December IGN Pack para Forza Motorsport 4 [Análisis Xbox 360]

Análisis DLC Pack Diciembre de Forza 4

Ha pasado otro mes ya desde el lanzamiento de Forza 4 y además del parche que se aplicó el día 1 de diciembre para fijar algunas mejoras internas del juego en cuanto al tema de subastas y el “abuso” de algunos modelos en los marcadores online, Turn 10 publicó el DLC mensual de pago que prometió al inicio del lanzamiento y que entra como segundo descargable para los que adquirieron el Season Pack de descuento. Su precio es idéntico al del anterior DLC, situandose en 560 MSP (algo más de 5 euros aproximadamente) y de nuevo son 10 coches los que se podrán adquirir si nos hacemos con el IGN Pack de Diciembre al completo. Los coches por separado nos costarán 160 MSP, excepto el Maserati GranTurismo que son 240 MSP, el Suzuki Monster Sport SX4 (exclusivo con la compra del pack completo) y el Mazda que es gratuito.

En conjunto, es un paquete en el que podemos ver 8 coches de clases bajas (F, E, D y C) con un par de coches de competición (GranTurismo y Suzuki), lo que hace un paquete perfecto para preparar modificaciones y subir de nivel la mayoría de coches. Podremos conducir siete automóviles son tracción trasera -todos con motor delantero excepto el Pontiac Fiero-, un par de 4×4 (la camioneta de Ford y el Suzuki) y un “todo alante” como el Scirocco S. El listado de coches es el siguiente:

– 1957 Maserati 300 S (C 420)
– 1967 Chevrolet Chevelle SS-396 (D 329)
– 1977 Ford Escort RS1800 (E 201)
– 1981 Volkswagen Scirocco S (F 102)
– 1986 Alfa Romeo Spider Quadrifoglio Verde (F 145)
– 1988 Pontiac Fiero GT (E 233)
– 2010 Maserati GranTurismo MC GT4 (S 674)
– 2011 Suzuki #1 Monster Sport SX4 Hill Climb Special (R1 878)
– 2011 Mazda RX-8 R3 (C 411)
– 2011 Ford F-150 SVT Raptor (D 280)

El Mazda RX-8 R3 de 2011 es en esta ocasión el coche gratuito del pack. Se trata de un coche de clase C con pocas mejoras respecto al modelo de 2004 que aparece en el juego: algo más de aceleración e índice de rendimiento, algo menos de peso, potencia y par. Como ya saben los fans de la marca japonesa, se caracteriza sobre todo por su motor Wankel rotatorio sin pistones que le hace tener un sonido muy peculiar y próximo al de una moto dada su alto indice de revoluciones por minuto. Es un coche muy fácil de llevar y cómodo de conducir, con el que rápidamente puedes bajar tiempos en coches no tuneados en esa clase o dedicarte a mejorarlo para clases mayores. Pero si lo miramos con detenimiento, es demasiado parecido al modelo que ya aparece en el juego, con lo que se agradece su gratuidad, al igual que ocurrió con el Scirocco R en el pack de noviembre.

Forza 4 Mazda RX8 R3  2011

El paquete está repleto en esta ocasión de coches clásicos. Hasta seis podremos encontrar. Quizás la joya de la corona, en el papel, sea el Maserati 300 S de 1957, todo un mito del automovilismo mundial, con el que consiguieron victorias leyendas como Juan Manuel Fangio, Carroll Shelby o Sir Stirling Moss plantando cara a los Ferrari de la época. El coche es un “abuelete” de 3 litros y 260CV de potencia, capaz de alcanzar más de 280km/h y acelerar de 0 a 100 en 4,2 segundos… ¡Y eso en un coche con más de 50 años!. Es una delicia conducir este descapotable desde la cámara interior y escuchar su motor, pero al igual que le ocurría al Chevrolet del anterior paquete, se hecha de menos un poco más de nostalgia al conducir este tipo de vehículos. No pega ese casco y esos guantes tan modernos conduciendo ese volante. Lo que demanda son unos guantes de cuero, un semi-casco y unas gafas de aviador y hasta si me apuras, un cambio de texturas, color o iluminación cuando lo conduces (¿que no molaría ponerlo en blanco y negro el juego?). Este coche pide a gritos tener su versión Autovista, Como muchos coches antiguos, una pieza de coleccionista con la que recrearte conduciendo o tirando fotos. Eso si, a cambio del millón de créditos que cuesta en el juego.

Forza 4 Maserati 300 S

Y hablando de Chevrolet, otro de los clásicos es el “Chevy” Chevelle SS-396 del 67. Si sois de los que odiáis los muscle americanos en los juegos de coches, sabed que os comprendo muy bien. La mayoría no son más que “barcazas” que solo saben ir rápido en rectas largas y girar con el freno de mano. Sin embargo, este viejo Chevy tiene una excepción: es sorprendentemente divertido. No es que tenga un sonido brutalmente masculino como la mayoría de sus paisanos de época, pero puedes dominar sus continuas “idas de cola” con mayor facilidad de lo acostumbrado, no frena mal y la potencia que tiene y sus cuatro marchas, lo hace -como siempre- un candidato ideal para los buenos preparadores. Una grata sorpresa dentro del pack.

Forza 4 Chevrolet Chevelle SS-396

Tenía muchas ganas de conducir el Ford Escort RS1800. Uno de los mitos del Campeonato Mundial de Rallies, lo tenía a la altura de coches como el Fiat 131 Abarth, Lancia Stratos o los BMW 3.0 CSL o 2002 Turbo E que ya aparecen en el juego, que son de esa misma época (más o menos) y que son realmente divertidos de conducir, pero la verdad es que me ha decepcionado un poco. Lo primero que notas es que es un coche al que le falta bastante estabilidad en curva y por tanto es complicado conducir (pide barras estabilizadoras a gritos). Es demasiado blando de suspensiones y tampoco es que sea muy rabioso en su conducción. Es carne de cañón para los diseñadores de réplicas y no deja de ser bonito conducirlo, pero transmite menos de lo que pensaba.

