Asistimos a la presentación de Dive: The Medes Island Secrets

El miércoles 26 de mayo nos pasamos por el Bar El Doblón, en Madrid, para asistir a la presentación de Dive: The Medes Island Secrets, aunque llegamos una hora antes debido a un retraso cuyo aviso no recibimos a tiempo.

Tras pasar ese rato buscando las tiendas de juegos de la zona y zampar algo, volvimos a este garito temático, caracterizado como un galeón de época, que era el escenario perfecto para enseñarnos el juego.




Contábamos con la presencia de José Antonio Giacomelli, productor en Cosmonaut Games, y Jaume Marin, director de Marketing y Planificación del Patronato de Turismo de la Costa Brava. Quizá no os suene el nombre de los creadores, y es normal porque este es su segundo juego para consolas (el primero fue 5 Spots Party, también para WiiWare). Cosmonaut Games nació en 2001, y se dedica a los juegos para tragaperras y títulos sencillos y casuales en distribución digital, además de distribuir productos para PC en quioscos.

Para el que nos ocupa, el estudio dedicó un equipo de 7 personas durante aproximadamente 5 meses, lo que como ellos mismos dicen, es ir muy rápido. Rápidamente también consiguieron el kit de desarrollo para Wii, en apenas 3 semanas, lo que me llama la atención dado que lo habitual es leer que a cualquier desarrollador le cuesta horrores conseguir estas herramientas de Nintendo.

Dive: The Medes Island Secrets es un juego sencillo y tranquilo, lo que no quiere decir de poca calidad o nivel, cuya característica más destacable, para el que escribe, es la capacidad para transmitir esa quietud y calma de la que hacen gala sus escenarios. Es un plataformas de scroll lateral ambientado en diversos entornos submarinos, siendo el más importante las Islas Medas que dan nombre al título, además de las Caimán o las Bermudas, entre otras.

El objetivo es explorar estos espacios naturales protegidos, declaradas como reserva natural marina, buscando multitud de tesoros y objetos valiosos, muchos de los cuales existieron realmente. De hecho, el juego se sirve de elementos reales para formar la ficción del trasfondo argumental, aunque este no es el punto fuerte del juego, como cualquiera que lo juegue descubrirá.

Hablando de lo que nos ofrece, atravesaremos 10 zonas distintas, cuya totalidad no estará disponible desde la primera vez que visitemos cada una. Deberemos ir mejorando nuestro traje de submarinismo en múltiples apartados con el dinero que obtengamos para poder llegar más lejos y profundo, y así encontrar nuevos tesoros.

Cada área contendrá cientos de reliquias aparte de los objetos principales, lo que añade unas pocas horas al total de vida del juego, siendo de unas 8 para conseguir el 100 %; por si fuera poco, Dives incluye logros, para tenernos enganchados hasta que los consigamos todos.

Desde el principio, el Patronato de Turismo de la Costa Brava se ha mostrado encantado con el proyecto, como repitió varias veces Jaume. En cuanto José Antonio (al que se le ocurrió la idea veraneando por la zona) se lo presentó, les dieron su total apoyo, facilitándoles toda la información que necesitaban, como mapas, la historia de la zona, la flora y fauna, etc.

Además, han subvencionado la campaña de marketing del juego, que según nos contó José, ha debido ser exitosa cuando han salido en la prensa de algunos de los territorios que aparecen en el título, como las islas británicas antes mencionadas.

No deja de sorprendernos la gran contribución de un organismo oficial, como al que pertenece Jaume, a un videojuego, algo sin duda muy beneficioso para ambas partes. En su opinión, la administración publica ha de actualizarse inmediatamente, entrando por ejemplo en las redes sociales, y fomentando iniciativas como la que nos ocupa.

Poco más dio de sí la presentación. Pero Dives es un titulo especial, que aunque modesto, alberga un gran potencial. Por eso, un servidor quiere analizarlo en cuanto sea posible, ya que hasta entrado el verano no estará disponible.

Acabamos agradeciendo a Nintendo la invitación, y recalcando nuestra más sincera felicitación a un estudio pequeño que ha hecho un buen trabajo, así como a un organismo oficial que por fin se ha lanzado al agua, y nunca mejor dicho.

+ fotos del evento aquí.

Deja un comentario