Bright Memory Infinite se sigue sintiendo como una demo

Llegó el día y Bright Memory Infinite fue lanzado de manera oficial, para ordenadores. El título de FYQD Studio, que supo sorprender por su interesante apartado gráfico y mecánicas de combate, se queda muy corto y se dejando la sensación de ser una demo.

Bright Memory Infinite

Diferentes sensaciones

Lo comenté en su momento cuando tuve la oportunidad de probar la demo de este título. Busca abarcar muchos géneros y por intentar hacer más, termina haciendo menos. Esta versión final comete los mismos errores, aunque se siente un poco más coherente a nivel jugable.

Bright Memory Infinite es un FPS dinámico, donde hacemos uso de pistolas y metralletas, pero también una espada, bastante útil para desviar proyectiles y atacar cuerpo a cuerpo. Al acabar con ciertos enemigos conseguimos orbes que nos permiten mejorar o adquirir habilidades.

Cuando llegamos a esas secciones de enfrentamientos es donde el juego brilla más. El combinar las habilidades se siente muy fluido y junto al apartado gráfico dan un resultado bastante satisfactorio, algo totalmente diferente a lo visto en la beta.

Algo de variedad

Los enfrentamientos nos llevan a luchar contra agentes, algunos soldados de otra época y algunos jefes finales. Allí es necesario combinar habilidades para superar bloqueos o esquivar proyectiles, además de mantener la guardia para recuperar salud.

La inteligencia artificial puede mejorar, porque en muchas ocasiones los enemigos van a atacar y si te encuentras en una posición elevada, se van a ubicar debajo, disparando, sin darse cuenta que están atacando a un muro.

Sin pies ni cabeza

Desafortunadamente esas secciones de enfrentamientos llegan de vez en cuando, antes es necesario superar niveles de plataformas, no muy bien implementados, un sección de sigilo que no tiene motivos de existir, algunos QTE sin sentido y escapar en auto, porque, pues, era necesario estirar el juego.

De la historia no hay nada que decir, porque no hay. Comenzamos en la celebración de año nuevo, con una animación espantosa de la protagonista y recibimos una llamada para entrar
en acción. De vez en cuando nos persigue un sujeto que al parecer quiere viajar en el tiempo y dos horas después, el juego termina.

El tema de la duración

Mientras pensaba en cómo escribir esta reseña me cuestioné bastante. Como voy a criticar a Bright Memory Infinite por su duración, pero voy a decir que Inside es un juegazo y duran casi lo mismo. Al final, es necesario ver la consistencia.

Este título no tiene coherencia. Fue juntar varios géneros, mostrarlos a cuenta gotas, meter un par de personajes con algunas animaciones horribles y todo envuelto en un mundo, que luce muy bien, pero del cual nunca tenemos explicación.

Lo único rescatable son las mecánicas de combate y el juego tuvo que haberse enfocado en eso, además de dar sentido a la historia y no en intentar mezclar cuando genero fuera posible, sin motivo aparente.

Conclusiones

Tristemente Bright Memory Infinite tiene más problemas que virtudes. Más allá de la poca duración, en ese tiempo no tenemos nada consistente. Una mezcla de géneros, a veces inexplicable, con una historia prácticamente nula.

Estos elementos siguen haciendo sentir este juego como una demo, que busca mostrar bondades lo más rápido que pueda, además de enganchar en caso de tener un juego “completo”, el cual se supone que es este.

Sacan la cara por el título, el apartado gráfico y las mecánicas de combate. Este último tuvo que ser el elemento principal de enfoque para darle coherencia al título. Es claro que FYQD Studio tiene potencial y ojalá lo demuestro con otros títulos.[50]

Deja un comentario