Age of Empires III Definitive Edition: un análisis desde el vacío

Siempre me gusta revisar otras páginas del medio en busca de análisis para poder comparar mis opiniones con otros compañeros y Age of Empires III Definitive Edition no ha sido una excepción. Sin embargo, el punto de partida de todos ellos ha sido la comparativa con su versión original, a la cual servidor no pudo jugar en su época. Vamos a la aventura.

Age of empires iii definitive edition

Hablemos de Age of Empires

No es que jamás haya jugado a Age of Empires. Es, de hecho, una de mis sagas favoritas de estrategia y una a la que con que a partir de los seis años eché horas y horas tomando sin permiso el ordenador de mi padre cuando el no estaba en casa. Adoraba, aunque fuera rematadamente malo, pasar las horas intentando liberar al pueblo escoces o salvando Francia. Pongo hincapié en intentar porque solo conseguía a lo sumo un par de misiones y entonces me cansaba de que me destrozaran a mis pobres franceses esos malvados ingleses contra los que mi infantil condición no tenía nada que hacer. Menos mal que años más tarde solucioné la papeleta con un recopilatorio que «regalé» a mi padre y que incluía tanto Age of Empires II con las expansiones como su precuela. Me costó una barbaridad pero esa vez conseguí completarme la campaña.

Por tanto la llegada de este recopilatorio me vino de perlas. Un Age of Empires que jamás había tocado, ambientado en la época de los exploradores y que, gracias a ser una edición definitiva, incluye una cantidad de mejoras gráficas, sonoras y jugables que por lo que he podido constatar en los dos apartados dan al juego una nueva vida. Gráficos que aceptan 4K y hacen al juego lucir increíble y una banda sonora que destaca por si sola, un gustazo para nuevos y viejos jugadores que entren a Age of Empires III Definitive Edition.

Age of empires iii definitive edition

Yendo de nuevas

Sobre las mejores de jugabilidad no puedo hablar así que me he enfrentado al juego con total desconocimiento. Nada más comenzar el menú es algo que me ha sorprendido: radicalmente distinto a su precuela nos presenta además el llamado modo Ciudadela. Estas representan la capital de la civilización con la que estemos jugando y, a medida que vayamos subiendo de nivel (una novedad también muy llamativa) podremos añadir cartas a un mazo que supondrán una autentica ventaja a la hora de iniciar una partida. Al principio es algo extraño, sobre todo para un jugador que venga desde Age of Empires II, pero una vez te acostumbras puedes ver el valor (y la hermosura) de las ciudadelas y aprenderá a usar las cartas de maneras más y más óptimas.

Este es uno de los cambios más llamativos que he encontrado, pero uno que he agradecido bastante es el modo El Arte de la Guerra. Si en la precuela la campaña escocesa servía a modo de tutorial, El Arte de la Guerra realiza la misma función pero añadiendo una serie de objetivos de tiempo con los que obtener una medalla u otra en función del tiempo que tardes en completar el escenario. Llevaba años sin jugar a la saga y vienen muy bien tanto si eres un novato, quieres quitarte el polvo un poco o simplemente quieres retarte a ti mismo y obtener el ansiado oro.

Una campaña más pintoresca

El modo Campaña de Age of Empires III Definitive Edition si que me ha dejado sensaciones encontradas. Si jugarlas es un gozo internamente no paraban de resultarme en exceso ficticias. No es que Age of Empires sea precisamente un juego muy fiel a la historia pero me gustaba el rollo que tenían las anteriores entregas. Aquí se opta más bien por una narrativa casi «de película» donde entre escenario y escenario podemos ver escenas donde se nos cuenta la historia. Eso sí, ahora son mucho más personales, con un personaje de referencia (o varios en el caso de la campaña de la familia Black) al que seguir, lo que nos permite encariñarnos incluso. Aún no estoy del todo seguro si me gusta este rumbo o no pero lo cierto es que creo que hasta que no salga la futura cuarta entrega de la saga no me decantaré del todo.

Además, contar con todas las expansiones nos permite disfrutar de varios puntos de vista. Tenemos la campaña original de la familia Black donde podremos ver distintas generaciones de la familia enfrentándose a diversos conflictos desde Morgan Black en Malta hasta el nuevo mundo siguiendo la pista a la Fuente de la Eterna Juventud hasta su tatara-tatara-nieta Amelia. Las otras campañas, correspondientes a las expansiones The War Chiefs The Asian Dynasties. La primera nos cuenta dos historias que siguen a miembros de la familia Black una en la guerra de la independencia y la siguiente posterior al final de la campaña original mientras que la segunda expansión nos muestra tres campañas más: la unificación de Japón, el posible descubrimiento chino de América antes que Colón y la guerra de la independencia India de Gran Bretaña.

Age of empires iii definitive edition

Buscando un realismo histórico

Fuera de las ficción de las campañas encontramos un modo mucho más de desafiante que este: las Batallas Históricas. Aquí se nos pone en contexto inmediato tras una pequeña introducción de una situación histórica real como es la batalla de Argel de 1514 donde Aruj Barbarroja derrotó al ejercito español comandado por Diego de Vera que buscaba conquistar la ciudad de Argel o la batalla de Fort Duquense de la Guerra de los Siete Años entre Francia y Gran Bretaña. Deberemos por tanto movilizar a nuestras tropas y cumplir los objetivos bajo una serie de condiciones (en la batalla de Cristóbal de Gama empezamos bastante chungos) para alzarnos con la victoria. Este modo en particular me parece muy interesante y un soplo de aire fresco a una campaña tan centrada en unos personajes determinados.

Detalles varios dentro del juego

Otros cambios sustanciales dentro del juego es, sobre todo, las mejoras que yo veo con respecto al hud y detalles como la recolección de tesoros o la posibilidad de crear tus propios . La interfaz de usuario, pese a estar tan acostumbrado a la del Age of Empires II, se me ha hecho bastante simple una vez le he pillado el truco. Además, las unidades ahora tienen iconos diferentes según la facción que elijas, lo que le da valor y variedad. Si que es cierto que un fallo que le veo es el doblaje al castellano. Por lo que he podido ver se ha redoblado gran parte del juego al inglés pero han mantenido el original español, por lo que las unidades algunas hablan inglés, algunos modos solo están en inglés y el resto del juego en castellano, formando un pastiche bastante extraño.

Age of empires iii definitive edition

Otro detalle importante a destacar es el multijugador, una de las piedras angulares del juego aunque yo no sea especialmente fan de ella. De lo poco que he probado (no os voy a mentir, no es mi estilo) no hay ningún problema con los servidores y han implementado un sistema de ELO, por lo que no te pegan una paliza nada más entrar y se agradece poder ir mejorando de esta manera. Le tengo que dar más oportunidades porque me ha parecido muy bueno. Además tiene la posibilidad de crossplay con Xbox Microsoft Store, lo que es un puntazo.

En resumen

Una entrega que he tardado más de quince años en probar y de la que me alegro mucho haber podido hacerlo al final. Age of Empires III Definitive Edition tiene todo lo que podía pedir y algunas gratas sorpresas. Es adictivo, es divertido y parece un juego de la generación actual gracias al gran trabajo de Tantalus Media Forgotten Empires. El precio por el que sale es irrisorio, con veinte euros para la cantidad de contenido que tiene, me parece un juego que los amantes del género deben tener sin falta. [80]

Deja un comentario