Final Fantasy VII Remake: los "peros" no derrumban el sueño

He completado Final Fantasy VII Remake hace un par de días. Las sensaciones que ofrece, en general, son buenas. Mucho del tiempo que me he pasado jugando lo he invertido admirando el cuidado trabajo visual, pero también reflexionando sobre sus carencias, las más importantes provocadas por su propia naturaleza.

Una experiencia personalísima

Me cuesta ser objetivo. La parte positiva, lo asumo, la veo magnificada por el componente de nostalgia con el regreso de un título mítico que fue lanzado hace más de 20 años. Ya no tiene ese aura de juego rompedor, ni de referencia en su género, pero los feels tiran más que dos carretas. Cómo lo va a recibir un jugador/a que no haya disfrutado previamente del original es algo que no me veo capacitado en evaluar. Mucho que comentar y muchos puntos de vista.

No voy a juzgar, por ejemplo, su argumento, que pone al jugador en la piel de un mercenario contratado por un grupo terrorista que no se detiene ante nada, aunque provoquen muertes civiles. Un argumento que se mantiene 20 años después, con algún ligero ajuste, pero que ahora, indudablemente, en estos tiempos, cala de forma diferente.

Pero no me voy a meter en ese fregado. Un análisis del guión, de sus giros y de los mensajes que se lanzan desde él darían para un artículo aparte. En este texto me limito a contar cuales han sido mis sensaciones volviendo a Midgar, el mundo de Final Fantasy VII, complementando mis primeras impresiones donde comenté las sensaciones generales durante mi primera docena de horas. Si quieres saber lo que pienso de este juego, échales un vistazo, porque he intentado no repetirme y esas impresiones completan este texto.

Una primer episodio muy potente

Me gustaría empezar comentando el formato del regreso de Final Fantasy VII. Aunque yo soy el primero al que el sistema episódico para Final Fantasy VII Remake le chirría, porque te deja a medias, con ganas de más, tengo que reconocer que Square Enix no se ha limitado a pasar el trámite. Esta primera entrega pone mucha carne sobre el asador, resultando en un título que te engancha un buen montón de horas.

Los 18 capítulos de los que se compone me han durado casi 50 horas, sin prestar demasiada atención a las secundarias. Secundarias que, por otra parte, no tienen demasiado lustre, en mi opinión, al menos las que he podido probar, y que sirven de ejemplo de que los principales esfuerzos con el Remake se han centrado en lavarle la cara. Y menudo lavado de cara.

Square Enix se ha cansado de repetir que este Final Fantasy VII Remake estaría en la media de duración de cualquier otro Final Fantasy, y eso, a la postre, ha supuesto el incluir tramos menos sustanciales para justificar el carácter episódico del remake. Por fortuna, el regusto que te queda no es, por comparar, como en la adaptación cinematográfica de The Hobbit, estirada artificialmente hasta lo obsceno para poder lanzar 3 películas en vez de 1. Es mejor.

Pero eso no quiere decir que este Final Fantasy VII Remake en ocasiones se antoja como un chicle que se estira, aunque sin romperse, para justificar su naturaleza de juego completo. Y su estructura narrativa sufre para hacer ver al jugador que ha completado un viaje, porque te deja con la sensación de que te has quedado a medias. Aunque parezca una chorrada, al completarlo, tenía la loca esperanza que el juego continuara y que no finalizara con la salida de Midgard, como sucede en el juego original. El colocar a Sephirot como jefe final, sin embargo, consigue empaquetar la experiencia de forma meritoria.

Como apunte relacionado, cuando superas el juego, además de liberarse un nuevo modo de dificultad «Difícil», se permite el regresar a cada una de los capítulos conservando tanto los stats como las materias. Una buena forma de alargar la vida del título, especialmente si te quedas con ganas de más y miras con otros ojos las quizá no demasiado brillantes misiones secundarias.

Reflexiones

Como valoración general, este primer capítulo de Final Fantasy VII Remake, como regreso del Mito, me ha gustado. No es perfecto, no es una Obra Maestra del nivel de God of War , pero lo que hace, devolver a la actualidad a un mito, no es moco de pavo. Sus costuras no te impedirán disfrutarlo, pero no busques la perfección porque perderás la capacidad de advertir las numerosas virtudes del juego.

