Análisis: Astro Bot Rescue Mission es la killer App de la VR

Es fácil darse cuenta de la calidad de Astro Bot Rescue Mission (SIE Japan Studio, 2018) ya desde la primera pantalla del título. Una vez terminado el primer mundo -cinco en total- ya estás totalmente convencido de que es un juego único.

Sensaciones inmejorables

Empieza a planear en tu cabeza la idea de que aquí hay un poquito de Moss, una pizca de Super Mario, pero también te das cuenta de que hay diseño y además del bueno y todo esto bien agitado no puede ser mejor síntoma.

Estamos ante el típico juego que te cautiva desde el minuto cero y lo hace por méritos propios, por su saber hacer y por ser genuino en casi todo lo que hace. Astro Bot Rescue Mission tiene un esquema clásico, pantallas que se suceden una detrás de otra -26 en total- repartidas en cinco mundos de temáticas distintas y un Boss final al que derrotar para pasar al mundo siguiente. La historia del título trata sobre el pequeño robot que controlamos y la tripulación que le acompaña en la nave. Un platillo alienígena destruye en pedazos nuestra nave y debemos recuperar las piezas, así como al resto de robots que han quedado repartidos por los mundos que recorremos, una excusa para dar un poco de contexto vamos.

Misiones secundarias

De los dos tipos de coleccionables que encontramos, tenemos por un lado a los robots perdidos que están más o menos escondidos y en cada nivel hay ocho, este coleccionable es importante porqué cada jefe final nos pedirá un número determinado para acceder a dicha batalla y como era de esperar irá en aumento, por lo que para que os hagáis una idea, para combatir con el último Boss deberemos encontrar cien. Por otra parte, en cada nivel hay escondido un camaleón que en algunas ocasiones sí que nos va a costar encontrarlo ya que a veces estará detrás nuestro literalmente o escondido en algún rincón y deberemos girar nuestro cuerpo para verlo.

Este coleccionable desbloquea mini pantallas que se aglutinan en una sección aparte, llamada cinturón de desafíos y son pequeñas pantallas contrarreloj en las que superarlas en menos de sesenta segundos nos dará el trofeo de oro y si lo hacemos en menos de 3 minutos el de plata, un extra bastante frenético y divertido que aporta más contenido y alarga la duración del juego, una duración de entre 6 y 8 horas para la campaña y un par más para completar el juego al cien por cien.

De momento solo estamos leyendo cosas muy básicas y ya vistas mil veces en otros juegos, que por si solas no pueden hacer que Astro Bot Rescue Mission ya sea el juego mejor valorado de la realidad virtual en Metacritic y quiero repuestas convincentes ahora, quiero una justificación… Son preguntas que el usuario puede buscar en una reseña como esta o cualquier otra, pero por desgracia no se pueden dar respuestas sin pasar por el aro del juego personalmente.

No es la excusa de siempre sobre la inmersión que, a pesar de estar plenamente justificada en títulos para realidad virtual, ya se ha convertido en un cliché. Tampoco es que como plataformas innove más de lo necesario, aunque si es verdad que usa el medio en el que se mueve de forma magistral al igual que el primer Super Mario lo hacía en 2D, es decir, al igual que en el excelente Moss, Astro Bot Rescue Mission usa la realidad virtual para hacer del diseño una virtud y no una losa, pero de eso hablaré más adelante.

No todo es Oro

También es cierto que hay un par de cosas que le impiden llegar a la puntuación perfecta -estuvo rondando el 10 seriamente durante gran parte del tiempo que dediqué al juego- como la música que ofrece alguna buena pieza, pero al final se acaba repitiendo y reutilizando en demasiadas ocasiones y por momentos se vuelve cansina. Un punto más criticable quizás sea el no poder retroceder a nuestros pasos por lo que si en algún momento nos giramos y vemos algún coleccionable olvidado, no podremos volver atrás y nos tocará repetir la pantalla y acordarnos de donde estaba. Por último y para terminar con lo malo, no se puede ocultar que el personaje ni es bonito ni tiene carisma.

Para hablar de las cosas buenas no me hace falta ninguna nota porqué se han quedado grabadas a fuego para siempre y además consiguen que Astro Bot Rescue Mission sea para mí sin duda uno de los mejores juegos del año y esto son palabras mayores. Si en Moss, la ratoncilla y algunos enemigos eran conscientes de nuestra presencia como jugador y se nos incluía dentro de la narrativa representados como una especie de deidad, en Astro Bot Rescue Mission todo esto va un paso más allá y directamente nos pone a interactuar en primera persona de mil maneras distintas. En este título directamente tomamos un protagonismo a nivel jugable que explota en el Boss final donde directamente he sudado tinta combatiendo a partes iguales manejando el robot e interactuando yo mismo en primera persona, una mezcla magnífica que da como resultado un combate para la historia.

En Astro Bot Rescue Mission cada uno de los niveles que jugamos sientan cátedra ya no solo dentro de la tecnología VR, sino dentro de los plataformas 3D en general, y además los 6 jefes finales son una lección de diseño del Japan Studio sobre cómo afrontar un desarrollo para realidad virtual y hacer del medio como ya he dicho antes una virtud y no una limitación. El juego muestra el mando de PS4 en pantalla todo el rato y a través de él nos da el poder de disparar agua, estrellas ninja, un cable, perdigones y usarlo como linterna y cada una de estas habilidades se usa para mil cosas distintas como llenar estancias, limpiar zonas sucias, crear plataformas que puede usar el robot y un largo etcétera.

Un juego muy variado

En Astro Bot Rescue Mission he rematado balones de futbol, esquivado ataques de avispas gigantes, he bailado con girasoles al ritmo de mi cabeza y también he soplado dientes de león, todo esto en primera persona, os aseguro que la sonrisa en mi cara era constante y la sensación de estar ante algo novedoso y extraordinario me hizo sentir la felicidad de un niño ante un juguete nuevo. La cosa no se queda solo ahí, porqué además el juego está constantemente ofreciendo mecánicas nuevas, incluso hace aquello de utilizar mecánicas para una vez y desecharlas para el resto del juego porqué va sobrado de ellas y siempre quiere ofrecernos algo nuevo, innovador y sorprendente.

Es verdad que Resident Evil 7 o Skyrim son efectistas en realidad virtual, Farpoint y el Aim controller son una buena pareja de baile, pero son juegos y formulas tradicionales adaptados a VR. Super Hot VR y SuperHyperCube son extraordinariamente buenos y son formulas perfectamente válidas al igual que el próximo Tetris Effect -del que espero mucho- pero la reflexión que deberían hacerse los desarrolladores que están desarrollando proyectos VR actualmente es el buen resultado que han tenido casualmente dos títulos desarrollados y pensados en tercera persona, como si de una maqueta se tratara.

Un juego maravilloso

Todos parecen obsesionados en ponernos la realidad virtual encima de la cara literalmente con juegos en primera persona, igual es cosa de las limitaciones de la tecnología en el estado actual, pero Moss y Astro Bot Rescue Mission son dos maravillas que se adaptan al medio de manera brillante, algo en lo que pensar. [95]

Deja un comentario