Taiko No Tatsujin: Rhythm Festival: cuando algo funciona, no lo toques

Soy fan de la saga Taiko No Tatsujin desde su primera aparición en PS2 y cada nueva versión era como volver a casa: sabes que hay canciones nuevas y que otras que se han ido. Las anteriores versiones aportaban acertadas novedades como minijuegos o canciones descargables pero, en esta edición, alguien ha vandalizado mi casa.

Taiko no Tatsujin es una longeva franquicia que data de arcades y que tuvo sus primeros ports en la Playstation 2, desde entonces la saga ha ido sacando secuelas con nuevas canciones, modos de juegos u opciones, adaptándose a los tiempos de cada generación de consolas en los que salía.

Objetivamente, es una saga que siempre ha tenido el mismo gameplay y nunca ha necesitado cambiarlo pero la gran mayoría de upgrades, entre secuelas, eran correctos y tenían sentido, sin desviarse de mecánicas marcadas desde los inicios como el modo de obtener canciones nuevas sin pagos extras.

Una gran saga requiere de un gran cariño

En esta edición, o al menos en la versión de Switch, todo se viene abajo: el plantel de canciones no tiene mucho sentido, la progresión rompe con diferente a anteriores entregas haciéndose tediosa, se notan las costuras en ciertos mini-juegos llegando a no tener mucha gracia o utilidad jugarlos, los controles no responden correctamente … todo mal.

Empecemos por iniciar el juego: nos encontramos un personaje nuevo como coprotagonista alejado de los clásicos familiares tamboriles, algo que ya rompe con las anteriores entregas.

Tras las presentaciones y primeros textos ya notamos algo raro: la traducción al castellano parece ser más automática que manual (no he podido confirmarlo, pero hay frases que tienen errores gramaticales o poco sentido).

Llegamos a la primera canción y viene el desastre: una canción a modo tutorial de grado normal con mínimo 5 estrellas. Para aquellos que jueguen por primera vez no vais a poder superarla, para los acostumbrados a esta saga sorprende la dificultad empleada para una primera canción como toma de contacto.

No es un juego para empezar con la saga

Llegamos al menú principal con los modos de siempre como el modo Taiko para tocar libremente canciones, la habitación para decorar nuestro taiko o perfil, la tienda, la sección de minijuegos y el modo online.

La forma de conseguir canciones en los juegos de taikos siempre ha sido tocando canciones en diferentes dificultades y al llegar a cierto nivel de estrellas o canciones completadas se desbloqueaban nuevas, olvídate de eso.

El nuevo modo historia o como desbloquear canciones

En esta edición se ha sustituido por un modo historia en el que hay línea con casillas, tras completar las canciones subes nivel de taiko, estos niveles sirven para cambiarlos por movimientos en estas casillas.

En cada casilla te pueden dar: monedas Don, puntos, regalos cosméticos y parte de la historia. Es en las casillas de historia donde están las canciones que jugarás y una vez acabada (completada o no) se habrá desbloqueado en tu inventario.

No todas las casillas de historia tienen canciones por lo que se hace tedioso tener que pasar por casillas cosméticas hasta llegar a una que te de una canción nueva.

¿Y el repertorio de canciones?

Descartando las canciones exclusivas de Namco y las de Nintendo, al ser la versión de Switch, se notan extrañas.

En cada secuela normalmente se van canciones para que entren nuevas y hasta aquí todo ok, pero siempre hay unas canciones «básicas», queridas por todos los jugadores de Taiko y que son entrañables, pero en esta versión son previa descarga y pago.

Hay de anime recientes como Jujutsu Kaisen, no falta Jojo’s o Doraemon e incluso alguna clásica como la obertura de Guillermo Tell, pero a líneas generales me ha parecido de las listas más raras hasta la fecha, ya no por la selección sino por los remixes que hay.

Los minijuegos

En esta sección nos encontramos la batalla de juguetes y la Taiko band.

La batalla de juguetes no deja de ser un modo en el que competimos contra una IA, o un jugador, donde al acertar unas notas especiales enviamos diversos efectos a nuestro contrario que le dificultarán acertar las notas.

¿y para qué sirve esto? pues porque a medida que aciertas notas vas creando juguetes y el que más juguetes haya creado al acabar la canción gana el duelo/ronda.

Entre rondas podremos mejorar, añadir o cambiar que juguetes quieres ir creando, ya que cada uno tiene un efecto diferente en la línea del otro jugador.

El modo no está mal pero no aporta mucho más que un VS con efectos negativos.

La Taiko band es el modo a 4 jugadores rescatado y evolucionado de anteriores juegos de la franquicia donde cada jugador tiene una línea de música, pero todos tocáis una canción a la vez.

Solo cuando las notas aparezcan en tu línea debes tocarlas, por lo que la sincronización entre jugadores es importante, ya que podéis romper el combo o seguir acumulando, dependiendo de cómo de alta sea.

La verdad es que este último modo llega a crear el caos necesario para acabar en unas risas o culparos entre vosotros y aporta mucha más diversión que la batalla de juguetes.

¿Entonces como queda la cosa?

En que quiero este juego y al mismo tiempo no me gusta.

A pesar de que no hemos comentado la tienda y el modo online (que no es más que una tienda para poder comprar canciones y un online básico para jugar con otros jugadores remotamente), los modos de juego, el nuevo modo historia, un protagonista en una línea totalmente diferente y los problemas que he tenido con los mandos hacen que mi experiencia en el juego, como jugador de la saga, sea poco memorable.

La nueva forma de sacar canciones no engancha y la selección básica no te atrae lo suficiente haciendo que pasar por caja en la tienda cada vez te llame más la atención para poder disfrutar el juego.

Comparándolo con el juego anterior de Switch no se entiende el cambio drástico en aspectos claves de la saga y que hacen que un juego que siempre ha sido divertido pase a ser un juego mediocre y solo disfrutable a 4 jugadores y a ratos.

Así que para resumir: si eres fan de la saga, te decepcionará pero cumplirá con los mínimos; si es tu primer Taiko: tal vez deberías probar el anterior. [65]

Deja un comentario