[Reflexiones E3] Wii U: te odio, amor mío

[Reflexiones E3] Wii U: te odio, amor mío


Alguno aún se anda preguntando qué cojones presentó Nintendo durante su conferencia en el marco del reciente E3. ¿Sacaba pecho Miyamoto por haberse comprado un iPad 2 de segunda mano? ¿Era acaso una Nintendo 3DS XXXXXL? Pues no, según parece la Gran N – y no me refiero a esta – estaba enseñando al Respetable una nueva máquina llamada Wii U, aunque sin enseñar la consola en sí – oh, iluminados – , centrándose en la nueva niña mimada de la compañía de Donkey Kong: un nuevo – y revolucionario – controlador.

Sí. Revolucionario. Llamadme fanboy, nintendo-bitch o lamebotas de Link. Con todos los respetos, me la pela. El mando es revolucionario. NUNCA, y lo digo así, en provocativas mayúsculas, se ha visto algo parecido ¿Jugar en Streaming? Ponme dos tazas. Todo mola en la Wii U. Una consola – se rumorea – 50% más potente que la PS3 y la Xbox 360 juntas que se controle con los Wiimotes y el nuevo mando tiene un potencial por descubrir. Y por explicar.

El principal problema de la Wii U es que Kinect se come a los Wiimotes. El empujón desbocado de Microsoft podría haber sido definitivo si la compañía de Redmond se hubiera animado a crear una consola sólo para hacer de pareja florero de Kinect. Pero decidió lanzar el gadget como simple complemento de Xbox 360 y por ahí se va a salvar Nintendo.

La compañía nipona sí que se ha atrevido a lanzar una consola por acompañar a un mando novedoso, básicamente porque ya lo hizo con Wii y la cosa le salió redonda. Aunque hay cosas que cambian, claro. Wii U no apela al massmarket, pues corre el riesgo de no sorprender, como sí lo hizo a su predecesora, a los casuals que alucinaron pepinos con eso de que moviendo un mando pasaban cosas en pantalla. Porque la capacidad de asombrar de la Wii U, según parece, se reduce a su mando. Y su controlador no apela a los casuals sino a los applebitches que babean con los relucientes cachibaches que gente con jersey de cuello alto anuncia, incluso autoparodiándose, con tanto orgullo como si sus bebés hubieran recitado a Neruda a modo de primeras palabras.


La única posible pega de Wii U es el precio que se rumorea, aunque esa etiqueta podría dotarle de una aureola de Hardware Endiosado. Y eso haría que molara el triple. Mínimo.

Wii U y su mando tendrían un lugar reservado en mi sala de estar… si realmente tuviera una sala de estar. Si saliera hoy mismo tendría que luchar a muerte con el resto de mis máquinas, apilotonadas todas ellas en un mueble diminuto, ahogándose de calor, coqueteando con las 3LR y demás muertes poco honorables de las que la Super Nintendo y la Megadrive se reirían a carcajadas. De lo que no se reirían, claro, es del mando de la Wii U, un mundo nuevo, una dimensión paralela, pero que ha venido a este planeta acompañado por una consola que existe sólo por exigencias del guión. De un guión conservador que no contempla el protagonismo de un periférico, quizá recordando aquellos tiempos en los que dos lacras llamadas Mega-CD y MegaDrive 32X comenzaron a cavar la tumba del principal rival de Nintendo. Cuando ves las barbas de tu enemigo cortar…

Me hace especial ilusión acabar con un vídeo que simboliza lo que es el mando de Wii U y todo lo que revuelve en mi interior. No quiero evocar el destino de la plataforma que lo corría ni al mando de control de la misma y su horrenda ergonomía, sino a la aureola de Diamante en bruto que se jugaba a la Old School y cuya jugabilidad era más previsible que el discurso de Roncero. Pero, a la vez, te hacía suspirar por un futuro que parecía haberse colado en el presente, por una ventana abierta a algo que creías que no ibas a ver nunca. Eso es Wii U. Eso es su mando: una ventana al futuro hecho presente, al lujo hecho videojuego, a un sueño húmedo del Rey Sol, si hubiera sabido que un día iban a existir algo como los videojuegos.