Quizá mis «peros» te parezcan anecdóticos, pero están ahí, y privan a Final Fantasy VII Remake de esa vítola de Gran Juego, al menos bajo mi punto de vista. Me parece un buen juego, y ya te digo, me ha durado 50 horas: con el escaso tiempo libre que tengo, habérmelo acabado es uno de los mayores piropos que le puedo dedicar.

El futuro

Habrá que esperar varios años (¿cuántos?) a que el remake se complete en su totalidad, una verdadera tortura, y más tras disfrutar de esta entrega inaugural. Tras superar este primer capítulo te quedas con ganas de continuar la aventura y es un destrempe absoluto darte cuenta que quedan muchos meses para que eso suceda.

Y eso asumiendo que no nos encontraremos con otro caso Shenmue, en el que las escasas ventas hagan inviable el lanzar todos los capítulos. Porque por mucho que la nostalgia tire, estamos hablando de que el primer capítulo tiene un precio de juego completo.

¿Cuántas veces tendremos que pagar 60€ para llegar al final? ¿Y en cuantas generaciones de consolas? Otro pensamiento: es evidente que Final Fantasy VII Remake no finalizará en PS4. Espero que lo haga en PS5.

Antes de acabar, una pregunta al aire: ¿Cómo se las ingeniará Square Enix para permitir que cualquiera pueda jugar a cualquier episodio de Final Fantasy VII Remake? Porque no creo que a nadie se le pase por la cabeza el pensar que Square Enix bloqueará el acceso a las entregas venideras exigiendo que se tenga un Save Game del último capítulo.

Lo mejor

  • La nostalgia que rebosa cada imagen.
  • El lavado de cara a los personajes principales.
  • Los brutales efectos de luz.
  • La banda sonora y los efectos sonoros.
  • Los guiños al original.
  • Los combates. Intensos, emocionantes, repletos de matices. En el nivel Normal de dificultad, que es el más alto que se puede escoger en la primera partida, los combates son tremendamente disfrutables. Con el sistema de semi-tiempo real, estos son muy dinámicos y con una dificultad ajustada como para permitir que uno pueda resultar vencedor pero otorgando una sensación de logro, pero sin necesitar el sufrir una infinidad de muertes.

Lo peor

  • Lo que brilla el combate no encuentra reflejo en el resto de mecánicas de juego. El resto de mecánicas cuando no estás luchando saben, por lo general, a pasillerismo y relleno de horas, se antoja como un recurso para alargar artificialmente la vida del juego.
  • Los decorados y escenarios, por norma general, son mucho más simples que los personajes, contrastando los acabados de unos y de otros.
  • Las invocaciones, en el Final Fantasy VII original, eran LA POLLA, com perdón. Super espectaculares y muy, muy poderosas. En Final Fantasy VII Remake son muy potentes, pero distan de contar un papel tan relevante en los combates como en el título original.
  • La cámara durante los combates es caótica.
  • El acabado de los NPCs secundarios y de bastantes escenarios.
  • Que únicamente las armas se reflejan en el modelado de los personajes, no así como los accesorios.
  • Los años que faltan hasta que podamos jugar las siguientes partes.
  • Que la investigación de los escenarios muchas veces se reduzca a girar la esquina a ver si hay algún cofre un poco más adelante.

Nota: 80/100

  1. Gran análisis, como siempre, Kristian.
    Pues a mi personalmente me ha dejado muy frio el juego, ya me lo he pasado (unas 40 horas el primer run mas o menos para quien le interese) y dejando de banda el «final» (a saber cuantas partes nos venden), el juego se nota algo acelerado y se me antoja corto para un FF.

    Sigo pensando que si este juego no tuviera a Aerith, Barret, Tifa y Cloud no sería mas que un JRPG más de la colección. Maldita nostalgia…

    • Gracias Seintex.

      Totalmente de acuerdo, como comenté ayer en el podcast de AKB, Final Fantasy VII Remake no es una referencia del género, su valor es nostálgico. Más allá de ahí, complicado.

  2. Te lo comenté en el podcast y aunque yo no sea muy de JRPG le tengo muchas ganas solo por lo técnico y por la historia, voy a descubrir de primera mano este mito con el remake, por suerte el buen amigo Raúl me va a dejar disfrutarlo, gracias!!

Deja un comentario