Call of Duty WWII no será el Rey pero merece la pena

El regreso a los orígenes de una de las franquicias más emblemáticas en el mundo de los disparos nos deja con un gran sabor de boca en su versión para compatibles.

Dicen en Fallout que la guerra… la guerra nunca cambia. Y pienso que es cierto, concretamente la Segunda Guerra Mundial sigue siendo un clásico en nuestro ideario. Incluso me atrevería a decir que se ha ganado un merecido puesto dentro de la mitología colectiva de la cultura actual. Todos tenemos muy presentes algún momento del conflicto más grande vivido casi como si lo hubiéramos sufrido en nuestras carnes. En este sentido, no todo el mundo sabe de qué trata la Batalla de Pensacola, pero cualquier persona te puede hablar del Desembarco de Normandía o de la Batalla de Stalingrado.

Activision, consciente de esto y del declive de la franquicia tras una ruta futurista que, pese a ser más original, no le había retribuido tanto éxito como en la época dorada del Modern Warfare 3, decidió tomar un rumbo muy parecido al de DICE con su Battlefield 1 ambientado en la Primera Guerra Mundial, aunque en su caso, esto significaba volver a los orígenes.

No es una historia que no nos hayan contado nunca. No es una historia que no hayamos visto nunca. No es una historia que no hayamos jugado nunca. Pero es la historia que queremos disfrutar.

Tocando techo con la campaña

Como he ido mencionando a modo de introducción, la campaña no aporta nada nuevo a nivel de transfondo ni se puede permitir ningún giro de guion o sorpresa. Con este hándicap bajo el brazo, la gente de Sledgehammer Games se las ha arreglado para ofrecer una campaña rápida, emocionante y difícil. Desde una introducción al más puro “salvar al soldado Ryan” (como no podía ser de otro modo), hasta vivir en primera línea la caída del régimen nazi pasando por la liberación de París.

Sin llegar a enseñar nada que no hayamos visto en otros CODs, la campaña es magnífica. Los objetivos son presentados continuamente y hay suficiente variedad como para tenernos frente a la pantalla suficiente rato. Uno de los cambios que más me han gustado ha sido la escasez de munición, que te fuerza a probar las distintas armas y a apañártelas como puedas en situaciones de lo más variopintas. Lo difícil será eso sí no querer pasárnosla del tirón. Es cierto que hay algunas situaciones forzadas en aras de mostrar ciertas partes del conflicto que de otro modo no veríamos y se podrían haber trabajado más, así como algunas secuencias jugables un poco incómodas. Pero echando un vistazo general no puedo dejar de recomendarla.

Todo reforzado claro está de un impecable apartado técnico, con unos gráficos top dentro de la franquicia, un juego de sonidos abrumador, y un voice acting (al menos en la versión en inglés) de una gran talla. COD siempre ha cumplido con la campaña (algo que de EA no se puede decir) y en este caso no es excepción.

Un multijugador continuista

En sí, que el pilar principal de una exitosa franquicia se mantenga prácticamente intacto no es un problema, y de hecho es el mayor aliciente para una persona que haya sido o sea fan de la saga. Sin embargo, como persona que jugó en su momento muchísimo a los Modern Warfare, he sentido el hastío a las pocas partidas. Probablemente no soy el target del juego, pero cualquier oveja descarriada puede darle una oportunidad, y engancharse.

Una de las grandes novedades es la introducción de un lobby en el que podemos practicar y pasar el tiempo mientras esperamos a algún colega o buscamos partida. Además, como han contado mis compañeros en sus análisis de los DLC, se viste en las ocasiones de los grandes eventos que se van introduciendo dinámicamente en el juego. Las armas son suficientemente variadas para ofrecernos una experiencia rápida al más puro estilo COD, con unos mapas que capturan la esencia de las batallas que se libraron. Un multijugador a la altura, sin arriesgarse mucho, que funciona y mantendrá a los fieles entretenidos.

Algo de aire fresco: el modo guerra

La novedad que más he agradecido ha sido la introducción del modo guerra, que considero tremendamente divertido y sin duda un soplo de aire fresco a la franquicia. En este modo multijugador se intent que los jugadores cooperen en una serie de misiones con algo de trasfondo narrativo en algunas batallas de la Segunda Guerra Mundial en las que hay que ir superando una serie de objetivos.

Por supuesto no es nada revolucionario, pero todo y que lo van actualizando con el tiempo y ha sido algo original dentro de la saga me parece más que aceptable su introducción. Actualmente hay 4 (el último introducido con el DLC Le Resistance) pero están muy trabajados. Cuando una ronda concluye, los jugadores cambian de bando, así que los que atacaban ahora tienen que defender, y viceversa. Gran acierto de Sledgehammer Games.

Y ya no pueden faltar… los Zombies

En los últimos años he tenido a pensar que cuando un requerimiento se estandariza dentro de un sector, muchos juegos acaban siendo peores de lo que deberían por tratar de abarcar más contenido del que necesitan. Es el caso de juegos como Bioshock 2 o Final Fantasy XV (¿Por qué narices tienen que tener un modo online?) en los que las empresas acaban destinando recursos a esos modos que se podrían haber destinado a crear una mejor experiencia. No termina de ser el caso de CoD WWII, pues todos los modos son suficientemente robustos como para sostenerse por sí solos, pero la introducción de los Zombies me ha parecido innecesaria.

La premisa es sencilla: tener zombies nazis mola. Pero la implementación me parece vaga: un solo mapa que estar repitiendo una y otra vez en pos de desbloquear unos secretos guiados por una tabla de objetivos. No digo que el mapa per sé sea malo, sino que por un lado no me parece que haya suficientes novedades como para justificar la presencia de un modo de zombies pese a la premisa fantástica (ya sabéis, zombies nazis), y por otro lado que sea un único mapa después de las glorias que hemos vivido en entregas como Black Ops me parece hasta insultante.

No dudo de la profundidad concreta del mapa introducido, pero me parece que la idea de “un COD tiene que tener de todo” por que sí es absurda. Preferiría que este COD no hubiera tenido Zombies a que estén de este modo; meter por meter no le hace justicia al juego y lo devalúa en su conjunto.

Adaptación a PC: Ninguna queja
Juegos recientes como Wolfenstein II o este mismo CoD:WWII están sentando algunos hitos a la hora de lanzar versiones para PC. Me parece que es suficientemente configurable tanto como para funcionar en máquinas modestas, como para lucir fantásticamente en máquinas potentes. No es algo sencillo de lograr, y hay que reconocer que es un plus (o la eliminación de un prejuicio) a la hora de plantearse adquirirlo en la página de Steam.

No voy a negar eso sí que la comunidad no es tan amplia como en las versiones de consola (concretamente PS4 parece ser la más popular) por lo que en PC el Rey del Género sigue siendo otro. Como sea, merece la pena dedicarle un vistazo. [82]

Analizado en la versión de Steam con una clave proporcionada por Activision.

Deja un comentario