  1. A mi tambien me mola pero aún hay unas cuantas sombras sobre la consola que Nintendo deberia aclarar. Y lo que si que no me ha gustado nada es que no sea compatible con Gamecube (tendremos que comprarnos una WII para jugar al por ejemplo maravilloso TWIN SNAKES?) y que no reescale los juegos de WII.

    Tampoco entiendo muy bien esta nueva política de un amndo por consola sobretodo de cara a que jeugue más de uno delante de la tv, puedo entender el motivo (el alto coste) pero me parece limitarse tanto y cambiar tanto de estrategia que no sé si será acertado de cara al mensaje que se envia ala gente sobre que es y para quien la WII U.

  2. Lamento no compartir tu ilusión y optimismo por esta consola. Mientras la wii era (más o menos) una revolución, esto para mi no es mas que el apareamiento de la visualmemory de dreamcast con una DS. Intentan apelar al mercado hardcore con una consola a la que le quedan 2 telediarios para quedarse desfasada, y apelan al mercado casual con un mando armatoste que no es mas que una DS gorda, pero mucho me temo que con la nula utilidad que de la pantalla táctil hacen gala juegos de DS “tradicionales” como los castlevania o los Final Fantasy. Para consultar un mapa o usar un item, no me hace falta ese mando, la verdad.

    Yo he salido totalmente desilusionado de la conferencia de Nintendo. No me ha emocionado que se pueda jugar a los juegos en la pantalla del mando, para eso tengo la tele que se ve mas grande y mejor, no me ha emocionado la cámara del cacharro para hacer videoconferencias, ni me ha emocionado el lanzar shurikens con la pantallita tactil hacia la tele. Tampoco me ha dicho nada poner la pantalla en el suelo para ver la bola de golf, ni ninguno de los usos mencionados en los vídeos. Y me quedo con la mala impresión de que se trata de un cacharro grande, pesado, incómodo, caro y al final de todo inútil, que solo aprovecharan 4 juegos mal contados de Nintendo. Lo mismo me como mis palabras dentro de unos meses (ojalá) pero de momento a mi no me han vendido para nada la máquina. Ni siquiera la demo técnica del pajarito me ha llegado a impresionar, al menos no tanto como lo hizo la presentación en su día del Metal Gear 4 o del Gears of War o la demo técnica del Unreal Engine 4.

  3. Leyendo la entrada, llego a la misma conclusión que comenté hace poco en el blog de Toño: El peligro de que la nueva máquina se quede en periodo de “entreguerras”.

    Aunque esta vez SÍ que me la planteo como un posible gran complemento para tener junto con una de las consolas “mayores” (en mi caso 360, evidentemente).

    De Chony paso de hablar… 😛

  4. Buena entrada, aunque subjetiva 100%.

    A mí Wii U no me llama para nada la atención. El mando en sí me parece una abominación, nada con lo que se pueda jugar X horas sin que te duelan hasta los genitales. Cuadrado y grande, como jugar con una caja de galletas. Que tenga o no la pantalla táctil ReSHulonAh me da un poco igual, pues para meterme al inventario, ver un menú, el mapa o lanzar 3 putas felchas me vale con el mando tradicional.

    El precio, como siempre, desorbitado. En todas las consolas nuevas el precio viene acompañado de una maravillosa espada bastarda con la que atravesar tu costado y quitarte un riñón. Nada nuevo.

    Y lo de los gráficos…pues qué quieres que te diga, si una consola nueva no es capaz de sacar, al menos, un 50% más de rendimiento que otras que han salido 6 años antes, apaga y vámonos. De hecho, no estoy al 100% seguro de que vaya a ser tanto como lo pintan, pero bueno.

    Resumiento, que no me la compro ni aunque me toque el Euromillón, aunque se agradecen este tipo de artículos.

  5. Gran imagen de Roswell y gran reflexion … Me quedo con la frase en la que la Supernintendo y la Megadrive se reirian de las muertes de esta generacion …

Deja un comentario