Las motos vienen a redondear la jugada Driveclub

Una de las muchas sorpresas que nos deparó el pasado Paris Games Week fue sin duda el anuncio y simultánea puesta a la venta de DriveClub Bikes, como juego independiente o como expansión del título original si ya teníamos este.

Driveclub Bikes

Evolution Studios adapta su particular propuesta al mundo del motociclismo con el mismo estilo y buen hacer. ¿Qué pueden esperar nuestras PS4 con la llegada de las supermotos a sus circuitos? DriveClub encajaría en lo que podríamos definir como un slow burner, uno de esos escasos títulos que de primeras parecían quedarse por debajo de las expectativas pero que luego, a base de actualizaciones periódicas, ha logrado superar su estreno agridulce y arreglar la mayor parte de sus problemas sin dejar de añadir contenido, tanto gratuito como en forma de DLC, convirtiéndose en una opción más que notable para los usuarios de la consola de Sony. Intentaremos centrarnos en las particularidades y pormenores de la expansión en sí, sus modos de juego y la recreación y manejo de las motos. Todo lo referente al original ya está discernido al detalle en su análisis a tres bandas del año pasado por parte de Ray, Tibu y Juantxi.

Quizás resulte un tanto más problemático recrear de forma acorde la conducción de una moto frente a la de un vehículo a cuatro ruedas pero la labor del estudio para tal fin es encomiable. DriveClub se caracterizaba en su propuesta jugable por su genial sensación de velocidad y por estar a caballo entre una formula más arcade y la de simulación, pese a la prevalencia de la primera. Dichas sensaciones se trasladan a la perfección al manejo en las dos ruedas aunque este necesite de ser un tanto más cuidadosos y precisos en nuestras acciones, con lo cual aumenta por ello también el nivel de exigencia.

Toca dedicar muchas horas a dominar las curvas y así poder apurar al máximo cada trazada, aprendiendo como balancearnos de forma adecuada sobre la moto. Una vez que se consigue cierto dominio, conducir comienza a resultar una auténtica delicia aunque costará bastante más hacerlo en las cámaras en primera persona. Respecto a esto último, dispondremos de un total de seis vistas: cuatro en primera persona (observando de forma directa la carretera, desde el morro o del cuadro de mandos, a través o no del visor del casco) y dos en tercera, una más cercana y otra más alejada.

Driveclub Bikes

162 estrellas (de plata en el nivel fácil y doradas en el normal, tras la última actualización) serán las que nos aventuraremos a conseguir en el Tour de la nueva expansión. Una cantidad nada desdeñable si tenemos en cuenta las 225 de su equivalente en el juego principal, casi ¾ de estas. Por supuesto, a nuestro alcance estará crear un evento a nuestra medida con las características que definamos o, si lo preferimos, competir en uno aleatorio. Entre las pruebas a las que nos enfrentaremos se mantienen las carreras, mano a mano con el resto de motoristas, y las contrarreloj pero los desafíos de derrape han sido sustituidos por pruebas de habilidad en las que la puntuación vendrá dada por nuestra destreza a la hora de realizar caballitos, ya sea los convencionales levantando el morro o los invertidos frenando y levantando la rueda trasera.

Todos estos retos para conseguir las tan preciadas estrellas, que nos permitirán a la vez tener acceso a más y más pruebas, logran picar con facilidad el orgullo del jugador, haciendo que reinicies de forma infinita hasta lograr hacerlo bien, puro vicio. Dispondremos de igual manera de los múltiples eventos del multijugador, cuyas carreras comienzan literalmente cada minuto, o de nuestra sala privada configurada a nuestro gusto para competir con nuestros amigos. Por desgracia, las salas públicas no parecen estar muy pobladas y por ello existe cierta tendencia a competir sólo con unos pocos jugadores. Por no hablar de que resulta poco común encontrarse con lluvia o suelo húmedo entre los condicionantes de las carreras que se ofertan.

Driveclub Bikes

Doce son las Super Bikes a desbloquear en esta expansión, aunque ya hay alguna más disponible si pasamos por caja. Marcas como BMW, Honda, Kawasaki, Ducati o Yamaha verán sus modelos licenciados con todo lujo de detalles, cada una con sus atributos que las harán más o menos adecuadas para según qué recorridos. Hubiera sido de agradecer contar con alguna más en el elenco pero desbloquearlas todas nos llevará realmente bastante tiempo. Para decorarlas y personalizarlas a nuestro antojo utilizaremos tanto motivos ya adquiridos como otros nuevos diseños y patrones propios de Bikes que iremos consiguiendo a medida que sumemos puntos. A nuestro piloto también lo podremos personalizar ligeramente en algunos parámetros, eligiendo su género, rostro, su mono y su casco de entre los existentes, no muy numerosos.

