Jujutsu Kaisen: Cursed Clash, más sombras que luces

Bandai Namco, esta vez junto con la desarrolladoras Gemdrops y Byking Inc, vuelve a ofrecernos otro título relacionado con franquicias del mundo del manganime. En este caso le ha llegado el turno a otro arena fighter que aprovecha ni más ni menos que la franquicia Jujutsu Kaisen, una de las más famosas de los últimos años sin lugar a dudas.

Otro “Arena Fighter”

Realmente Jujutsu Kaisen: Cursed Clash repite muchos de los problemas que hemos visto durante los últimos años en Bandai Namco, una cierta sensación de sacar juegos de franquicias de anime un poco para aprovechar la licencia sin buscar un atractivo especial que destaque en materia jugable. En esta ocasión sin ir más lejos estamos ante otro «Arena Fighter», concretamente un clon de los Naruto Ninja Storm. Solo que a diferencia de este (del que su última entrega comenté hace nada) se nota todavía mucho más limitado y soso en líneas generales. Por ejemplo, ya desde el principio, vemos que solamente cuenta con 15 personajes jugables. Y no muy variados entre sí una vez que los controlamos, salvo por especialidades asignadas como puede ser el ataque a distancia o el combate cuerpo a cuerpo.

Combates en tierra y aire

Como decía es un arena fighter de manual, aunque aquí también hay un componente relacionado con el combate aéreo que le hace diferenciarse algo de otros títulos del subgénero. Eso sí, aplicar esto tiene sus riesgos y en Jujutsu Kaisen: Cursed Clash no es que salga del todo bien siempre, ya que realmente los personajes no vuelan, sino que en estos momentos se solucionan saltando para ponerse a la altura del enemigo y mediante movimientos impulsados que, en combinación con los ataques, nos mantienen un rato en el aire. 

También hay que tener en cuenta que los escenarios tienen varias alturas, por lo que muchas veces tendremos que saber situarnos para «plataformear», calcular bien el salto y saber donde caer, lo que hace que muchas veces uno, en plena batalla, se sienta algo torpe porque no siempre conseguiremos esto a la primera. Aparte hay que decir que lo de las colisiones en general es algo bastante alarmante porque, entre otros problemas, el sprint que podemos ejecutar es un poco incontrolable y no es raro chocarse por ahí.

La jugabilidad, bastantes contras al respecto…

Ojo, la verdad es que jugablemente no me ha parecido un mal título y realmente ofrece una experiencia, digamos, familiar y accesible. Para hacernos una idea del esquema jugable, tenemos un botón frontal que sirve para saltar mientras que el resto ejecutan ataques que variarán según lo combinemos con diferentes posiciones del stick derecho. Con dicho stick, manteniendo el botón de protegernos, también podremos rodar por el suelo a modo de esquiva. Además hay una serie de ataques especiales que podremos lanzar cuando tengamos la barra de energía llena. Y también, cuando a nuestro lado nos ayude un aliado (sí, los combates suelen ser 2vs2), podremos ejecutar ataques combinados. Ojo porque los ataques básicos en gran parte solo sirven para extraer energía que utilizaremos para dichos especiales que sí restan vida al oponente.

Ya digo, mayormente está en la línea de los títulos ya mencionados, aunque también es evidente que se ven las carencias enseguida. Por ejemplo, la ejecución de movimientos es muy lenta, lo que hace que no sea raro que, mientras estamos cargando un ataque básico, los enemigos aprovechen su oportunidad para golpearnos. Además cuando recibimos daño nuestro tiempo de recuperación es más lento de lo que debería. De hecho muchas veces me ha dado la impresión de que los comandos no responden al acto, sobretodo al activar los especiales y aquellos que se ejecutan con los dos gatillos. Encima estos movimientos no son nada del otro mundo gráficamente y además hay detalles en este sentido, como la mala sincronización labial de los personajes en los prolegómenos del combate, que dejan bastante que desear en el apartado visual.

…y algunos pros

Pero ojo, también hay cosas buenas en este sentido. Por ejemplo decir que, a diferencia de estos títulos del mismo corte, las arenas suelen ser más extensas. Y realmente tienen buenos detalles, como la posibilidad poder destruirlos a medida que el combate avanza. Además, como mencionaba, las batallas son 2vs2, por lo que hay un componente de estrategia y cierta compenetración para conseguir obtener bonificaciones que deberemos intentar tener con el otro jugador, ya sea manejado por la IA o con otro jugador humano. Eso sí, esto del multi solamente podrá ser en los modos online que van desde combates PVE contra la IA a combates clasificatorios y el modo exhibición (bastante vacíos ya por cierto) ya que en Jujutsu Kaisen: Cursed Clash resulta que no hay multijugador local

La presentación, decepcionante

Esta es la pantalla de selección de personaje para el «modo combate» de un jugador…

Aún con todo, a pesar de que más o menos cumple en su aspecto jugable, no es que esperase gran cosa de Jujutsu Kaisen: Cursed Clash en este sentido ya que gran parte de la gracia de estos títulos licenciados es tener un juego de una serie atractiva para que se aproveche en su presentación y acabado. Así que sabiendo que este tipo de detalles suelen cuidarse, me ha sorprendido para mal la presentación y diseño de los menús, siendo especialmente pobre y más para un juego de una licencia shonen tan popular. Sin ir más lejos en Jujutsu Kaisen: Cursed Clash he visto al que es posiblemente el peor menú de selección de personajes de un juego de este tipo.

El modo historia, quizá el mayor aliciente, a pesar de sus carencias

En el modo historia se abarca la primera temporada y la trama de la película, por lo que a priori está bien para introducirse a esta IP o, por el contrario, si se quiere rememorar algún momento del anime. Pero la narración se basa en pantallas estáticas con el único detalle a destacar es que los pocos diálogos están doblados (a elegir entre voces en inglés o japonés). Ya digo, esto es otro de esos problemas de presentación del juego, aunque esto sea desgraciadamente bastante más común de lo que parece en títulos del estilo. No sé, creo que a estas alturas en este tipo de producciones lo suyo sería aprovechar metraje de la serie o tener alguna secuencia hecha con el motor in-game.

Eso sí, debo decir que este modo me ha gustado más de lo que esperaba. Básicamente es ir avanzando en la historia a través de combates donde no solo manejaremos a diferentes personajes (ya sea en compañía o no) sino que también te motivan a cumplir ciertas reglas, como no recibir más de un número de golpes o ejecutar cierto ataque. Cuando ganemos cada una de las batallas en cuestión nos darán puntos que podremos canjear en bastantes accesorios y desbloqueables, como nuevos atuendos y demás. No es que sea una maravilla, pero los alicientes están ahí. Por cierto, en la versión que nos han proporcionado tiene un juego de béisbol con una clara estética retro. Muy simpático ver al elenco con gráficos de 8bits en un título deportivo así…aunque tampoco es que el beisbol sea muy atractivo por aquí. Aunque bueno, ahí está.

En definitiva

Jujutsu Kaisen: Cursed Clash tiene más carencias de lo que se podría esperar, aunque es cierto que suple bastante bien algunas de ellas con una propuesta que nos ofrece unas cuantas horas más divertidas de lo que podría parecer. E igualmente es un título que puede generar interés entre los fans de la franquicia. Pero se nota que le falta cariño ya que como juego de lucha es demasiado básico, algo espeso, más bien deficiente en su ejecución y con una presentación realmente pobre. Y además uno de los alicientes que bien podría ser ofrecer combates llamativos que se le piden a este tipo de juegos, no está presente [58].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − dos =