Trials of Mana: un remake para todos los públicos

Cuando anunciaron la salida de un remake de Trials of Mana creo que no soy el único que se sorprendió. Seiken Densetsu 3 no es precisamente uno de esos juegos que en occidente se guarde cariño, porque directamente ni nos llegó. Aun así, estoy contento, porque gracias a ello hemos podido disfrutar de un ARPG muy entretenido y ameno.

Trials of Mana

Un remake sorpresa

Trials of Mana es uno de esos juegos que, en su momento, destacaba en Japón, porque directamente aquí jamás nos llego. Y no destacó precisamente por su jugabilidad, si no por su planteamiento. Para comenzar, tenemos que elegir a un personaje para ejemplificar el camino del héroe. Esa persona será la elegida por el hada y la única capaz de obtener la Espada de Mana y, junto a sus dos acompañantes, los cuales también escogemos nosotros, derrotar al mal.

¿Qué mal y qué compañeros? La elección inicial marca completamente el devenir del juego. Escoger a Durán nos garantiza tener una historia, distinta a si escogemos a Ángela, porque se centra en el primero, pero la ruta y los enemigos que encontraremos serán los mismos. Lo mismo ocurre con Charlotte y Kevin y con Lis y Falco, tres rutas de enemigos finales, seis historias diferentes. Bueno, esto último tampoco es cierto, porque cada elegido tiene dos finales, dependiendo de si le acompaña aquel con el que comparte ruta o no. En total, Trials of Mana cuenta con 12 finales distintos y tres rutas completamente distintas de enemigos a partir de la mitad del juego.

El planteamiento inicial mola, y mola mucho. A nivel personal está bien, historia de RPG simple estilo Toriyama, donde la motivación de los personajes la conocemos desde el principio y la evolución de los mismos no es algo que importe en el desarrollo de la historia, básicamente porque no existe. Yo solo he jugado la rama de Durán, lo dejo claro desde aquí, y mis acompañantes fueron Ángela y Lis, por lo que escribo todo el texto desde esta perspectiva. Y puedo decir que Durán, Ángela y Lis son los mismos que cuando empezaron, quizás siendo Lis la que muestra más evolución por lo vivido más allá de hacerse más fuertes. Y hablando de fuertes…

Trials of Mana combate

Un combate sin demasiada profundidad

El juego siempre te hace sentir fuerte, incluso como es mi caso en modo difícil. El combate es muy satisfactorio, pero a la vez tremendamente fácil. Si juegas a melee, un simple combo de 1-2-3 esquive sirve para cubrirte del daño de la gran mayoría de enemigos, mientras que si quieres maximizar el daño es 1-2-ataque fuerte. Con esto, puedes pasarte el juego entero curando a tus compañeros (que no dejarán de morir) y, usando habilidades contra bosses para infligir la mayor cantidad posible de daño, basta. En serio, hay objetos lanzables, existen ítems que infringen daño elemental, ya sabéis, lo típico de un RPG. Pero, ¿para qué? Agilizan las batallas, pero llega un punto en que un combo hace más de 1000 de daño, por lo que ¿por qué quedarte desprotegido comiendo daño en lugar de ir a saco?

Y lo mismo va para las magias. Todos los personajes tienen habilidades (o magias) que usar. Por ejemplo, Durán en la clase de paladín puede encantar las armas para atacar a melee con daño elemental, Lis invoca a un dragón que hace daño y envenena y, evidentemente, Ángela hace magia. El problema está en que la magia más rota no es la que haga más daño, sino la que tenga menor tiempo entre casteo y mayor daño. En esa relación está la clave del daño mágico. Todas más o menos tardan lo mismo en castearse, pero no todas se ejecutan directamente después. Por ejemplo, una bola de fuego tiene x tiempo de ejecución desde que sale de ti hasta que impacta, mientras que la columna de luz es casi inmediata. Por tanto, si juegas como Ángela, va a dedicarte a usar la magia de luz todo, toooodo el rato.

