Análisis de Highwater. A donde me lleve la corriente

Demagog Studios, de la mano de Rogue Games, nos presentan Highwater, un título simple, con una tematica interesante, que se siente más como una crítica social que un juego. La premisa es buena, pero capaz que otra jugabilidad le hubiera sentado mucho mejor.

Highwater

Con el agua al cuello

En un mundo en su mayoría inundado, Nikos decide que es momento de tomar acción y llevar a sus amigos al único lugar donde puede rehacer su vida, fuera de allí. Al parecer, en otra ciudad, se encuentra un cohete que los puede llevar a otro planeta y así poder comenzar una nueva vida.

De entrada Highwater llama la atención por su música. En el bote podemos escuchar diferentes melodías, pero la radio también es la manera de conocer las noticias del lugar y entender la situación tan compleja en la que se encuentra nuestro protagonista. De igual manera los paisajes resultan llamativos, pero pasajeros.

Es en ese mismo bote que debemos movernos por las diferentes islas, recolectar armas, libros y periódicos, pero sobre todo llegar a Alphaville, la ciudad más moderna que queda y donde supuestamente los espera un cohete para ir a Marte.

Highwater

Una crítica social

Demagog Studios no pierde tiempo en dejarnos claro que Highwater es una especie de crítica social. El cambio climático ha inundado el planeta y los diferentes coleccionables que encontramos a lo largo del juego nos muestran cómo hemos llegado a eso y los culpables de lo mismo (con otros nombres claro, para evitar problemas legales).

El bote se convierte en el único medio de transporte para Nikos y sus amigos, los cuales van apareciendo a lo largo de las misiones y que nos ayudan a formar un equipo que enfrenta diferentes enemigos, los cuales también buscan sobrevivir en este mundo post apocalíptico.

Nada nuevo

La verdad Highwater no ofrece nada nuevo. Es un juego de combate por turnos muy simple, donde la mayor parte del tiempo vamos a estar navegando en línea recta, con un par de desvíos que nos permiten acceder a armamento, mejoras y/o coleccionables.

Highwater

Los combates tienen algo de dificultad, pero es más que todo al inicio. A pesar de tener elementos de apoyo en los escenarios los ataques frontales suelen dar mejores resultados y algunas herramientas facilitan mucho más los enfrentamientos.

Los coleccionables tampoco son difíciles de encontrar, porque el mapa nos indica a donde podemos atracar y normalmente son espacios muy pequeños, donde se encuentran un par de elementos, algún consumible y de nuevo al bote.

De otra manera

Siento que la premisa es buena, sin embargo otro tipo de jugabilidad le hubiera sentado mucho mejor. Tal vez puzzles o narrativa basada en decisiones, porque al final, los combates por turnos son sencillos y sin chispa, además, viendo lo que el género ha entregado en los últimos tiempos con nombres como Miasma Chronicles, la diferencia se nota.

Highwater

Highwater termina siendo un juego con una premisa interesante, con una ejecución demasiado simple y que no aporta nada nuevo, porque incluso, el mensaje que quiere dar, se queda corto por la falta de chispa.[50]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + diez =