Nueve minutos de locura son suficientes para RAGE 2

Un nuevo adelanto de Bethesda, nueve minutos para ser exactos, son suficientes para dejarnos ver la locura, destrucción y diversión de RAGE 2. En este video pre-beta vemos diferentes enemigos, armamento y escenarios, que exponen su similitud con otros juegos del mismo género.

RAGE 2

Cuando Borderlands y Bulletstorm se encuentran

Eso es lo primero que viene a mi mente con este adelanto de RAGE 2. La ambientación tiene un corte similar al juego de Gearbox y la jugabilidad es muy similar a lo visto en el título de People Can Fly. ¿Es esto algo malo?, para nada, de hecho no hace sino potenciar un juego que luce supremamente divertido y loco.

A destacar, el arma que parece disparar aire y es bastante útil al momento de tirar los enemigos al vacío. Otra que acumula misiles en el aire y luego los suelta sobre un enemigo. Los accesorios también lucen espectaculares, donde llaman la atención los escudos y cápsulas de propulsión, además de ataques cuerpo a cuerpo salvajes y viscerales, la mejor manera de calmar la ira.

Aún queda mucho por conocer

Pero no todo es acción. En los momentos más calmados de este adelanto podemos conocer un par de vehículos con los cuales nos presentan parte del escenario. Un verdadero espectáculo visual, que demuestra, no solo su tamaño, sino también lo vivo que puede ser, con enemigos paseándose por el lugar constantemente.

Dos cosas más a destacar, primero, el enfrentamiento con un robot, que deja ver la locura que representa RAGE 2, pero también lo rápido que puede ser, es como estar viendo DOOM. Los cambios de armamento y el despliegue de habilidades en tan poco tiempo dejan ver que no estamos frente a un título donde quedarse quieto sea una opción.

Rage 2

Lo segundo, que esto es solo el comienzo y próximamente conoceremos parte de la historia que el nuevo juego de Bethesda y Avalanche tiene para ofrecernos. Si hay un juego que espero con ansias este 2019 es precisamente RAGE 2 y cada nuevo adelanto me confirma que mi emoción no es en vano.

Deja un comentario