Volvemos a las Obras de Playdead: Inside y Limbo, esta vez en Switch

Allá por 2008, en pleno nacimiento de lo que a posterior sería la gran efervescencia del género independiente, un pequeño y desconocido estudio danés llamado Playdead lanzó Limbo (aquí nuestro análisis en Xbox 360) en Xbox Live Arcade.

Limbo

La plataforma de Xbox se encargó de lanzar y apoyar muchos títulos Indies que fueron toda una sorpresa y un empujón decisivo para muchos desarrolladores con un nivel creativo fuera de duda. La llegada de Limbo en ese momento pillo desprevenida a la comunidad y a la prensa en general y con su toque único cautivó a la mayoría de los que lo jugamos por aquel entonces.

Tampoco era difícil, pues los juegos independientes estaban saliendo del cascarón y Limbo fue de los primeros en dar un golpe sobre la mesa. Con un apartado artístico único, destacaba por su paleta de colores en blanco y negro y la ausencia total de banda sonora.

Con Limbo, Playdead inventó el género de plataformas y puzles narrativo, que a excepción del aclamado Braid, de Jonathan Blow, nadie más a seguido ese camino y solo con el segundo trabajo de Playdead, el excelente Inside (aquí nuestro análisis para Xbox One), se ha seguido explotando y evolucionando esa narrativa dentro de un plataformas 2D hasta el punto que incluso obtuvo la financiación y apoyo del instituto de cine Danés. Casi nada. Hoy vamos a hablar de las dos únicas obras que han parido en Playdead, un estudio top que se entrega en cuerpo y alma a sus proyectos y que les dedica los años que haga falta para tenerlos a punto.

Después de haber salido en casi todas las plataformas del pasado y el presente incluidas versiones de Smartphones, el combo Inside y Limbo de Playdead llega a Nintendo Switch, repasamos la trayectoria del estudio y valoramos que tal se mueve la adaptación de estos dos excelentes títulos en la portátil de moda mientras esperamos y contamos los días (yo al menos) para ver cuál será el tercer proyecto de uno de los estudios independientes más importantes e influyentes del que apenas se ha visto una imagen.

Limbo

La verdad es que nunca volví a jugar a Limbo desde el año de su lanzamiento en Xbox Live, y ya hace diez años de eso. A decir verdad, lo había probado en PSVita y PS4 para trastear un poco con él, lo había olvidado casi por completo. La versión de Switch me ha sorprendido gratamente, no recordaba esos filtros granulados, esos tonos melancólicos y el sonido de las gotas cayendo de las tuberías, incluso las animaciones siguen abriendo bocas y en Playdead son unos verdaderos maestros en eso como demuestra Limbo y como se vio multiplicado por mil años después en Inside.

Con Limbo aprendimos que los plataformas pueden ser oscuros y esconder mensajes difusos, la intencionalidad del estudio con su primer juego era clara: querían sorprender con una narrativa críptica incrustada en un plataformas en 2 dimensiones y con un aspecto poco amigable pero a la vez suave y agradable.

El hecho de que el protagonista sea un niño no es una decisión tomada a la ligera, al igual que en Inside, nos ayuda a ver fragilidad y nos incita a proteger e intentar salvar al protagonista de las horribles muertes. En Limbo las animaciones ya eran bastante sorprendentes y las físicas también tenían su importancia y además bastante.

limbo

Los puzles no son demasiado complicados, pero puede haber alguno que ponga a prueba tu paciencia, recuerdo especialmente uno que incluso en esta versión me ha tenido más de media hora pensando sin querer recurrir a ver la solución en internet. Limbo es en ocasiones un juego de prueba y error en el que deberemos morir una vez para ver alguna trampa escondida en el suelo o para saber que en ocasiones hay que ir rápido en la dirección opuesta por qué una bola enorme al estilo Dark Souls se nos viene encima.

Sigue sorprendiéndome el primer encuentro con la araña y la mecánica de la larva incrustada en la cabeza que te impide elegir la dirección del protagonista hasta encontrar un rayo de luz que te hace dar la vuelta para seguir de nuevo obligatoriamente en dirección opuesta. Por contra, lo que se hace un poco pesado a estas alturas de la película, es la interacción con interruptores y cajas, algo muy superado. Limbo explotó los planos con sus tonos lumínicos y sus planos únicos en 2 dimensiones, ampliándolos cuando la escena o el tamaño del escenario lo requería y experimentando con esa nueva narrativa visual y por qué no decirlo, utilizando el recurso del diseño por sustracción.

Para acabar, diré que a mí el final me gustó y me sigue gustando mucho y lo defenderé sobre todo por el momento en el que salió y lo que se consiguió entonces con esta obra. Si por el motivo que sea nunca has jugado a Limbo y te interesan mínimamente los títulos independientes, aquí tienes a uno de los precursores y más influyentes para todo lo que vino después.

Inside

Si en Limbo destacaba como se explotaba el escenario en 2 dimensiones para utilizarlo como vehículo narrativo, en Inside todo se multiplica por mil, con unos fondos más amplios y profundos que están transmitiendo continuamente mensajes claros, están contándonos una historia de la forma más explícita y visual posible, en Inside todo es mucho más que en Limbo y ahora sí, el estudio Danés se desmelenó para ofrecer un título potentísimo a nivel narrativo y con un mensaje menos difuso aunque con lecturas muy distintas para los usuarios.

