Análisis Gears Tactics: Los orígenes de una saga legendaria

Gears of War lleva con nosotros 14 años, y tras seis entregas donde nos han ido contado la interminable lucha entre la humanidad y los Locust, hoy vemos como el árbol que conocemos todos hoy en día echó sus raíces

Pero en Gears Tactics cambiamos el formato Third-person shooter por el estratégico para descubrir los orígenes de una de las sagas más aclamadas de Microsoft.

Hace 12 años…

El planeta Sera empezaba a ser devastada por una nueva fuerza, los Locust. En esta ocasión nos ponemos en la piel de Gabe Diaz, padre de la soldado Kait Diaz, protagonista de Gears 5 y co-protagonista de Gears of War 4. Nuestro objetivo a lo largo de toda la trama es encontrar Ukkon, un científico que hace que los Locust sean cada día más poderosos.

La historia se divide en 3 actos de 8 capítulos cada uno, es decir, tenemos un total de 24 misiones que duran de media 20-30 minutos cada una. La mayoría de estas se basan básicamente en abrirnos paso entre hordas de enemigos para completar el objetivo de esta misión, al más puro estilo XCOM.

A priori podemos llegar a pensar que 24 misiones son bastante pocas para un título de este estilo, pero lo cierto es que el juego cuenta con misiones secundarias obligatorias que solo alargan el título artificialmente. Lo único que aportan estas misiones es romper el ritmo de la historia y estresarte debido a la repetitividad de estas.

Coberturas, disparos y mutilaciones

Si conoces la saga XCOM no te estoy descubriendo nada, pero si eres nuevo en el género voy a explicarte brevemente su sistema jugable. De normal tenemos a 4 personajes con habilidades únicas que formarán nuestro escuadrón para la misión. Este escuadrón deberemos posicionarlo por todo el mapa fijando los ángulos de visión para tener un disparo limpio, es decir, cuanto peor sea nuestra posición menor será nuestras posibilidades de acertar el disparo, y viceversa.

Como he dicho antes tenemos un escuadrón de 4 Gears, y estos al igual que los podemos reclutar, también pueden morir. Es decir, si es un personaje que no es importante para la trama principal puede morir de forma permanente, mientras que si un protagonista cae en batalla tendremos hasta 3 oportunidades para revivirlo. Si este muere, la misión acaba y tendremos que reiniciarla desde el último punto de control.

Como en la saga original, las coberturas será lo más importante del juego, ya que de estas dependen de nuestra estrategia y que el enemigo lo tenga más difícil para acertar su disparo. Aunque como es obvio, también dependen de otros factores como el equipamiento que tengamos. Es decir, no es lo mismo ir con un francotirador que con una escopeta, donde obviamente, esta última tendrá más potencia en un rango corto.

Cada personaje tendrá unos puntos de movimiento, que gastaremos con cada acción en cada turno. Aquí es donde la estrategia cobra sentido, ya que deberemos ir con cuidado y seleccionar el orden de movimiento de nuestros personajes para que cada uno pueda aportar algo en cada turno. Cada paso, disparo o lanzamiento de habilidad gasta puntos de movimiento, pero si no los llegamos a usar en un turno los reservaremos para el siguiente. Si bien resulta conservador y no aporta nada nuevo, es una fórmula que funciona a las mil maravillas, pero yo por ejemplo hubiese incentivado las ejecuciones que hacemos con el Lancer.

Base sobre ruedas

En Gears Tactics contamos con una base donde podremos editar a nuestros personajes, seleccionar nuestro equipamiento y mejorarlos, además de que esta nos trasladará al punto inicial de cada misión. Aunque funciona bien, hecho en falta tener la posibilidad de mejorarla, como sí ocurre en títulos similares.

Las mejoras de equipamiento las conseguiremos en forma de recompensas por completar los diferentes objetivos de las misiones, aunque también tenemos la posibilidad de desbloquear nuevo equipo mediante la apertura de botines aleatorios que podremos conseguir recogiéndolos en las misiones.

Por otra parte, cada Gears tiene un sistema de niveles, con los que podremos activar nuevas habilidades o mejorar las ya existentes. Podremos tener hasta un total de 18 puntos para gastar en subclases, y así adaptar a cada personaje a un estilo diferente de juego.

Por último, pero no menos importante, podremos personalizar completamente la apariencia de cada personaje, desde modificarle el peinado hasta cambiarle el color a la armadura. Así podremos convertir a nuestros personajes en arcoíris andantes que van en busca de un Locust al que mutilar sus miembros.

¿El último Gears con Unreal Engine 4?

Gráficamente luce espectacular, incluso más de lo que debería para este tipo de juegos. Los personajes principales lucen con todo lujo de detalles, pudiéndose observar un modelado 3D perfecto, aunque este derecho no lo tienen los secundarios, que se quedan con texturas más planas. Todo se llega a conseguir con el motor gráfico Unreal Engine 4, que pronto evolucionará a su 5º versión.

En cuanto al apartado sonoro tenemos los mismos efectos de sonido que entregas anteriores, y si es diferente, yo al menos no encuentro la diferencia. Eso sí, hay que destacar que el juego llega completamente doblado al castellano, y con la calidad digna de un gran triple A.

En cuanto al rendimiento no hay novedades. Como viene siendo costumbre en los anteriores juegos de la saga, no requiere de un gran equipo para disfrutarlo. Con un equipo modesto se puede disfrutar a 60FPS -o más- sin problemas, siempre que adaptemos los ajustes gráficos. No he notado ninguna caída de frames ni nada que pueda frustrar la experiencia.

Conclusión

Gears Tactics ha demostrado que se pueden hacer juegos de estrategia sobre esta saga, como ya ocurrió con Halo y Halo Wars. Si bien no es perfecto y se pueden mejorar ciertos aspectos de la trama y jugables, el título se disfruta de principio a fin, dando una experiencia muy completa. Solo espero que Microsoft tome nota de que aquí hay comunidad, y no dejen morir un género que puede aportar mucho a la compañía de Redmond. [85]

Deja un comentario