Final Fantasy VII Rebirth, este (parece) sí que sí [Impresiones en progreso]

Gracias a Plaion he podido jugar a algo más de 10 horas a Final Fantasy VII Rebirth y tengo que decir que me está encantando. De momento, pocas pegas le puedo poner, como sí que le puse al Remake.

Nota: Estas impresiones no están finalizadas. Se irán completando a medida que vaya avanzando en la historia, aunque no incluiré spoilers en ellas, sino únicamente mis sensaciones.

Lo que menos me gustó de Final Fantasy VII Remake fue, sin duda, lo estirado que estaba todo para dar la sensación de que había mucho contenido y mucho que hacer, cuando había tantísima paja. De momento, en las horas que llevo con Final Fantasy VII Rebirth, esta sensación no ha aparecido en absoluto. Casi que es contrario, me está pareciendo que estoy avanzando demasiado rápido y que no estoy invirtiendo el tiempo suficiente en explorar.

Y es que el mundo abierto de Final Fantasy VII Rebirth, que hace acto de presencia al poco de empezar el juego, invita a descubrir sus secretos y a que invirtamos tiempo en combatir, buscar recompensas y levelar a los personajes. Sí que es cierto que aún nada me ha volado la cabeza, pero el mundo y la trama, de momento, me está pareciendo en su conjunto mucho más atractivo que la primera entrega de la vuelta de Cloud, Tifa y compañía.

Que sí, que aquí hay relleno también para parar un tren, pero también hay mucha cosa interesante que hacer, que era lo que, en mi opinión, le faltaba a Final Fantasy VII Remake. Por ejemplo, encontrar paradas Chocobo, activar antenas, descubrir fuentes de materia o simplemente levelar a nuestro rollo son actividades que, de momento, me están permitiendo edulcorar cuando quiero dejar un poco de lado un modo Historia que, al menos de momento, va a toda máquina, sin apenas dar tiempo para relajarnos.

No es solo el mundo, por cierto, el que da la sensación de tener más chicha. A nivel jugable Final Fantasy VII Rebirth, sobre todo en sus combates y en la preparación para ellos, no es trivial. Está en las antípodas de los machacabotones, y esto es algo que nos dejará claro desde los primeros enfrentamientos. Eso sí, si buscas únicamente avanzar en la historia, el modo Fácil hace honor a su nombre, y al menos por lo que he podido probar un rato, los combates serán un mero trámite. Tanto, que aunque empecé en el modo Fácil, tuve que cambiar a Modo Normal al poco porque me estaba aburriendo sobremanera.

Quizá el único pero que me está desconectando un poco de la experiencia hasta ahora es lo tremendamente sobreactuados que me están pareciendo algunos personajes. Una lástima, porque un tono más introspectivo le daría mucho más empaque al desarrollo de los personajes y a la propia historia.

Con Final Fantasy VII Rebirth a la venta mañana día 29, ahora mismo, y a falta de meterle las varias decenas de horas que me quedan por delante, recomendaría su compra sin duda. Lo que he jugado hasta el momento me ha convencido y las 10 horas que llevo mucho se tendrían que estropear para que la experiencia no acabe justificando el pvp del título de Square Enix.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =