Razer Wolverine Ultimate: el mejor mando de Xbox One

Si estáis buscando un gamepad os invito a que os quedéis con nosotros y leáis este análisis de uno de los últimos productos de Razer: Razer Wolverine Ultimate. Un mando que pugna, casi de tu a tu, frente al todopoderoso Elite de la propia Microsoft.

razer-wolverine-ultimate

Razer Wolverine Ultimate es tu mando si juegas competitivo en consola

Ya sabéis que soy un gran fan de Xbox One y sus juegos. Además, por culpa, siempre entre comillas, de muchos años de juego en Xbox 360 me acostumbré a usar el gamepad hasta en los shooters de PC. Vale que el rendimiento contra la dupla teclado ratón no es el mismo, pero el uso de un mando tipo scuff, como el Elite de Microsoft o este Razer Wolverine Ultimate te acercan a ese rendimiento. Si compites contra gente que use mandos tradicionales, ahí te darás cuenta de las ventajas de este tipo de controles.

Razer siempre intenta entrar al mercado con productos top, tanto en calidad de componentes como en precio. Por ese motivo el Razer Wolverine Ultimate no es un producto barato, pero está en el mismo rango de precios que su directo competidor de Microsoft y eso hace que cualquier elección vaya a ser excelente, aunque en muchas cosas este mando sea superior, como veremos en el análisis.

Razer Wolverine Ultimate: la caja y sus componentes

Creo que ya lo hablamos en un análisis anterior: Razer ha mejorado mucho la calidad de su packaging a lo largo de los años. Han ido mejorando cajas, protecciones y fundas. En productos de gama alta y precio elevado, todo tiene que ir acorde al precio. No podemos permitirnos que un producto de este rango tenga algún elemento discordante en cuanto a calidad y aquí todo está acorde a esto.

Una vez abierta la caja nos encontramos con una funda rígida y mucha calidad. Dentro de ella tenemos el mando Razer Wolverine Ultimate, el cable USB, cuatro sticks: tres de tipo cóncavo de diferentes alturas y uno de tipo convexo; y dos tipos de d-pad diferentes: con direcciones independientes o tipo completo con diagonales. Como siempre en cada producto de esta compañía tenemos un bonito librito pequeño de instrucciones y unas pegatinas.

Por calidad de componentes, el Razer Wolverine Ultimate es el número uno

Soy poseedor de un mando Elite de Microsoft desde el día que salió al mercado y tengo que reconocerlo. En algunos componentes del mando, como los botones RB y LB o las sujeciones de goma, los 150 euros de precio no están justificados. Yo mismo he tenido que reparar, tanto los botones LB RB, como las gomas, en los casi tres años que tiene, aunque el funcionamiento general sea excelente en el resto de componentes y en las levas traseras.

Una de las cosas que más me asustaba de este Razer Wolverine Ultimate era justo eso, su resistencia. En cuanto destapé la caja, abrí la cremallera de la funda y cogí el gamepad en mis manos me di cuenta de que la construcción de este producto estaba a otro nivel, además de que es bastante más pesado que el mando normal que acompaña a la consola. Todo el armazón del mando es muy superior al Elite, el sistema de sujeción de goma está perfectamente integrado, y los botones LB y RB están muy por encima de los que monta Microsoft en todos sus mandos.

Pero sigamos nuestro paseo por el mando y descubramos más características importantes de este Razer Wolverine Ultimate. Desde que Microsoft decidió, tras una primera revisión del mando de Xbox One, incluir el conector jack en el gamepad nos perdimos una serie de botones que venían incluidos en el adaptador que vendía la compañía por separado. Para los que juegan solos o no crean grupos de charla para el competitivo estos párrafos les sonarán a chino o simplemente los pueden obviar, pero que puedas silenciar la charla grupal con un solo botón o, simplemente silenciar tu micro, es una bendición. El software que acompaña a nuestras consolas hace que realizar estas simples cuestiones sean engorrosas, complejas y requieran dos o tres paseos por el menú. De esta forma Razer consigue incluir un añadido más, algo que puede que no usemos, pero nos va a facilitar mucho el trabajo y que focaliza muy bien el objetivo del usuario que quiere este tipo de mandos: el competitivo.

Los botones XYBA son del tipo interruptor táctil y enseguida vamos a notar la diferencia frente a los del mando normal e incluso frente al mando Elite. De pulsación rápida, pero con una extraña sensación, no real, de que son más pequeños que los normales. La diferencia es la protuberancia de los botones respecto al Elite o el normal, mucho más planos, pero a la que nos haremos en apenas dos partidas. En muchos juegos donde una pulsación rápida te salva la vida o mete un gol, es una auténtica bendición.

