Los videojugadores son más propensos a darse a la bebida, ignorar a su familia y tener una baja autoestima

Eso afirma un estudio publicado por el Telegraph del Reino Unido. Y yo afirmo que es mentira, ¡cabrones! y si no me hubiera bebido ya cinco carajillos esta mañana y un par de cervezas con el montadito del almuerzo iba a ir para allá y os ibais a enterar.

null

Imagen que ilustra la entrada “videojugador” en el diccionario de la RAE


No sé escribir muy bien, y tampoco soy muy guapo y no me quiere nadie, pero puedo resumiros la noticia: según los científicos, aquellos que pasan largas horas intentando conseguir “top scores” son los que están más cerca de sufrir las consecuencias. Afirman que los jugadores habituales son más propensos a beber alcohol y a tomar drogas que otros.

La investigación se había realizado entre más de 800 universitarios y la mayoría de los varones a los que preguntaron, un 55 %, eran jugadores regulares, que usaban la consola cada día. Sin embargo, sólo el 7 por ciento de las mujeres admitían jugar con esa frecuencia. Sin embargo, las videojugadoras tenían síntomas de tener una baja autoestima, algo que no se puede comprobar entre las personas del sexo masculino. Y yo me pregunto, ¿cuál es la causa y cuál el efecto?

Además, los videojugadores tienen un 10 % más de probabilidades de darse a la bebida y tomar drogas que quiénes no juegan con frecuencia. El porcentaje se incrementa hasta el 33 % si hablamos del consumo de cannabis (¡a qué tienen razón!).

Además, según se incrementa el tiempo de juego, decrece la calidad de las relaciones con amigos y familia, aunque sus efectos no son dramáticos. Afortunadamente uno de los profesores del estudio establece una conclusión más lógica: “podría ser que los adolescentes se quiten de las relaciones sociales para jugar videojuegos o que la gente que tiene problemas con las relaciones sociales encuentre en ellos otra forma de pasar el tiempo. Creo que ambos factores se retroalimentan”.

Y atentos, que afirman que el próximo estudio irá dedicado a ver si los juegos causan daño a las relaciones “románticas”. A follar, vamos. Y os dejo ya que me tengo que ir a hacer la comida, porque como ni mis padres me hablan ya…

  1. Claro que nos emborrachamos y nos inflamos a pastillas tambien , total que mejor sensacion que ir mascao en casa y borracho perdio para no atinar ni en el arcoiris con la francotirador … ?

  2. Pff, vaya parida. Yo tengo otro porcentaje. El 97’6% de gente que hace estudios no tienen amigos por que los perdieron al estar preguntando tonterías a todos sus amigos. El 80% de la gente sabe que los porcentajes son inventados, XDD

  3. Totalmente cierto, como todos los “clichés” o “etiquetas” que tanto nos gusta importar por estos lares… Ay! omaa! esos porcentajes, como nos ponen (cuñaaao!).

    Desde finales de los 70 -que fue cuando puse por primera vez mis manos sobre los mandos redondos de una mesa de Pong- soy alcohólico, paso tan olimpicamente de mi familia que no sé ya ni si tengo y, por supuesto, descubrí que soy la persona más despreciable sobre la tierra… Joder, y eso que sólo la toqué! si llego a echarme una partidilla a buen seguro que a día de hoy soy cuando menos un asesino en serie de panaderos belgas llamados Jean Pierre.

    Uff, que peligros encierra este mundillo de los videojuegos…

  4. Pero le van a ir a preguntar a un universitario?? Si todos mis colegas estan todo el dia pensando en juerga!!! Y ninguno juega tanto como yo, que dicho sea de paso, no suelo beber mucho (3 copas por noche es mi record).

    En fins.

Deja un comentario