Bosque Lunar

Cariño, he encogido a los protas y otras historias de este mundo

La exploración del mundo, por otro lado, me ha gustado mucho. Las diferentes zonas del juego han recibido un lavado de cara increíble, siendo muy bonitas y variadas, aunque lineales, lo cual puede o no ser un problema. De hecho, la mayoría de problemas los achaca a ser un remake de un juego con más de 20 años, por lo que tienen que gustarte, así que tienes que ver más allá de ellos para disfrutar el producto. Los escenarios son muy bonitos, como por ejemplo el bosque de los Lilipuzqueñines o el bosque de la luna, con detalles muy currados que hacen un deleite observar los escenarios.

Pero ahhh… el apartado artístico no va de la mano con la técnica. Hay auténticas aberraciones no a nivel de mapa (que a veces) si no en cutscenes. Más de una vez, o mejor dicho, en TODAS las cutscenes veréis como cargan las texturas mientras la acción ocurre. Creo que para mí el momento de inflexión en el cual no pude dejar de pensar en el tema fue cuando la madre de Ángela cargó sin textura facial. Y lo mejor es que cuando cargó la textura le faltaba el maquillaje que siempre lleva y era algo rarísimo. No sé si será cosa solo de la versión de Switch, que es la que he jugado, pero me pareció loquísimo, y es algo demasiado común en el juego.

Trials of Mana cuenta, además, con la posibilidad de escoger que banda sonora quieres elegir. Puedes hacerte dos runs diferentes con la música cambiada y así disfrutar de la original del Seiken Densetsu 3 de Super Nintendo o las excelentes remezclas hechas para esta versión. Hay temas muy bonitos y es uno de sus mejores apartados.

Mi equipo en Trials of Mana: Durán, Ángela y LisVenga, va, solo una vez más

Hablando de otras runs, vamos a tirar un poco por ahí. Tiene muchos finales, sí, pero nadie en su sano juicio se haría los 12, es una estupidez. Menos mal que Square-Enix ha decidido introducir cambios dentro del juego para mejorar esto. En lugar de tenerte que hacer todo el juego entero sin más, cuando derrotas al enemigo final secreto, desbloqueas el llevarte a tu nueva partida el nivel de todos los personajes con los que ya habías jugado, además de las habilidades conseguidas y ganar un 300% más de experiencia en combate. Si el modo difícil normal ya es relativamente fácil, con este modo una partida del juego puede durar a lo mejor no más de 10 horas en lugar de las 20 que es cuando lo completas por primera vez. Y menos mal.

Además, cuando completas el enemigo final de una partida, desbloqueas el postgame: una pedazo de mazmorra muy chula, muy larga y con un enemigo final de verdad. Por lo que no os olvidéis de ir a por él, merece mucho la pena toda esa parte del juego y además desbloquea las armas, armaduras y habilidades más fuertes del juego. Una delicia para los completionistas como yo.

Altena, reino de magos

Un juego para todos los públicos

Dejemos a un lado los aspectos más técnicos y vamos a hablar de verdad. Ya sabes, de tú a tú, o en este caso yo hacia ti. ¿Merece la pena Trials of Mana? Es una pregunta difícil, porque es un juego que tiene que gustarte. No destaca por nada, pero es un buen juego. Es divertido, es simpático y es sencillo, con una trama que le gustará a un público en especial. A los niños.

Creo firmemente que si tuviera un hijo, primo pequeño, hijo de amigo, o alguien similar al que me apeteciera ponerle un juego para iniciarse en el rol japonés sería este (siempre teniendo en mente el PEGI, eh). Porque la curva de accesibilidad es muy sencilla, los enemigos son muy monos la gran mayoría, el mundo es colorido… y la trama es simple, pero para un niño pequeño puede ser perfecta. No estoy diciendo que nosotros no podamos disfrutarlo, ni muchísimo menos. A mi me ha gustado. Pero durante todo el gameplay tenía ese pensamiento en la cabeza: este juego es un perfecto iniciador de una futura generación de locos de los JRPGs.

Así que ya tenéis dos motivos para comprarlos. ¿Os gustan los JRPGs? Trials of Mana os ofrece un producto acabado, con algunos defectos pero muy divertido. ¿Quieres iniciar a un crio al género? Este juego es perfecto para ello. Y ahora, porque me toca hacerlo, va siendo hora de puntuar el producto como lo que es: un juego divertido, amigable y sencillo al que los defectos técnicos no le empañan en absoluto. [75]

Deja un comentario