Volveremos a visitar las ubicaciones ya conocidas del juego principal, incluyendo los circuitos y tramos de Japón que fueron añadidos de forma gratuita a principios de este 2015 que ya da sus últimos coletazos. Se echa de menos alguna localización novedosa creada expresamente para llegar a la par con este DriveClub Bikes pero gracias al juego que ofrecen las múltiples posibilidades meteorológicas del motor gráfico han logrado que los escenarios luzcan como nunca y que elementos como el agua y la lluvia nos compliquen la vida de manera notoria, haciendo que no tengamos una sensación de déjà vu demasiado marcada. No podemos olvidarnos de comentar que toda la experiencia que obtengamos compitiendo se sumará a nuestro nivel personal y al de nuestro club, tal y como si estuviéramos haciéndolo con los coches. Eso sí, para los amantes de los trofeos, Bikes trae consigo su propio Platino.

Entrando en el propio apartado técnico, este destila todas las virtudes del original, incluyendo los alucinantes efectos atmosféricos que se añadieron cuando el juego llevaba ya unos meses en las tiendas. Son por si solos un espectáculo grandioso pero unidos al sistema de iluminación tan realista (con algún fallo puntual proyectando alguna sombra en uno o dos escenarios puntuales) del que hace gala el motor del juego, con esos ciclos tan cuidados día/noche que cambian por completo como luce el escenario, el resultado gráfico es apabullante. Tampoco faltan cientos de pequeños efectos para dar viveza y verosimilitud a los charcos o al movimiento de las motos, dejando su huella en la calzada y salpicando al pasar o con las gotas en el visor del casco cuando juegas en primera persona… casi desearas que llueva y truene durante la prueba que te toque disputar, aún a riesgo de quedarte mirando embelesado el paisaje.

La recreación de las motos, con mimo en los pequeños detalles, cumple también el estándar que se ha puesto la first party de Sony en esta generación. Del conjunto de todo ello tiene a bien aprovecharse el modo foto, fruto de otra de las actualizaciones posteriores del DriveClub a su salida oficial, donde podremos trastear con multitud de ángulos de cámara y filtros que convertirán esta utilidad en un proveedor de infinitos fondos de escritorio para tu ordenador o te harán compartir las mejores capturas del mundo de las dos ruedas en las diferentes redes sociales.

Driveclub Bikes

Los efectos sonoros mantienen del mismo modo el nivel visto con los turismos, destilando la calidad esperada. Se mantiene sin novedad, esta vez por desgracia, la anodina banda sonora en los menús y la ausencia de esta durante las carreras con la idea de potenciar la presencia del propio sonido de los motores. Por suerte, se convierte con ello, en mi opinión, en el título perfecto para disfrutar junto a la aplicación de Spotify de PS4. Confieso que en más de una ocasión me he sorprendido reproduciendo alguna playlist con los temas de Forza Horizon 2 (Turn 10 Studios, 2014) de Xbox One en la búsqueda de una gran banda sonora que pudiera encajar con el juego. Un pequeño placer.

DriveClub Bikes se convierte por meritos propios en un muy buen añadido para un título cada vez más redondo, aunque no es necesario tener el original si queremos jugar a este por separado. Mantiene intacta la capacidad de enganche, que te atrapa horas y horas, a la vez que eleva un tanto la exigencia en la conducción para poder sacar todo el rendimiento de las doce supermotos hasta obtener las 162 nuevas estrellas disponibles. Si disfrutaste con DriveClub o este te dejó con la boca abierta, con Bikes lo volverá a lograr. El pique y la diversión más accesible están asegurados con la expansión de este portento gráfico que es la obra de Evolution Studios. [80]

Sello de Calidad AKB

  1. Esto me recuerda al gran Project Gotham Racing 4. Aquel sí que era un juego 10. Ojalá recuperen la franquicia algún día.

    Sobre este, supongo que ante la espera de GT antes o después sacaran una edición completa y terminada de pulir.

    • ¿Que le veis a la saga PGR? y si; yo tambien he pensado en PGR4 al ver el titular y la imagen …..

