Análisis: Final Fantasy XV Windows Edition es LA versión

La última entrega de la longeva saga Final Fantasy llega por fin a PC, con una versión muy cuidada y una serie de mejoras que lo convierten en una oportunidad ideal para jugarlo.

Que Final Fantasy XV ha sido largamente objeto de críticas y cierta repulsa es entendible. En 2016 recibimos un juego que, siendo sobresaliente a nivel técnico, dejaba mucho que desear en la parte argumental y jugable. Con el tiempo se ha tratado de solventar ciertos aspectos, y el juego no ha dejado de recibir apoyo por parte de Square Enix. Sin embargo, el resultado final sigue arrojando ciertas sombras que no me terminan de convencer.

Una obra de gran tamaño

Final Fantasy XV es una superproducción de un tamaño descomunal, y de algún modo esto me lleva a pensar que gracias a esto no falla en lo mínimo que le exiges a un videojuego. Esto es, el espectacular apartado técnico que goza el juego, y que por sí sólo es motivo suficiente para que un jugador con un ordenador potente le de un tiento para aprovechar su capacidad. Sin embargo, a los que hemos seguido la evolución del juego a lo largo de este año y pico que han tenido nos gustaría que hubiesen llegado más allá.

En primer lugar: el sistema de combate. Como ya sabéis, la saga se alejó hace tiempo del sistema de combate por turnos, y con el tiempo han optado por un estilo cercano al action-rpg que no terminó de convencer. Con un botón se ataca y con otro se defiende. Esto parece sencillo al principio (y plantea un reto muy ligero en las primeras etapas del juego) pero tiene su enjundia: hay que tener muy claro cuando pulsar cada uno.

El high-end del juego ofrece retos tediosos, aunque algunos añadidos de la Royal Edition aportan un gran detalle al juego.

Algunos sistemas siguen de convencer

Y todo esto se puede llevar a cierto nivel táctico, pero la conclusión es que en el high-end del juego resulta muy incómodo enfrentarse a los grandes desafíos. Jefes que te derrotan de un único golpe, habilidades y estímulos que te fuerzan a posicionarte mal, terminando por forzar al jugador a tirar de objetos de sanación para terminar batallas absurdas que poco divertimento ofrecen. Concretamente Omega, que es el encuentro más complejo que se ha añadido con esta actualización, es un encuentro que literalmente dura una hora. No tiene complejidad. El jefe te mata de una habilidad y te dedicas a ir reviviendo y atacando en la medida de lo posible.

De todos modos, la mayor parte del juego el sistema funciona, y ya es inherente al título. Pero desde una vista general sigue sin ser óptimo.

La otra gran falla del juego había sido el recorrido argumental del mismo. Como decía al principio, Final Fantasy XV es una superproducción, y antes de comenzar el título necesitamos ver una serie de animación y una película para enterarnos de qué sucede. La serie de animación arroja luz sobre la relación previa de cada uno de los miembros del grupo, y la película es un prólogo al videojuego, llegando hasta a narrar hechos paralelos a los primeros capítulos del mismo.

La versión que nos llega a PC es LA versión, ojalá siga así de ahora en adelante Square Enix.

Este hecho me molesta especialmente. Kingsglaive,la película, podría haber sido un prólogo alucinante dentro del juego. Habiendo permitido enlazar mejor a los jugadores la trama y controlar al protagonista, que tiene cierto carisma pero que acaba siendo un Easter Egg dentro del juego. De haberlo hecho estilo Kingdom Hearts 2, en el que controlas a Roxas durante las primeras horas para después pasar a controlar a Sora y sentir el gustazo que es jugar con él, el juego hubiese ganado muchísimo.

Solucionando los problemas

También se criticó el mal diseño y pésima jugabilidad que se da en el decimotercer capitulo. Y la forma de solucionar esto ha sido crear una ruta alternativa con otros personajes que termina siendo un poco insultante para el jugador. Revela un punto de vista alternativo para el capítulo y ciertamente es menos tediosa, pero su sencillez te hace sentir estúpido. Con todo, el encuentro final de ese capítulo termina de ser el más interesante de todo el título.

Por último, las brechas argumentales forzadas con intención de lanzar DLC tras el lanzamiento. Este tema es un poco gris. Por un lado, algunos DLC han tenido una calidad mediocre (el de Gladio y Prompto concretamente). Por otro, el DLC de Hermanos de Armas añade una vertiente multijugador que he encontrado muy interesante, con su propia campaña que añade muchos detalles a la historia principal. Además, SE anunció recientemente sus planes para apoyarlo, lanzando una versión standalone del mismo este verano. Por último, el DLC de Ignis es simplemente increíble. A nivel argumental y jugable es de lo mejor que tiene el título. Square Enix también es consciente de ello, y ha encargado al director la tarea de crear cuatro expansiones más que llegarán en 2019.

