Análisis de Hard Cops Uprising para Xbox 360




En un mundo poblado por ultima generaciones, gráficos de alta definición, sonido envolvente y 3D llega, de la mano de Arc System Works (creadores de la saga Guilty Gear y Blazblue), una vuelta a los orígenes de un género que nunca debería haberse perdido: Hard Corps Uprising.

El argumento no importa demasiado, un malo maloso quiere hacerse con el mundo y tu junto con tu compañera rebelde debes luchar para acabar con la dictadura actual. Los MPoints pagados tampoco importan, tu y yo sabíamos que es una buena compra, y el tiempo que vas a desesperarte por pasarte el juego sabes que va a provocar problemas en tu vida real… pero sabes que todo esto merece la pena.

Analizar un juego como este es echar la vista atrás y recordar grandes títulos del pasado como Metal Slug o Contra/Probotector donde eran los reyes del género y de nuestro tiempo con esas misiones interminables y su dificultad a prueba de noobs.

Hard Corps recoge con buena mano esa herencia en un titulo que aporta unas animaciones y música firma de la casa Arc System pero que se nota que aun después de la incursión del Guitly Gear Isuka es un género que todavía no dominan al 100%. Tendremos bastantes enemigos por pantalla, bosses de fase gigantes, power-ups y cofres escondidos, luces y explosiones por todos lados y sobretodo una dificultad digna de un título de esta clase.

Inicialmente podremos llevar 2 personajes (1 player o 2 players), aunque hay DLC para llevar los otros 2 que aparecen en la intro del juego. La única diferencia entre ellos es la cantidad de vida y poca cosa mas. El juego consta del modo arcade, donde es todo un reto para aquellos amantes de la dificultad extrema, donde no podemos variar de los ajustes predefinidos y el modo Uprising, que permite subir niveles al personaje o armas según los puntos que ganemos durante el juego.

Las fases son enormemente largas y los power-ups ayudan a deshacernos de los enemigos mas molestos. Durante los niveles hay cofres escondidos que se activan al pasar por delante donde nos recompensarán con medallas (coleccionadles), vidas o power-ups especiales. Contamos con la habilidad de poder correr por las fases, sin entretenernos a disparar hasta llegar al boss de turno, cosa que, una vez muertos varias veces, se agradece llegar mas rapido al punto donde lo dejamos.

Hard Corps Uprising tiene puntos negativos que no me esperaba y que creía que actualmente subsanados por cualquier estudio. Los personajes van un poco lentos caminando por las fases, el control con el stick analógico es desquiciante y unido a un extraña configuración de botones inicial, desmerecen las primeras partidas peligrosamente. Una vez configurados los botones y jugando con la cruceta el juego revive exponencialmente. Las animaciones y la música son realmente buenas con ese estilo manga que caracteriza al estudio.

Personalmente Hard Corps Uprising me ha encantado, ese aire retro y esa dificultad hace que respire amor por los 16 bits. La experiencia engrandece hasta límites insospechados cuando lo juegas con un stick arcade. Seguramente un juego que pasará desapercibido, excepto por amantes del genero o nostálgicos, debido a su precio y sus dlc que deberán estar incluidos de serie. [8]

Deja un comentario