Bienvenido de nuevo, PUBG

¡Ha vuelto PlayerUnknown’s Battlegrounds! Bueno vale, en realidad nunca se ha ido del todo, aunque sí que es verdad que, en los últimos meses, con el dominio de Fortnite y el lanzamiento de otros Battle Royale, el título de Bluehole ha pasado a un segundo o incluso a un tercer plano en nuestras bibliotecas de juegos.

El 19 de diciembre se lanzó por fin el mapa invernal que tanto tiempo llevábamos esperando, Vikendi, una pequeña isla nevada en la que poder vivir nuevas y apasionantes experiencias siempre en pos de la victoria. Por eso hoy, después de un par de días disfrutando este ansiado escenario hablaremos un poco de él.

Y antes de empezar quiero deciros algo, si habéis llegado hasta aquí buscando un texto que hable de la cadencia y el retroceso de las armas, de pases de batalla o de los posibles bugs que, quien sabe, igual nos podremos encontrar a lo largo de nuestras partidas en Vikendi, estáis en el lugar equivocado. Hoy solo vengo a hablaros de esos pequeños detalles que hacen de este nuevo mapa un gran acierto por parte de Bluehole.

Ha llegado el invierno

Vikendi es una isla cubierta casi en su totalidad por una gruesa capa de nieve, que por cierto no cesa de caer en ningún momento. Y ¿qué es lo primero que asociamos a la nieve? El frío. Ese maldito frío polar que, aunque no influye en nuestra experiencia dentro del juego, sí que provoca que nuestro personaje (que seguro que lo lleváis con ropa de verano para los mapas anteriores) tirite de frío e incluso estornude cuando está mucho tiempo quieto.

Pero bueno, siempre podéis buscar una de las muchas chimeneas encendidas que hay en los pueblos de la isla y calentaros un poco los huesos. O bueno, también podéis utilizar una granada. Quizás el resultado no será del todo el esperado, pero seguro que frío no pasaréis.

¿Camuflaje gratis?

Si habéis jugado antes a algún Battle Royale, sabréis que cada cierto tiempo aparecen una serie de aviones que dejan caer paquetes con algunos elementos que ayuden a los jugadores a ganar la partida. Entre todos esos elementos hay uno que cambia completamente la experiencia, el camuflaje. Este traje hecho de hojas verdes nos permite mimetizarnos con el entorno y emboscar a nuestros enemigos. Y como no podía ser menos, en este mapa invernal, tenemos por supuesto ¡un traje completamente blanco! Con él seremos prácticamente invisibles.

Pero claro, conseguir un paquete de ayuda puede ser bastante complicado ya que se montan grandes tiroteos cada vez que la caja toma tierra. Y no solo eso, el traje de camuflaje no cae siempre así que no solo tenemos que arriesgarnos a perder la vida en una de estas escaramuzas, sino que también tenemos que tener la suerte de que al abrir el paquete de ayuda contenga nuestro traje.

Por eso, os traigo una solución low cost. Id al menú de personalización de vuestro personaje y coged una gorra, unos guantes, una camiseta y unos pantalones. Todo de color blanco, por supuesto. De esta forma, es más difícil que os vean cuando estáis tumbados, esperando a vuestros enemigos. No lo habíais pensado, eh.

Nuevos escenarios

Y aquí es donde vemos cuanto ha trabajado Bluehole en este nuevo mapa. En los dos primeros mapas, Erangel y Miramar, no había muchos emplazamientos originales e interesantes en el mapa. Había bases militares, pueblos, fábricas, vamos lo normal en cualquier juego de estas características. Sin embargo, ya en Sanhok, esa isla tropical que llegó a nuestras pantallas en junio de este mismo año, comenzamos a ver algunos lugares diferentes a lo que habíamos podido ver hasta el momento. Y en Vikendi han dado un paso mucho más allá.

La Abadía: quizás no es uno de los lugares más impresionantes, pero se ha convertido en uno de mis lugares preferidos de todo el mapa. Pero no os confundáis. No es porque allí haya encontrado las mejores armas o equipamiento del juego, sino por el halo de misterio que envuelve a este edificio. Una abadía abandonada junto a un cementerio, una tormenta de nieve y la posibilidad de encontrarte con alguien armado en cada esquina o en cada pasillo. Suena como una película de terror, ¿verdad?

El Castillo: si habéis jugado alguna vez a PUBG en alguno de los otros mapas seguro que Pochinki y la Hacienda del Patrón no os sonarán a chino. El Castillo ha tomado el relevo de estos dos lugares icónicos y es probablemente el lugar más concurrido de todo Vikendi.

La gran mayoría está allí para conseguir armas y equiparse bien para la batalla que les espera. Pero eso sí, es muy recomendable tomarse un tiempo para recorrer las murallas y admirar las vistas de toda la isla. Vale, ya sé que nos estaríamos desviando del verdadero objetivo del juego, pero ¿por qué no aprovechar nuestra visita y disfrutar con todo lo que nos ofrece PUBG? Eso sí, estad alerta, no todos piensan como yo y más de uno intentará acabar con vosotros.
Dino Park: y lo mejor para el final, cómo no. Es complicado encontrar las palabras para describir lo maravilloso que es poder disfrutar de un parque de atracciones en plena lucha por la supervivencia.

En mi primera visita a Dino Park pude visitarlo al completo. Llegué al parking de la entrada en el que no había ni un alma, por supuesto. Los coches en llamas y el frío invernal eran los únicos que me daban la bienvenida. Y al fondo, un gran T-Rex me invitaba a entrar. No había niños disfrutando del parque, ni música, ni carritos de helados, solo una gran cantidad de estatuas de dinosaurios descoloridas y semi destrozadas que parecían hasta vigilarte.

No había nadie para cobrar la entrada así que, aprovechando la oportunidad fui corriendo a la montaña rusa, recorrí el laberinto “de los horrores” en el que casi en cada esquina había una cabeza de dinosaurio e incluso me dio tiempo a darme una vuelta por las entrañas de un volcán en cuyo interior había una maqueta de velociraptor. Una magnífica experiencia que terminó con el cuerpo de mi personaje en el suelo y la pantalla en negro ya que alguien decidió acabar con mi infantil diversión. Bueno, ya lo visitaré en otra ocasión.

Estos son para mí los tres lugares más impresionantes de todo el mapa invernal. No obstante, no son los únicos, también podemos visitar un viñedo que puede hasta rivalizar con los de la Toscana, un enorme lago helado que, si queremos podemos atravesar en moto de nieve y seguro que por todo el mapa hay muchísimas más sorpresas. Así que toma tu paracaídas, ármate de valor y enfréntate solo o con tus amigos, al duro invierno en Vikendi.

  1. Gran entrada compi.

    A mi también me está encantando el mapa y coincido contigo con tu perspectiva de PUBG. Está teniendo una dura lucha en ese terreno y los jugadores vamos a ser los grandes beneficiarios de ello.

    Solo añadir que desde nuestro canal de twitch.tv/akihabarablues ya le empecé a dar duro al mapa. Así que espero encontrar algún compañero de squad pronto XD

Deja un comentario