Wolfenstein II: Make America Free Again

En Wolfenstein II: The New Colossus, los nazis dominan el mundo y como muestra de su poder presentan a los Estados Unidos, otrora cuna de la libertad, como su mayor ejemplo de su poder de conquista y dominación, solo que no contaban con el regreso de B.J. Blazkowicz.

Wolfenstein

Comencemos donde nos quedamos

Wolfenstein II: The New Colossus comienza desde el mismo punto en que terminó su primera entrega. Con unos rebeldes victoriosos, escondidos en un submarino alemán y con Blazkowicz al borde de la muerte después de su último enfrentamiento con los nazis.

El convaleciente protagonista de esta historia logra superar sus heridas mortales para así enfrentarse a la cruel Frau Engel, una vez que esta logra encontrarlos gracias a los espías que aún permanecían en el submarino. Desde aquí comienza una aventura donde tendremos que desplazarnos a varios lugares, si es que queremos debilitar a las fuerzas nazis.

Una historia algo exagerada

Ya de por sí es extraño encontrarnos con una historia donde los nazis dominan el mundo, pero créanme Wolfenstein II: The New Colossus presenta muchos elementos que se sienten muy, pero muy exagerados, como el hecho de una base militar nazi en el planeta Venus y otras situaciones de las cuales no voy a hablar, para evitar eso de los spoilers.

Wolfenstein

En general la historia del juego es interesante, con personajes variados, muchos muy graciosos y otros con un carácter y personalidad bastante fuertes. Todos tienen algo que aportar durante el transcurso de la trama y generan una gran empatía con el jugador. Se sienten como un verdadero grupo que quiere luchar para iniciar la revolución.

Lo que no me gusto mucho fue la duración de las escenas cinemáticas, que a pesar de su gran calidad gráfica, por momentos son muy largas, perjudicando sobremanera el ritmo que lleva el titulo. Pasamos de estar con la adrenalina a tope por acabar con decenas de enemigos en menos de cinco minutos, a esperar otro tanto mientras nos van contando otra parte de la historia.

Un protagonista, muchas emociones

El protagonista de Wolfenstein II: The New Colossus es nuevamente B.J. Blazkowicz y en esta ocasión tenemos la posibilidad de conocer varios aspectos de su personalidad. Desde ser un enfermo que busca sobrevivir a un ataque nazi, pasando por un el sujeto que piensa en salvar su vida para ver nacer a sus hijos y terminando con un hombre que hará lo que sea para liberar a su país natal.

Wolfenstein

Todos lo que le sucede a Terror Billy lo afecta y el juego nos lo presenta de diversas maneras, muchas veces como monólogos del propio personaje, otras veces como reducciones a la salud del mismo, pero eso sí, nunca deja de ser una verdadera máquina de matar.

El arte de acabar con los nazis

Si algo ha sabido hacer el equipo de Machingames es plasmar todo lo que el título de esta franquicia representa. Wolfenstein II: The New Colossus es un juego de acción pura y dura. No se pone con medias tintas. Vamos a tener situaciones que nos obligan a exprimir nuestras habilidades de reacción y también de estrategia, ya que es muy normal morir varias veces y tener que buscar otra manera de acabar con los enemigos.

En esta ocasión no solo tenemos a nuestra disposición armas, sino también artefactos que afectan corporalmente a Terror Billy, como un arnés constrictor, unos zancos o unas hombreras. Cada uno de ellos nos ofrecen diferentes maneras de de acabar con los enemigos y también para investigar a fondo los escenarios, pero de eso último hablaremos más tarde.

Wolfenstein

Sigilo o confrontación, ambas opciones están sobre la mesa y lo mejor de todo es que dependiendo de nuestro estilo de juego, así mismo va mejorando nuestro personaje. En esta ocasión no hay puntos de habilidad ni nada que se le parezca, simplemente el personaje mejora dependiendo de la manera cómo juguemos, cumpliendo una serie de retos.

Un arsenal a disposición

Una de las novedades que ofrece Wolfenstein II: The New Colossus respecto a su primera entrega, es la posibilidad de mejorar el armamento gracias a los kits de mejora que vamos encontrando en los diferentes niveles. Lo que más me ha gustado es la forma como adaptaron esas mejoras al control, activar miras, disparar con diferentes tipos de munición o cambiar el tipo de granadas se logra con apretar un botón.

Si de armas hablamos, otra de las mejoras positivas que ha tenido el título es la posibilidad de llevar un arma diferente en cada mano, de esta manera podemos tener combinaciones letales como lanzagranadas y fusil al mismo tiempo. ¿El resultado?, enemigos descuartizados y sangre por doquier.

