Dark Souls remasterizado: el hype está servido

En un momento en el que las remasterizaciones, remakes y refritos están a la orden del día, ha salido a la palestra un nombre que no dejará indiferente a nadie: Dark Souls. La joya de la corona del fenómeno desatado por From Software, con Hidetaka Miyazaki a la cabeza, volverá el próximo 25 de mayo.

Lo primero que hay que saber es que, salvo sorpresa, no veremos ninguna revolución. La experiencia se verá ampliamente mejorada gracias al aumento de resolución (1080p), así como a la tasa de sesenta imágenes por segundo. Por el momento, no hay constancia de que vayamos a ver nuevas localizaciones, enemigos ni cambios en la historia. Es decir, no veremos algo similar a lo que la edición Scholar of the First Sin aportó a la segunda entrega de la saga. Siendo así, por el momento solo esperamos novedades en lo que al apartado técnico se refiere. Sea como fuere, tenemos motivos más que suficientes para volver a Lordran.


Por el Gran Lobo Gris

Los seguidores de Dark Souls tenemos muchos momentos grabados a fuego en nuestras retinas. Lugares, momentos y, cómo no, jefazos. Posiblemente, Sif protagonice uno de los momentos más tristes que presenciamos en Lordran. El fiel escudero del Caminante del Abismo, que aguarda en el corazón del Jardín Tenebroso mientras protege la tumba del que un día cedió su vida para proteger a su leal compañero. Volveremos a luchar contra nuestros sentimientos, enfrentándonos a uno de los pocos jefes a los que nunca quisimos matar.


Por la extraña pareja

A diferencia de lo que sentimos por Sif, a estos sí tenemos muchas ganas de matarlos una vez más. Ornstein y Smough. El Asesino de Dragones y el Verdugo. El Capitán de los Caballeros de Gwyn y el aspirante a convertirse en uno de ellos. La batalla de Anor Londo se tornó en pesadilla para muchos y representa uno de los momentos más desesperantes que la saga de From Software nos ha propuesto. Un combate en el que todo lo aprendido anteriormente no tiene valor alguno, de esos que se suceden cuando más confianza tenemos… De esos que se convierten en un muro infranqueable. En mayo, son muchas las cosas que van a cambiar en Anor Londo.


Por un lugar desinfectado

Lo siento, pero tenía que hacer la broma. La mítica Ciudad Infestada, situada más allá de las profundidades y haciendo las veces de antesala a los Dominios de Quelaag. No creo que sea la zona favorita de nadie, y desconozco si el motivo son los insectos venenosos, las constantes emboscadas que sufrimos o el desastroso rendimiento técnico. Seamos serios: Dark Souls se acerca peligrosamente a lo injugable en cuanto ponemos pie y medio en este repugnante lugar. Llámenme loco, pero tengo ganas de adentrarme en la Ciudad Infestada gracias a esta remasterización. Quizás una mayor fluidez sea capaz de hacer que nos guste


Por el Caminante del Abismo

Sin lugar a dudas, uno de los personajes más emblemáticos que podemos encontrar en la saga. Artorias fue uno de los cuatro Caballeros de Gwyn, Señor de la Ceniza. El único que fue capaz de cruzar el Abismo, aunque las cosas no acabasen como él habría preferido. Su inquebrantable entereza después de ser consumido por la oscuridad dio lugar a uno de los combates más espectaculares que libramos en Lordran. Un enemigo al que algunos admiran, y al que todos respetamos. Las ruinas del coliseo ubicado en el Municipio de Oolacile volverán a presenciar un combate justo. Un combate al que siempre deseamos asistir una vez más.


Por la muerte

La muerte. Esa que nunca descansa. Esa que aparece en cualquier momento y que siempre está dispuesta a llevarnos consigo. El «Prepare to Die» es todo un clásico entre los seguidores de la franquicia. Casi siete años después, las cosas han cambiado y los caballeros ya no tememos a la muerte. Volver a Lordran será como ver una secuencia con todos nuestros momentos de frustración. ¿Qué sentiremos al ver por primera vez a ese Caballero Negro en el Burgo de los no muertos? ¿Lograrán los arqueros de Anor Londo enviarnos al vacío de un flechazo? ¿Acabaremos preso de una maldición donde nadie pueda oírnos en Gran Hueco?

Posiblemente, la mayoría de nuestros temores ahora no sean más que un recuerdo. Un recuerdo al que volveremos a poner cara, pero, ante el que, con toda seguridad, cambiaremos el pasado. Puede que nada vuelva a ser como antes, pero, si algo podemos dar por seguro, es que el sol de Lordran volverá a brillar, y lo hará con más fuerza que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + cuatro =