Terminamos este paseo por el mando Razer Wolverine Ultimate viendo los gatillos, las levas traseras y el Dpad. Comenzamos por lo más importante, el Dpad: aquí Razer ha escuchado a los usuarios y nos plantea dos sistemas diferentes, con o sin diagonales. Si vamos a jugar a un juego de lucha en el que las diagonales sean importantes tenemos la opción de usar este tipo de Dpad con el que se nos va a hacer mucho más facil realizar los movimientos típicos de un Street Fighter. Yo mismo, por el contrario, me he visto más cómodo con el Dpad sin diagonales en juegos como Mortal Kombat XL, o en cualquier otro indie que ha pasado por mi consola o PC mientras realizaba el análisis. Si lo comparamos con el mando normal, estaríamos en una puntuación 100 vs 30, si lo comparamos con el mando Elite, estarían a la par.

Pasamos a las levas traseras. Acostumbrados a una levas en forma de mariposa encontrarme con cuatro botones pegados dos a dos me ha resultado curioso. Quizá no sea la forma más ergonómica de poner las levas, o botones en este caso, traseros en un mando, quizá el problema es más del usuario que está acostumbrado a que las empresas siempre usen el sistema de levas largas y cortas. Desde los scuff a los Elite de Microsoft, este sistema de dos pequeñas arriba y dos largas abajo parecía que eran el estándar, incluso Razer lo usó en la edición de su mando en Xbox 360, pero aquí han optado por un sistema más compacto y que no se puede sustituir ni adaptar.

No seré yo quien cuestione diseños, pero me ha costado un poco acostumbrarme a este nuevo sistema. A pesar de todo se agradece que no se puedan cambiar ya que eso favorece la durabilidad del mando. Los botones no dan de sí y de esta forma tendremos todos nuestros componentes y opciones viables en el tiempo. Como siempre, desde el software de configuración vamos a poder poner los botones que queramos en esas cuatro levas, por seguir una nomenclatura común frente al resto de mandos.

Por último, vamos con los gatillos y los dos botones auxiliares M1 y M2. Como en el mando Elite, vamos a poder configurar de forma física si queremos que baje del todo o se quede al 50%. Gatillo al 100% perfecto para juegos de conducción y al 50% perfecto para shooters. El tacto y la vibración es muy bueno, y si lo comparamos con su máximo rival, están casi a la misma altura. Los dos botones de más que tiene respecto a otros mandos de tipo competitivo, como son el M1 y M2 son perfectos para añadir funciones que se usan en el Dpad como cambiar de arma o ver el mapa. Todo configurable desde la app de Razer en Xbox One.

Instalación y uso en Xbox One o PC

Estamos frente a un producto completamente plug and play, pero que requiere de un software específico si queremos sacarle todo el partido a cada una de las funciones y botones de más que tiene respecto a un mando convencional. Otra de las consideraciones que tenemos que tener a la hora de comprar o no este mando es que no tiene modo sin cable. A pesar de que podemos quitar y poner el cable USB que incorpora, es necesario para poder jugar. Los milisegundos que se pierden en un mando sin cable frente a uno con él hacen que casi todos los mandos de tipo competitivo vayan con cable incluido y no tengan la opción de wireless o bluetooth. Es la diferencia entre quien juega en su casa o quien juega en un estadio frente a miles de personas.

El software Razer Synapse para Xbox One y PC es fácil de usar y configurar. Podemos cambiar la asignación de botones, los efectos de luz Chroma o la intensidad de los cuatro motores de vibración que incluye.

Conclusión

Parecía que el mando Elite de Microsoft iba a ser durante muchos años el mejor mando pro de la consola, pero Razer se ha tomado las cosas en serio y nos plantea una opción más que recomendable para los que buscan un mando de corte profesional y mejorar en su juego. Los componentes son mejores que en el mando Elite y eso en un mando de más de 100 euros es algo a tener en cuenta. El resto de opciones que nos da frente a un mando convencional son lo suficientemente amplias como para tener en cuenta su compra seamos o no unos profesionales del competitivo en consola. ¿Quieres mejores gatillos, mejores botones y más opciones que el mando que trae tu consola? Tienes dos opciones y esta está un poco por encima de lo que nos ofrece la propia Microsoft: Razer Wolverine Ultimate es el mejor mando que puedes encontrar en Xbox One y en PC. Nota: 96.

Deja un comentario