Los enemigos también han mejorado

De nada sirve estar armado hasta los dientes y ser una máquina de guerra si los enemigos no suponen ningún tipo de reto. Wolfenstein II: The New Colossus presenta gran variedad de enemigos, tanto humanos como robots. Estos últimos tienen velocidad aumentada y sus armas hacen bastante daño. De igual manera se presentan híbridos entre humano y máquina, los cuales son letales y bastante complicados de derrotar, por lo menos durante las primeras misiones del juego.

Me quedé esperando enemigos de gran tamaño, al estilo de lo que pudimos ver con el London Monitor en la primera entrega, sin embargo, en esta secuela no encontramos nada de ese tipo, y los que nos encontramos no estamos obligados a derrotarlos. Honestamente me confié de los diferentes adelantos del titulo y llegué a pensar que tendríamos mas enfrentamientos de ese tipo.

Otra de las cosas que me decepcionó y de la cual se hizo mucha publicidad al respecto, fue la posibilidad de montar en Panzerhund, esos perros robóticos que tiran fuego por la boca. Lastimosamente solo se puede en un misión y una vez destruyen al robot, no se puede volver a montar. Pensé que iba a existir la posibilidad de montar a cualquiera de estos enemigos una vez se presentaran en el campo de batalla.

Wolfenstein 2

Lo que sí debo aplaudir es la inteligencia artificial del juego, una vez te ve algún enemigo, éste busca cobertura, activa las alarmas o te ataca de inmediato, nada de esperar a que uno dispare para comenzar a atacar. De igual manera el diseño de los personajes y el nivel de detalle que tienen, me obligan a quitarme el sombrero frente a ese trabajo realizado por Machinegames.

Tres ciudades, tres historias

Wolfenstein II: The New Colossus nos permite conocer tres diferentes ciudades de Estados Unidos, claro está después de ser tomadas por el ejército nazi. Estas son New York, New Orleans y New Mexico. Cada una con un estilo diferente y donde debo destacar a la última, ya que es la que se ve más viva y colorida e incluso podemos ver la presencia del Ku Klux Klan.

En un principio llegué a pensar que no se había aprovechado al máximo lo que estas ciudades pueden llegar a presentar. Sin embargo, una vez acabamos la misión principal, tenemos la posibilidad de volver a estas ciudades, en situaciones diferentes a las iniciales y para cumplir otro tipo de objetivos. Gracias a esto podemos utilizar las nuevas habilidades de Terror Billy y recoger los coleccionables que nos hagan falta.

Otra mención de honor para el nivel de detalle de cada una de estas ciudades. Por momentos dan ganas de simplemente dedicarse a caminar y ver esos lugares, muchos destruidos por los estragos de la guerra, pero con un nivel de detalle y una calidad impresionante. Me imagino como se irá a ver el título en Xbox One X.

Dejando un poco de lado la linealidad

Los juegos que tienen las características de Wolfenstein siempre han sido muy lineales. Sin embargo, The New Colossus busca alejarse un poco de eso, principalmente con la posibilidad de continuar realizando misiones una vez se termina la campaña principal, además de adicionar misiones secundarias y también la opción de utilizar las habilidades del personaje para superar los niveles a nuestra manera.

De hecho, se siente el estilo Bethesda dentro del título. Los menús tienen un aire a los Fallout, algunos elementos de juego parecen tomados de Dishonored y las ejecuciones se asemejan a las de Doom. Ahora, esto no me parece para nada malo y por el contrario demuestra la homogeneidad que presenta el estudio al momento de realizar sus juegos.

Wolfenstein

Cuidando hasta el más mínimo detalle

El mimo que Machinegames ha puesto en Wolfenstein II: The New Colossus es impresionante. Por ejemplo, Blazkowicz termina con las manos ensangrentadas cada que acaba con un enemigo. Los casquillos que quedan en el suelo son diferentes, dependiendo del arma que tenemos, la destrucción de los niveles también es de alabar.

De igual manera los enemigos, sus trajes, la forma cómo los afectan los impactos de las balas o las hachas. En fin, son tantas cosas que se pueden llegar a decir y al final prefiero ponerme de pie y aplaudir ese gran trabajo realizado, porque es un esfuerzo que se nota bastante.

Wolfenstein

Conclusión

Wolfenstein II: The New Colossus es de los mejores juegos del 2017 en todos los sentidos. Su jugabilidad, mejoras, enemigos, nivel gráfico son increíbles. Los únicos puntos flojos para mi son su historia, en especial la duración de las cinemáticas y la ausencia de enemigos de mayor tamaño. Pero en general es sobresaliente lo que el equipo de Machinegames ha logrado hacer.

Esta secuela es la confirmación de que esta serie se encuentra de regreso y que ha encontrado un nuevo hogar gracias a Bethesda, donde lo han sabido resucitar, mantener y mejorar, entregando un título divertido, retador y con un nivel técnico envidiable. Lo que voy a decir no está confirmado, pero por como termina la historia, no se hace nada extraño que podamos ver una tercera parte. [90]

Deja un comentario