Análisis de Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster

El mundo está al borde de la ruina; el fin del mundo como lo conocíamos es una realidad y los demonios amenazan a los escasos supervivientes. Menos mal que estamos nosotros para evitarlo… Repasamos las claves de Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster.

Un JRPG notable en el que el mundo se cae a pedazos

Lo primero que debemos hacer es situarnos en contexto. Y es que, aunque ahora lo recibimos bajo el nombre de Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster, estamos hablando de un título originalmente lanzado en 2003 —en Japón— para PlayStation 2; uno más de los numerosos spin-off de la franquicia Persona. Se trata de Shin Megami Tensei: Lucifer’s Call, que es el nombre que recibía cuando llegaba a Occidente allá por 2005. Un JRPG de culto, con una historia oscura como pocas y un diseño jugable bastante clásico.

Nuestro protagonista, al que podemos dar el nombre que queramos, se ve sumido en mitad del caos de manera repentina. Lo cierto es que la historia empieza fuerte y no duda un momento en poner sus cartas sobre la mesa en cuestión de minutos: un culto religioso está dispuesto a liberar La Concepción, una especie de renacer del mundo. Y, en efecto, lo consigue cuando ni siquiera hemos empezado a explorar el mundo del juego.

Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster

En un abrir y cerrar de ojos, la ciudad de Tokio se ve atestada de demonios; algunos son hostiles, mientras que otros hacen las veces de almas en pena que se lamentan por lo sucedido y tratan de encontrar una explicación. Nosotros, por alguna razón —más bien, gracias a la ayuda de cierto personaje— nos quedamos a medio camino entre la mortalidad de la forma humana y los poderes de los que presume un demonio. Vamos, que somos una especie de hombre-demonio. En fin, que no queremos arruinaros ninguna sorpresa, pero que sepáis que la historia comienza fuerte, su temática es tan oscura como atractiva y el ritmo es lo suficientemente alto como para mantenernos pegados a la pantalla.

Pero ¿qué ofrece realmente Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster? Más allá de las novedades que comentaremos un poco más abajo, lo cierto es que se trata de un JRPG notable, con una base sólida y, por si queda algún despistado en la sala, que poco tiene que ver con la saga Persona. Aquí no hay calendario, relaciones entre personajes ni saltos entre mundos. Más bien, lo que tenemos es un exponente del género clásico: nos movemos por una especie de mapamundi mediante un icono, accedemos a tiendas y hablamos con innumerables personajes —mayormente, demonios— en las ciudades y, por supuesto, recorremos un sinfín de mazmorras.

Las mazmorras son uno de los elementos clave del juego, ya que presentan un aspecto laberíntico, a la antigua usanza. no están demasiado inspiradas, pero funcionan perfectamente para aprovechar las posibilidades de un sistema de combate por turnos que, más allá del aspecto sencillo y plano que podemos intuir al inicio, cuenta con la profundidad suficiente para hacer las delicias de cualquier seguidor del género.

Los citados combates son, sin lugar a dudas, lo mejor de Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster. Por un lado, tenemos una mecánica de turnos clásicos que se suceden con bastante agilidad; no hay rastro de tedios, animaciones lentas ni adornos innecesarios. Por otro, un complejo sistema de acciones extra y vulnerabilidades que nos exigen estudiar a las decenas de demonios a los que nos toca hacer frente. Por supuesto, entre ellos destacan los jefes finales, que suponen los mayores desafíos del juego. Si el título original fue bien valorado, fue principalmente por el conjunto formado por las batallas y la historia. En este sentido, no tengáis miedo: si os gusta el género, lo disfrutaréis.

Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster

Versión remasterizada: novedades

Como no podía ser de otra forma, el principal aliciente que trae consigo Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster es la localización a nuestro idioma. Si hace unos años nos dicen que veríamos un título así traducido al castellano, seguramente no nos lo creeríamos. Y hay que decir que la traducción es bastante buena y abre la puerta a muchos jugadores que no pudieron disfrutarlo en su día, ya sea por la barrera que supone para muchos el propio idioma, como por el hecho de ser un título perteneciente al grupo al que llamamos nicho.

También se han incluido varias opciones de accesibilidad: desde el nivel de dificultad «Piadosa», que apuesta por unas batallas especialmente sencillas y en la que es prácticamente imposible morir, como por un sistema de guardado manual al que podemos acceder desde el menú, en el caso de que necesitemos suspender la partida y no tengamos cerca un punto de guardado al uso. Son medidas que facilitan en exceso la experiencia y que poco tienen que ver con las sensaciones que transmite el juego original, pero ahí están para quien las vea necesarias.

Una de las claves de Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster que no podemos obviar es su apartado técnico. Y tenemos que decir que el trabajo de remasterización es muy, pero que muy discreto. Sin ir más lejos, las escenas de vídeo se muestran bajo la resolución original del título para PlayStation 2 (4:3) y el aspecto visual es prácticamente el mismo, solo que con un aumento de resolución y, en definitiva, una mejora que se nota, pero que está muy lejos de otras remasterizaciones que hemos visto durante los últimos años. En resumidas cuentas, podemos decir que es el mismo juego, solo que ahora se ve un poco mejor. Que cada uno valore si le parece suficiente o no.

Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster

Una gran oportunidad para descubrirlo

Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster abre la puerta de la franquicia a muchos usuarios que hasta ahora no habían tenido la oportunidad de probarla. El trabajo en lo que a remasterización se refiere es discreto —el principal atractivo es la localización al castellano— y es necesario saber que el título es un JRPG de 2004. Por eso mismo, algunos aspectos están lejos de la factura que vemos en cualquier propuesta actual. No obstante, se trata de juego notable que ya destacó en PlayStation 2, con una historia que atrapa y una temática muy atractiva. Después de ver a todo un Persona 5 Royal en nuestro idioma, la llegada de Shin Megami Tensei III: Lucifer’s Call en esta versión mejorada es una gran noticia para todos. [80]

Deja un comentario