Forza 4 Ford Escort RS1800

Pasemos a hablar de clásicos de otra época: la de los 80. Los dos clase F de este paquete. El VW Scirocco S de 1981 en principio se me antojó demasiado. Ya tenemos un Scirocco y ya nos pusieron otro en el anterior DLC, es decir, tres “Sciroccos”. Además, con tan solo 102 puntos de rendimiento (recordemos que el Lupo/Fox del juego tiene tan solo uno menos), el “abuelo” de los actuales Scirocco, me sonaba a castaña en plan DeLorean. Pero no. Sorprendentemente me ha encantado conducir esta vieja chatarra. Tiene un sonido que me recuerda a los coches que llevaba mi padre en mi niñez (sobre todo cuando lo petas de revoluciones) y con la configuración de serie, le saca casi dos segundos por vuelta al Lupo -en el circuito donde suelo hacer las pruebas-, siendo más pesado y teniendo menos potencia. Podría ser una joya en potencia para los preparadores como lo es el Golf MKII.

Forza 4 Volkswagen Scirocco S

El Alfa Spider del 86 sin embargo se ha mostrado mucho más tranquilo de lo que esperaba. Bien es cierto que en ocasiones culea demasiado, pero su filosofía se basa más en el tema de disfrutar de la conducción con este viejo italiano descapotable. Otro candidato a hacer fotos de escándalo para las galerías en los bellos parajes de Rally di Positano por ejemplo. Sinceramente no creo que tenga mucho recorrido, pero el coche es precioso y fácil de dominar.

Forza 4 Alfa Romeo Spider Quadrifoglio Verde

Acabando con los clásicos de los 80, tenemos el Pontiac Fiero GT del 88, que es de todo, menos lo que su nombre indica. Aburrido hasta decir basta, cogió en una época a Pontiac en la cual no es que sacara unos modelos extraordinarios (desde el Firebird Trans Am, más conocido como KITT en El Coche Fantástico). No culea como un muscle, tienes que llevarlo petado de revoluciones para hacer algo con el, no transmite nada y su sonido tampoco es que sea nada del otro mundo. Es con todo, uno de los peores coches del pack.

Forza 4 Pontiac Fiero GT

¿Y por qué digo uno y no el peor coche del pack?. Porque realmente el peor ya me esperaba cual iba a ser: el Ford F-150 SVT Raptor. Volviendo ya a los coches actuales, sigo sin entender la manía de meter camionetas, SUV y demás vehículos 4×4 por muy de moda que estén en un juego que se trata de conducir coches que te produzcan determinadas sensaciones. Mi sensación hacia este tipo de vehículos es de rechazo absoluto, si se trata de eso. Es un “camión” de más de 2,5 toneladas que no hay quien mueva, que no hay quien frene y que en un juego de estas carácteristicas, solo sirve para ponerle faros superiores como si fueras a un safari con alguna de las mejoras, o bien para que haga de portero en los partidos de fútbol online. Lamentable.

Forza 4 Ford-F-150-SVT-Raptor

Nos quedan por tanto los dos coches deportivos: El Maserati GranTurismo MC GT5 y el Suzuki Monster Sport. El primero de ellos es un buen coche que no destaca en demasiadas cosas, pero tampoco las hace mal y además no olvidemos que debajo del capó tiene un motor origen Ferrari. Mejora bastante al modelo de calle – como es normal – y no es complicado controlar la trasera cuando tiende a irse, aunque le falta algo de chicha, que quizás haya que buscar en mejoras mecánicas y aerodinámicas. Pero es un Maserati: bonito, caro y siempre tiene estilo.

Forza 4 Maserati GranTurismo MC GT4

En cuanto al Suzuki… bueno, un coche de clase R1 que solo sirve para un circuito: Fujimi Kaido. Si los viejos del lugar tenéis un poco de memoria, en los Gran Turismo de PS2 ya apareció un Suzuki de estas características, especializados en las carreras de subidas de montaña, sobre todo a la clásica Pikes Peak. Son una auténtica bestialidad de potencia, potencia y más potencia dentro de una caja de cambios con las relaciones cortas y unos neumáticos desorbitados. No tienen nada que hacer contra las “barquetas” de la categoría R1 (solo puedes perder con estilo, como decían en los foros) e incluso un coche bien preparado hasta la categoría R1 podría batirle sin problemas. ¿Por qué?, Fácil: No hay quien lo maneje. Cuando recordaba el tema de Gran Turismo, los que lo hayan fijado en su memoria, seguro que les ha venido a la cabeza carreras convirtiendo curvas en rectas al no poder girar y seguir acelerando sin problemas contra-raíl. Bien, si quitáramos los daños en Forza… la táctica sería la misma. Un coche al cual solo le puedes sacar provecho en un entorno, difícilmente es rentable y más este, que solo puedes conseguirlo si compras todo el pack, ya que no se vende por separado.

Forza 4 Suzuki #1 Monster Sport SX4 Hill Climb Special

Por tanto de nuevo y como suele ocurrir en los paquetes de Forza, coches para todos los gustos, pero en general con la dicotomía de si te sale más barato comprar 2 o 3 coches o directamente todo el pack, aunque te lleves 7 que no vayas a utilizar nunca o casi nunca. Si quitamos el clásico Maserati 300 para presumir en el garaje, el resto de coches tienen sus pegas y ninguno es un “must have” dentro de la lista de coches deseables, aunque siempre puedes encontrarle acomodo a alguno. [6]

Deja un comentario