Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition

De ser uno de los géneros más queridos durante los 16 bits, los jrpgs pasaron a estar prácticamente relegados a las portátiles durante la generación de PlayStation2. Por suerte, la tendencia está cambiando y cada vez más jrpgs aparecen en discusiones de actualidad. ¿Qué mejor momento, por tanto, para relanzar clásicos que parecían olvidados? Square Enix sabe un rato de esto, así que hablemos de Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition.

Chrono Cross The Radical Dreamers Edition

De ports HD y demás quimeras

El nuevo remaster/port de la compañía nos ha devuelto un título que llevamos tantos años pidiendo que la mayoría de los que lo pedían ya comienzan a pintar canas. Una nueva oportunidad para disfrutar de la continuación directa de Chrono Trigger junto al interludio que jamás nos llegó a occidente: Radical Dreamers. Un curioso experimento por parte de en su momento Squaresoft de crear una aventura basada en texto para la fallida SatellaView. A priori, una oportunidad única para gozar de ambos títulos en perfecto castellano que no nos podíamos perder.

Y eso es cierto… pero a medias. Me sigue sorprendiendo –aunque tampoco mucho, para que nos vamos a engañar– el poco esmero que pone la compañía a la hora de traer al presente juegos de la generación de la primera PlayStation. Véanse juegos como Final Fantasy IX, por ejemplo, con errores gráficos y problemas de frame rate que son inexcusables en consolas muy superiores a las de la generación de 64 bits, o el remaster HD de Final Fantasy VIII, que la mejora gráfica es algo más testimonial por los que cobrarnos por un port. Por desgracia, Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition cae en esta incómoda situación.

Radical Dreamers

Radical Dreamers: la aventura perdida

¿Qué significa eso? Que Chrono Cross es tan buen juego como lo era hace 23 años. La historia da sopas con honda a su precuela, el sistema de combate es profundo sin llegar a abrumar y los personajes los llevaremos en el corazón después de terminar nuestra aventura. Radical Dreamers, por su parte, se postula como una rareza tremendamente disfrutable: una suerte de cuento con elementos de RPG mediante acciones más definidas y con el pixel art aguantando perfectamente el tipo hasta nuestros días.

El hecho de que esta historia funcione independiente a Chrono Cross pero manteniendo ciertos elementos y asemejándose más a un cuento entre Trigger y Cross, lo interesante que es de por sí, hace que si eres un fan de la saga ya necesites este Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition… si es que Chrono Cross no era ya suficiente excusa para comprar el pack. Ambos juegos, para lo que no hayan jugado la saga y tengan curiosidad, incluyen múltiples finales, algunos más interesantes, otros menos, pero la capacidad de ambos juegos de ramificar su contenido lo hacen JRPGs muy interesantes de por sí.

Batalla

Viajes en el tiempo y universos paralelos

Y es que, ¿qué bondades podemos decir que no se hayan dicho ya de Chrono Cross? Una historia llena de giros que te atrapan, metiendo universos paralelos con viajes en el tiempo con una maestría excepcional. Le puedo sacar pegas al título original de 1999, pero teniendo en cuenta que aquí quiero hablar del pack, me centraré en ello… y no sale muy bien parado. ¿Cosas buenas? Podemos jugar a ambos juegos en un pack y además podemos acelerar o ralentizar el juego y eliminar los combates aleatorios cuando queramos. Pero… ¿y lo malo?

Ya lo he dicho al principio: esto es un port vago y vende porque los juegos que los llevan son buenísimos y es la primera vez que podemos disfrutarlos en castellano en nuestro país. Los síntomas son los mismos de siempre, pero agravados por detalles específicos del juego original: caídas de frames, problemas con la detección de los botones en combate si aceleras el juego, diálogos que se saltan si usamos el fast forward, en Switch se me ha colgado algunas veces… La mayoría os sonarán si habéis jugado al ya mencionado Final Fantasy IX, el cual recuerdo como se colgaba cada vez que dejaba mucho tiempo el avance rápido.

Chrono Cross

En resumen

Que un juego como Chrono Cross se quede con un mero port así me duele. Puedes elegir si quieres modelados y fondos HD, pero la verdad es que no mejoran mucho la experiencia y, citando la reseña de Kotaku, algunos se ven bien y otros son cuadros de Van Gogh cubiertos de vaselina. Ver preciosidades como los remasters de Dragon Quest III o Live A Live, o incluso los Final Fantasy Pixel Remaster mismos salvando las distancias, me provoca un poco de rabia cuando pienso en estos otros clásicos. Aunque ya sabemos de todas formas de que pie cojea la compañía.

Aunque bueno, al menos no son las versiones de móvil y PC antiguas de Final Fantasy V y VI, que eso si es horrible. Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition es a día de hoy la mejor manera que tenemos de disfrutar de un clásico atemporal junto a una rareza que funciona de interludio entre Trigger y Cross en perfecto castellano, pero no es la que este juego se merecía. Como juegos individuales, son excelentes, pero si juzgamos el producto como lo que es… le quita algún punto. Por eso mi valoración para este pack es de un [75].

Deja un comentario