Ciencia, tecnología y control social son los temas que envuelven a este excelente título que dará que pensar a los que lo jueguen. Jugué a Inside el día de su lanzamiento en Xbox One, tenía unas ganas enormes de saber cómo habían crecido en Playdead, y vaya que si lo habían hecho, hoy en día me sigue pareciendo uno de los mejores juegos de lo que va de generación y seguramente estará dentro de mi top 50 de la historia.

Para justificar tal afirmación empezaré paradójicamente por el final, Inside tiene un desenlace apoteósico, de los que te hace pensar y además muy potente en el plano contemplativo, pues nos deja recrearnos en la bochornosa imagen para que pensemos en lo que acabamos de vivir.

Cuatro horas de in crescendo máximo hasta el momento álgido que acaba por levantarte del sofá y aplaudir, y sé que esto es un tópico, pero pocas veces más lo he hecho, quizás en Portal 2 (aquí nuestro análisis) y Journey (aquí nuestro análisis) que recuerde ahora mismo. Es un juego de una violencia intrínseca por la narrativa, es un título que te hace sentir asco y sobre todo es una de las distopías más bien paridas e inteligentes mostradas jamás en el medio.

Inside

Me impacta y mucho todo lo que se cuenta en pantalla simplemente de fondo, lo dramático de la situación y lo jodidamente horrible que es el mundo de Inside, donde no se duda ni un instante en soltar al niño a los perros para que lo devoren o con la frialdad que los enemigos estrangulan al otra vez protagonista niño.

Playdead es muy inteligente y osado a la hora de contarnos historias, por eso lo tengo en mi propio pedestal de estudios a seguir de forma casi religiosa, son únicos en la especie por qué nos cuentan historias bien narradas y no perecederas. Técnicamente es un escándalo, incluso en Switch donde baja la resolución y el framerate, aun así, el agua se sigue viendo escandalosamente real, la iluminación es una extensión de la transmisión narrativa y en general la parte audiovisual es de locos.

Cuando me refiero a estudio top no es una opinión subjetiva, es una realidad subyacente que emerge a base de trabajo por parte de Playdead y se encuentra en cada detalle de sus obras, otra prueba se encuentra en lo ambicioso de las animaciones del chico y la interacción con los escenarios, como en los títulos de Naughty Dog, todo va un paso más allá y vemos como se apoya en las paredes o se mueve con una realidad casi enfermiza.

Hay momentos para enmarcar como cuando caes entre una maraña de personas que están formando una fila y tienes que andar, pararte, saltar o girarte cuando lo hacen todos, mientras los que se supone que están al mando de todo miran la escena eróticamente, como si fueran público en el teatro viendo algo que les hace sentir satisfechos por haber pagado la entrada, se les ve tan atentos a lo grotesco de la imagen y desprenden un poder de superioridad que asusta, la escena tiene una fuerza increíble y a la vez horrorosa y fetichista en el peor de los sentidos, además entre los mirones hay niños y adultos por lo que todo cobra más repugnancia.

Inside

Inside es un trabajo de orfebrería y una auténtica obra maestra que supera en todo a su antecesor y un título único al que debes jugar sí o sí. Si por mi fuera no puntuaría a Limbo en este análisis por qué hoy en día es más difícil de valorar, pero con Inside lo tengo claro, ahora y siempre será un juego perfecto en lo que intenta transmitir y como lo hace, además pensaba que no encajaría bien en la faceta portátil y no podía estar más equivocado.

Inside encaja bien en cualquier plataforma y además es atemporal y apoteósico, deberías guardarlo en tu estantería al igual que tu libro o peli favorita y enseñárselo a las futuras generaciones para que vean el futuro en el pasado.

    • Son dos juegazos, Limbo me encantó y todo lo que he leído de Insade me ha gustado.

      La verdad es que siempre me han gustado este tipo de propuestas, como todo lo fresco y original que se aparta de lo de siempre, pero últimamente me atraen más que los AAA… que me dan pereza.

      También es cierto que llevo tiempo sin jugar en serio, aunque sigo coleccionando. De hecho, Limbo y Rime (otra maravilla) son de los últimos que jugué junto con alguna “rareza” en forma de aventura gráfica, que me siguen flipando… y ya he conseguido todas las que buscaba, incluido el estupendo Gray Matter.

      Los tiempos cambian y mi vida lo ha hecho profundamente en los últimos 2 años.

      • Tienes el pack de los dos juegos en físico por 15€ en amazon (xbox one). Si no has jugado a Inside, y te gustó Limbo, estás tardando en pillarlo.

        Para mi, lo mejor que he jugado esta generación.

        • Gracias, amigo, lo tengo ya localizado por 20 pavos nuevo PAL España tanto en ECI como en GAME y en esta segunda tengo pasta de sobra en la cuenta (vendí 50 juegos hace poco). No lo he pillado ya porque no había nada más que me interesara y quería aprovechar el envío por si bajaba alguno de los que espero, pero como no lo hagan esta semana me lo pillaré. 😉

        • Seguro, amigo, me encantan este tipo de juegos; ya digo que las propuestas habituales cada vez me aburren más.

          Precisamente esta tarde lo he pedido en GAME junto con el Syberia 3, que lo habían rebajado a 20 pavillos… cuando por ahí se le ve muy poco y bastante más caro incluso de segunda mano.

Deja un comentario