Philips 243B1JH, conectividad extrema todo en uno

Se que muchos nos leéis por todo lo relacionado al gaming. Es cierto, casi todos los productos de hardware y periféricos que pasan por AKB van directos a por vosotros, pero hoy os traemos un monitor que se sale un poco de ese target y se cuela en cualquier lugar. Decimos hola al monitor Philips 243B1JH.

Philips 243B1JH versatilidad para tu oficina

Por que esa sería quizá la palabra que mejor describe este monitor: versatilidad. Y, ¿a qué nos referimos? A que no te estas centrando en solo un uso concreto o forma de colocarlo. Me explico, Philips, con este monitor, busca la manera de entrar en cualquier hogar u oficina del mundo con un monitor de 24 pulgadas que se ajusta a casi todas las necesidades: lo puedes poner en horizontal o vertical, tiene múltiples conexiones, muchas salidas USB para ampliar e incluso webcam integrada, que creo que es de los pocos que han pasado por el taller que la incluyan.

Philips 243B1JH: especificaciones técnicas

Nos vamos directos a la web de la compañía y estas son sus características técnicas:

– Tipo de panel LCD: Tecnología IPS
– Tipo de retroiluminación: Sistema White LED
– Tamaño de panel: 60,5 cm (23,8 pulgadas)
– Revestimiento de la pantalla de visualización: Antirreflectante, 3 h, empañamiento 25 %
– Área de visualización efectiva: 578,04 (H) X 296,46 (V)
– Relación de aspecto: 16:9
– Resolución máxima: 1920 x 1080 a 75 Hz*
– Densidad de píxeles: 93 ppp
– Tiempo de respuesta (típico): 4 ms (gris a gris)*
– Brillo: 250 cd/m²
– Relación de contraste (típica): 1000:1
– SmartContrast: 50 000 000:1
– Punto de píxel: 0,2745 x 0,2745 mm
– Ángulo de visión: 178° (H)/178° (V)
– Sin parpadeo: Sí
– Mejora de la imagen: SmartImage
– Gama de colores (típico): NTSC 88 %*, sRGB 105 %*
– Colores de pantalla: 16,7 M
– Frecuencia de escaneado: 30 – 85 kHz (H) / 48 – 75 Hz (V)
– sRGB: Sí
– EasyRead: Sí
– Modo LowBlue: Sí

Y ahora vamos a lo más importante y por lo que este monitor gana muchos enteros, la conectividad:

– Entrada de señal: DisplayPort 1.4 x 1, HDMI 1.4 x 1, USB-C x 1 (modo DP Alt, DisplayLink)*
– HDCP: HDCP 1.4 (HDMI/DP/vídeo USB-C/DisplayLink)
– HBR3 para USB-C
– Salida de señal: Salida DisplayPort
– USB: Subida: USB-C 3.2 Gen 1 x 1; bajada: USB-C x 1 (PD 15 W), USB-A 3.2 x 4 (1 con carga rápida BC 1.2)
– Audio (entrada/salida): Salida de audio
– Salida de alimentación CC: x 1 (compatible con 19 V a 4,73 A, máx. de 90 W)*
– RJ45: LAN Ethernet hasta 1 G*, Wake on LAN
– Precio: 399€

Philips 243B1JH: ¿que nos ofrece por 399 euros?

Diréis, ¡399 euros! De primeras a mi también me chocó. ¿Como un monitor fullHD, 75 Hz, 4ms de respuesta, por muy IPS que sea se va a ese precio? Pues la respuesta la tenemos dentro de sus tripas y conexiones. Como decimos, no es un monitor para gaming, para eso hay mejores productos que sacan todo el jugo al hardware, pero si es el monitor perfecto para la oficina o el trabajo.

Empezamos por los puertos de conexión a nuestro PC: HDMI 1.4 y DP 1.4, hasta ahí vamos bien, lo normal, pero es que el USB C 3.2 gen 1 lleva 100W de potencia y es capaz de cargar el portátil, transportar señal de audio y vídeo, además de dar conectividad a la webcam. ¿Pero esto que uso tiene? Para mi es lo más importante y por lo que compraría este monitor si fuese usuario de un portátil. Conectando solo el USB C tengo audio y vídeo, carga, e incluso puedo conectar el RJ45 al monitor y me da internet al portátil si este no tiene puerto de RED.

Además, si tengo un segundo monitor, puedo usar la salida DP y conectarlo para tener una segunda pantalla. Al final, con un solo cable USB C tengo todo la conectividad necesaria, incluso me daría la posibilidad de conectar un segundo USB C a mi móvil para cargarlo.

Pero claro, si eres un usuario estándar, de los que solo vas a conectar tu Display Port y jugar a algo y trabajar, quizá este monitor no sea el más indicado para ti, ya que no vas a sacarle todo el jugo a esos 400 euros de precio.

Tenemos que hablar sobre su diseño. Es sobrio, como buen monitor para tenerlo en un despacho, y al no ser gaming, pues nos quitamos de formas extrañas, luces deslumbrantes y demás parafernalia. Philips ha ido directa al grano ofreciendo un buen panel y lo mejor, una peana que se ajustará a todas tus necesidades sin calentarte demasiado la cabeza. ¿Lo quieres en vertical? Giras y el soporte hace perfectamente su trabajo. Lo quieres más alto, más bajo,… que la base esté siempre fija ayuda a que todos los movimientos se hagan sin tener que mover el monitor de sitio.

Otro de los aspectos que me han gustado es que el OSD (el menú de configuración del monitor) no te invita al suicidio para cambiar un simple parámetro. Es fácil de manejar y podrás calibrar el monitor de forma rápida. Tiene muchas opciones interesante y tratamientos de imagen, aunque el sensor de luz, te puede jugar una mala pasada en momentos puntuales. Mi consejo es que hagáis una búsqueda por internet y calibréis el monitor porque el modo usuario predefinido, quizá sea demasiado brillante.

Y hablando de cosas negativas, como decimos, quizá el sensor de iluminación nos de algún problema si tenemos la habitación completamente a oscuras, porque de golpe nos bajará este parámetro, sin hacerlo de forma gradual. Y otro de los problemas es el sistema de apertura de la webcam. He tenido que presionar muy, muy fuerte para que el mecanismo haga su trabajo y me ha dado miedo incluso romperla. ¿Es necesaria la webcam incorporada? Yo creo que no, ya que por menos de 50 euros tenemos mejores opciones, pero como plus no está mal aunque la calidad no sea muy alta.

Philips 243B1JH: conclusiones

Tengo muy claro que si quieres un monitor para videojuegos este Philips 243B1JH no es tu producto, así de claro. No está diseñado para eso, aunque de la talla si lo usamos para jugar. Lo que si tengo claro es que si trabajas con un portátil ultrabook, un portátil Apple con chip M1, o cualquier otro portátil con conectividad USB C de vídeo, este monitor te va a ayudar en tu trabajo. Con un solo cable consigue 4 USB A, 1 USB C de carga (15W), transmitir audio y vídeo, y una webcam. Luego le añadimos la conexión LAN y la posibilidad de sacar un segundo monitor directamente desde la salida DP out. El Philips 243B1JH se convierte en un producto muy a tener en cuenta si lo que buscas es un todo en uno, aunque el hándicap del precio sea una losa bastante grande. Nota: 80.

Deja un comentario