[E3 2018] Aruku se despide de Los Ángeles en su última crónica

Empezaba el (para mí) último día del E3 2018 probando el tercer capítulo de la saga Metro, Exodus. Metro Exodus ofrecía una gran factura técnica en Xbox One y daba muestras de una jugabilidad satisfactoria, pero la falta de mapa e indicadores hacían las cosas innecesariamente difíciles.

En el stand de CD Projekt Red dedicado a Cyberpunk 2077. Impresionante.

Además, una vez morí, el auto guardado me devolvía siempre a un punto rodeado de enemigos que, oh sorpresa, volvían a ponerme a caldo. Pero no hay que olvidar que se trataba de una versión preliminar.

Después tocaba el plato fuerte del día, Cyberpunk 2077; uno de los dos grandes contendientes a juego de la feria junto con The Last of Us Part 2. Voy a ir al grano: todo lo que os pueda contar se queda corto, muy corto. El tamaño de Night City parece fuera de toda escala, con incontables NPCs poblandola y yendo cada uno a lo suyo.

El nivel de detalle de este micro universo es tal que podemos perder horas, y horas, y horas solo explorando, sin progresar en la historia en absoluto. Y se trata de un mundo en el que todas nuestras acciones tienen consecuencias: por ejemplo, en la primera misión que nos enseñaron en la demo (pre-alpha) debíamos rescatar a una mujer de una banda de traficantes de órganos o implantes, no me quedé con la copla.

Una vez finiquitado, y tras pasar la noche con compañía profesional, aceptabamos un nuevo trabajo para el se recomendaban ciertas mejoras al cuerpo del o de la protagonista. Al salir de la oficina del “doctor”, nos encarabamos con un tipo que había estado demasiado cerca de nuestro coche. Por supuesto, nada bueno podía pasar a continuación, y es que repentinamente nos veíamos en una emboscada en la carretera de la banda a la que atacamos anteriormente.

Una secuencia espectacular y repleta de acción. Por si los apartados técnico y jugable no fueran suficiente, Cyberpunk 2077 pone la guinda al pastel con lo que sonaba como un doblaje de primer nivel, que sin duda contribuirá a aumentar la inmersión en este apasionante universo.

Press kit de Cyberpunk 2077, ¿Best Press kit evah?

Todo lo bueno se acaba, y después de este prometedor juegazo tocaba otro que aún tiene mucho que demostrar. Conocido internamente como P7, Control de Remedy Entertainment, no puede evitar recordar al anterior trabajo de sus creadores, Quantum Break, hasta el punto de que mucha gente lo confundió con su segunda parte o un DLC.

Poco sabemos hasta ahora, más allá de que mezclará acción con poderes psíquicos y elementos sobrenaturales. Lo que pude ver llamó mi atención, como por ejemplo la habilidad para levitar y seguir disparando. También en un sentido negativo, como el entorno relativamente vacío, aunque de una ambientación sobrecogedora. Tocará estar pendientes para ver qué nos puede ofrecer.

La siguiente cita fue para con un título de uno de mis géneros predilectos, pero que últimamente no goza de muy salud: Bloodstained: Ritual of the Night. Tras un par de fotos robadas a su responsable y legendario productor de múltiples entregas de la saga Castlevania, Koji Igarashi, pude sentarme un rato a los mandos.

Bloodstained es puro amor Metroidvania, con una genial ambientación y apartado gráfico, elementos de RPG perfectamente hilvanados, y diseños manga para los personajes. Con un control que respondía al dedillo, y voces en inglés o japonés, esta demo me sirvió para arrepentirme de no haber participado en la campaña por Kickstarter. Pero habrá que remediarlo y hacerse con el juego.

Robado a Koji Igarashi

Acababa el día con otro lanzamiento de primera fila, un vende consolas como pocos hay: Super Smash Bros. Ultimate, revelado por Nintendo el día anterior. Este es uno de esos juegos difíciles de describir sobre el papel y que hay que probar para entender. La esencia Smash sigue ahí, es decir, coger el mando y empezar a repartir leches mientras saltamos de un lado para otro. Esta vez, con el mayor plantel de luchadores de la saga (lo cual es genial para los que como yo nos perdimos el capítulo anterior), y, previsiblemente, con la mayor cantidad de modos de juego también. Ah, y hasta ocho jugadores en pantalla. Esto tiene que ser durísimo.

Por supuesto, la actualización gráfica de rigor también está presente, aunque me cuesta evaluarla, y sinceramente, no me parece tan importante en un título de estas características. Lo que sí que recuerdo es divertirme y soltar carcajadas desde el primer botón y no querer soltar el mando. Desafortunadamente tocaba abandonar Los Angeles, por lo que no tuve más remedio.

Mi primer E3 ha sido una experiencia irremplazable, aún con mis errores de organización y ejecución. Sin duda, espero poder aprovechar la próxima oportunidad y volver a L.A. en un año para dedicarme 100% a este maravilloso encuentro.

Desde aquí, mi agradecimiento a los profesionales de RRPP y márketing que nos han ayudado a conseguir tantas citas para probar títulos cargados de diversión, y a AKB por permitirme representarles en esta aventura. Sin duda, qué mejor oportunidad para matar el gusanillo que llevaba dentro tanto tiempo de volver a narrar los eventos de esta maravillosa industria del entretenimiento electrónico que la Meca de los mismos.

Puedes seguir toda la cobertura del E3 de AKB por Twitter.

Deja un comentario