      Por lo demás bien para quien tenga el juego y le gusten las motos, seguro que lo disfrutará …..

      • Yo sólo he jugado a PGR3 y 4 y creo que éste ultimo lo tenía todo. A lo que muchos aspiraban (incluso hoy), PGR ya lo ofrecía y llegó a un punto de perfección y diversión con el 4 que pocas veces he sentido en un juego de carreras. Una cosa que le diferenciaba era el control y gráficamente llegaba a un nivel y detalle de 10.

    • Gracias por pasarte a comentar, Sendoh.

      Yo también lo veo muy posible. Con todo el contenido que hay ya da para sacar una edición nueva que lo recopile todo y a un precio competitivo. Supongo que estará en los planes de Sony, más pronto que tarde.

      ¡Un saludo!

  2. Muy buen análisis, extenso y detallado, el más completo que he leído sobre DC Bikes. Felicidades.

    Un par de apuntes:
    1) Para los que tengáis el juego y dudéis sobre comprar o no esta expansión. Ahora es posible desbloquear una moto KTM de forma gratuita subiendo al máximo la afinidad con el coche de la misma marca. Así podéis probar este tipo tan distinto de conducción.
    2) Siento repetirme, pero Driveclub es mi juego favorito de los últimos 2 años, y al que más tiempo sigo dedicándole y poco o nada tiene ya por pulir. Por el precio actual (o las ofertas) a poco que te gusten los coches (a quien no) os recomiendo haceros con el. Como todo, esto son gustos personales, pero siento a este juego se le ha hecho de menos injustamente. En mi top de arcades ya ha superado a PGR4 y a F-Zero GX.

    Saludos.

    • Yo he disfrutado muchísimo tanto de Driveclub como de Bikes.

      Creo que al juego le debió de penalizar de inicio no contar con algunas opciones como los efectos atmosféricos o el modo foto, que llegaron a los pocos meses con las actualizaciones, y el desastre de los servers cuando lo pusieron a la venta.

      Eso unido al retraso indefinido de la versión Plus que mucha gente esperaba como agua de mayo. Pero lo cierto es que con el paso del tiempo el juego ha llegado a un gran nivel, es de los pocos que tras un mes o dos vuelvo a retomar por el simple placer de echar unas carreras, aquí siempre apetece. Es un título que cualquiera con la consola debería tener muy en cuenta.

      Muchas gracias por tu opinión y pasarte a comentar.

  3. Buen analisis.

    Yo de momento, paso. De haber incluido algunos circuitos nuevos, me abria sentido tentado, pero asi no.

    Es un titulo que me sigue aburriendo hasta la extenuacion. Mucho dlc, coches y pruebas, pero correr siempre en los mismos (y ridiculamente excasos) circutos como que no, por mucho que me gusten las motos.

    Drive Club, ese juego del que mola mas capturar fotos que jugar.

        • Tu le tienes mania al juego, reconocelo de una vez, el juego es de los pocos que siguen ahi rodando regularmente en la consola, y puede que las 6 locaciones te sepan a poco, pero la mecanica arcade de la conduccion es tan satisfactoria que la verdad tu argumento me parece menor. Lo considero el complemento perfecto para mi forza 6, conducción arcade dificil de dominar, y el online con amigos es brutal, supongo que saldras ahora con que FH2 esto y lo otro, y te dire que el juego esta acabado, la gracia de Driveclub radica en la conduccion, no en el esquema de mundo abierto de FH2 donde deboras retos como si de coleccionables se tratara y hasta ahí te llego, pero bueno, sigue sacándole retos y demas, si es que queda algo.

    • Gracias por tu comentario, Roswell.

      Yo también he echado en falta que metieran alguna zona más pero, como comento en el texto, gracias al juego que da aquí el motor con la diferente iluminación según la hora del día y los efectos atmosféricos, da la suficiente variedad a los escenarios ya existentes para que no se hagan demasiado reiterativos. Es cierto que a fin de cuentas es el mismo circuito o tramo el que recorres pero ayuda para no cansarte tan fácilmente de él.

      Sé que es mi caso pero yo sí me lo he pasado inmensamente bien jugándolo, tanto el principal como este Bikes.

      ¡Un saludo!

  4. Buenas!!

    Despues de darle bastante cera a Driveclub Bikes (y al normal todo sea dicho) ¿A nadie le recuerda al Motoracer de Playstation?. Está claro que este era mucho más locura que Driveclub, pero tuve un flashback muy serio a este :P.

Deja un comentario