas esperanzas perdidas, porque si podemos soñarlo: Dreams lo hará realidad.

  1. me flipa este juego y es de lo que más espero. Muy bien explicado todo y añado que del modo historia se sabe que serán 3 juegos distintos con distintas temáticas y mecánicas.
    Yo ya tenfo en mente el primer juego que voy ha hacer y tengo un montón de ideas. Es como si MM nos dijera: venga listos, ¿no queriais hacer vuestro juego? aquí podremos!!!

Deja un comentario