La trama principal está a otro nivel, ganando especial detalle en esta versión y viéndose reforzada con los DLC

Eso sí, cada DLC está dotado de una jugabilidad propia que se acaba integrando en el título principal de forma maravillosa en el arco final. La parte negativa es que estos DLC no se integran de forma orgánica dentro de la campaña principal del juego (es decir, que en el momento en el que Gladio se va no te dan la opción de jugar su campaña), animándote a jugarlos una vez los superas. Por ende, la experiencia principal sigue siendo incompleta y se siguen sintiendo como una extracción forzada. Con todo, es de agradecer el cariño que se les ha puesto, pudiendo ser valorados tranquilamente como una experiencia independiente.
Una obra que se deja querer.

Todo esto es lo que me sigue pareciendo que falla del juego, y no por ello quiero dar a entender que es malo o no merece la pena. Para nada. La campaña principal me sigue pareciendo una obra de arte, con momentos preciosos especialmente en su parte final y un argumento sobrecogedor, con el que más de uno derramará una lagrimilla. Es una historia profunda, con unos personajes geniales y muy bien tratados, y unos lazos que me siguen emocionando. Un drama en el que lo único que falla es lo breve que se termina haciendo, pudiendo superar la campaña principal per sé en muy poco tiempo.

A nivel técnico es importante mencionar que Square Enix realmente ha desarrollado esta versión desde 0 dedicada para PC. Se mueve en ordenadores incluso de gama media baja y eso ha sido de agradecer, amén de que aquel que lo quiera disfrutar en su máxima potencia necesitará de un ordenador igual de potente. Funciona bien y permite maravillarse ante el precioso mundo que aloja al juego.


Uno de los temas originales de los DLC. Este concretamente apareció en nuestro top de temas de los videojuegos del año pasado.

La banda sonora original ya era una pasada, pero se ha ido expandiendo con cada uno de los DLC que llegaron a las tiendas. Esta sigue al mismo nivel, con temas como Choosing Hope o Apocalypse Magnatus que he acabado metiendo en mis listas de música.

Muy pocos juegos me han emocionado tanto con su parte narrativa como FFXV

Conclusiones

En definitiva: Final Fantasy XV Windows Edition es la mejor opción para jugar al título, que sin duda está en su mejor momento. Es cierto que hay ciertos detalles o conceptos que siguen sin convencerme, pero en general sigue siendo un buen título al que hay que tener cierto cariño para disfrutarlo, pues es sencillo terminar cegándose por los detalles negativos que tiene. La lástima es que no todos los DLC han estado a la misma altura y que la campaña principal no sea tan absolutamente maravillosa en su totalidad. Una lástima al haber tenido el potencial de ser una obra maestra y que haya terminado sepultado por la comunidad como un sacacuartos desalmado. Sin olvidar sus fallos, la historia de Noctis se ha ganado un hueco en nuestros corazones. [70]

Pros
– Gran adaptación a compatibles. Se mueve bien en una amplia gama de sistemas y tanto los que tienen uno potente como de gama media pueden disfrutarlo
– La historia es una maravilla.
– El DLC de Ignis y el Multijugador.
– La banda sonora.
– Saber que va a seguir recibiendo soporte.
– Los añadidos de la Royal Edition (nuevos jefes y cinemáticas)

Contras
– El combate no termina de convencer, quedándose muy limitado en el endgame
– Los DLC de Prompto y Gladio están por debajo de la calidad media del juego.
– Los DLC no se han integrado dentro de la campaña principal.
– Algunas misiones opcionales son tediosas.

  1. Lo cierto es que lo disfrute bastante en su día aunque fallaba en algunas cosillas pero viendo todo lo que han ido incluyendo con el tiempo me planteaba incluso pillarlo de nuevo con la Royal Edition en esta versión de PC o en Xbox One, pero todo esto de que vaya a tener un segundo season pass me echa algo para atrás. En todo caso, Square parece haber aceptado con su adaptación a PC y eso es una gran noticia.

  2. Me parece que es un poco tonto quejarse en este caso del insta-hit siendo que esta presente en la mayoria de los juegos, pero concuerdo mucho con el analisis.

Deja un comentario