Ghost of Tsushima, el camino a la redención tiene cosas por mejorar

Con Sucker Punch sucedió algo curioso, fueron de los primeros en traer juegos para la PS4 y su último título, Ghost of Tsushima está cerrando la temporada de exclusivos para la consola de Sony. Un juego que visualmente no tiene ningún tipo de reparo, pero que debe mejorar en cuanto a elementos jugables, especialmente la cámara y la IA.

ghost of tsushima

Jin Sakai y el camino del guerrero

Esta historia comienza con un grupo de samuráis enfrentándose al ejército mongol comandado por Khotun Khan. Ese primer enfrentamiento deja una doble derrota para nuestro protagonista, no solo caer en batalla, sino también el encierro de su tío y mentor. Desde ese momento Jin decide, no solo recuperar a su familiar, sino también buscar aliados para enfrentar de nuevo a sus enemigos.

Lo más interesante de esta historia es el contexto. El juego está ambientado en 1274 y el entorno así lo demuestra. Todo muy alejado de nuestra tecnología actual. Pero también la forma de representar los valores y la importancia que genera ser un samurai. El reconocimiento a Jin en cada lugar es inevitable, muchos se asombran por verlo con vida, mientras que otros buscarán unirse a nuestra causa, si los ayudamos primero.

Ghost of Tsushima cuenta muchas historias cargadas con sentimientos, comenzando con el mismo Jin, que ve como muere su padre y él no lo ayuda por puro y físico miedo. Así muchos personajes más se encuentran en una senda de venganza y redención, que por momentos llegan a tocar las fibras.

Ghost of Tsushima

La isla de la fantasía

Todo esto sucede en la isla de Tsushima. Un gran territorio dividido en tres secciones principales y que a medida que vamos avanzando podremos ir descubriendo, pero también asombrándonos con su belleza. Desde la primeras de cambio quedaba claro que este iba a ser uno de los juegos más hermosos a nivel visual y la sensación se mantiene hasta el final.

Es inevitable no parar a sacarse una fotografía. El juego nos presenta escenarios muy variados, repletos de colores, partículas y elementos que nos llevan a generar una mueca de asombro al momento de verlos. Los lugares lúgubres también muestran esa belleza particular. Ghost of Tsushima entra por los ojos y sus imágenes quedan plasmadas en nuestra retina.

Pero esto no solo se ve en los escenarios. Los personajes, en especial los principales, cuentan con un nivel de detalle impresionante, especialmente en su ropa. Jin puede tener diferentes atuendos, cada uno otorgándole habilidades especiales y es inevitable no irlos cambiando a lo largo de la aventura. Termina siendo un verdadero desperdicio completar esta aventura sin realizar un solo cambio de vestimenta.

Ghost of Tsushima

Creciendo en el proceso

Como buen juego de mundo abierto, Ghost of Tsushima nos permite ir evolucionando a medida que realizamos misiones. Esto va desde opciones que mejoran nuestras habilidades, hasta mejoras de exploración, algo que me parece genial, porque varios de estos juegos dejan de lado dicho aspecto, el cual resulta muy importante.

Otro de los puntos a favor del juego es su hud. Es supremamente limpio y de hecho los animales y el viento terminan siendo nuestra guía. Los zorros nos llevan a templos para realizar rezos, los pájaros a puntos de interesa como aldeas, aguas termales o templos y el viendo es el que nos indica hacia qué dirección ir. A eso se suman el humo de color negro para indicar misiones principales y el blanco para las secundarias.

Lo que el juego busca es que no perdamos de vista ese hermoso paisaje que nos pone de frente y vaya que lo logra. El mapa también es un verdadero lujo. Una especie de lienzo que se va pintando con tinta negra a medida que vamos avanzando o descubrimos algún punto de interés.

Esto se me hace conocido

En varias ocasiones Ghost of Tsushima me generaba una especie de déjà vu con una saga conocida, Assassin’s Creed, en especial sus primeras entregas. A partir de este punto debo decir que el juego no es perfecto y su fallo más grande se ve precisamente en los enfrentamientos y la manera de abordar ciertos elementos del mundo abierto.

El parecido más grande con el juego de Ubisoft se ve cuando nos atacan varios enemigos al tiempo, por lo general siempre ataca solo uno, máximo dos, así estemos rodeados de cinco o seis de ellos. De igual manera, la inteligencia artificial de los enemigos no es la mejor, cuando uno de sus aliados cae, todos llegan al mismo punto a ver que pasó, así que es común poder acabar con un grupo grande, simplemente disparando a la cabeza cuando cada uno se acerca.

El sigilo juega un papel interesante dentro de Ghost of Tsushima, pero a veces se siente que no está muy bien implementado, ya que los enemigos siempre siguen una misma ruta y tal es así que cuando nos descubren, solo es entrar a una casa o alejarse lo suficiente del lugar, para que recuperen sus rutinas.

Ghost of Tsushima

Y hablando de rutinas, en varias ocasiones pude presenciar algo muy curioso. Algunos territorios tienen animales salvajes, especialmente osos, así que en sitios con poco follaje, como playas, era común ver un par de enemigos quietos y el oso también, los cuales solo se atacaban entre ellos cuando nos encontrábamos a cierta distancia.

Todo un samurai

Jin es un guerrero entrenado y su habilidad con la espada así lo desmuestra. Ghost of Tsushima no es un mero machaca botones y los enfrentamientos buscan que tengamos cierta calma, por eso los bloqueos son primordiales y bastante satisfactorios cuando se realizan de manera adecuada. Esto también depende de los enemigos, ya que algunos cuentan con escudos, lanzas o dos espadas y debemos adoptar la postura adecuada para desestabilizarnos y atacarlos de manera efectiva. Claro que aquí viene el otro problema grande del juego, la cámara. Esta no se adapta a nuestra posición y en muchas ocasiones terminamos en puntos ciegos, rodeados de enemigos y recibiendo daño constante, algo sumamente frustrante.

Como les comentaba el sigilo es una opción, pero la otra es el enfrentamiento directo y es aquí donde podemos experimentar una de las sensaciones más satisfactorias del juego, los enfrentamientos. Debemos dejar presionado triangulo y reaccionar, soltando el botón, cuando el enemigo se abalance sobre nosotros. El hacerlo lleva a acabar con este de un solo tajo. Al tener más experiencia podemos hacerlo con tres enemigos en secuencia.

Ghost of Tsushima

Si, puede que la cámara no sea la mejor, pero eso no le quita valor a lo divertidas que son las batallas. El adoptar las posturas o los movimientos especiales son una delicia y si esto lo hacemos en un duelo es muchísimo mejor, ya que se mezcla el tema ambiental, con una batalla, allí sí, con una cámara mucho mejor posicionada.

Haciendo crecer la leyenda

Para lograr nuestro objetivo Jin debe ayudar a muchas personas y realizar muchas misiones. Estas son muy variadas, pero bastante repetitivas. Seguir los pasos de alguien, acabar con un grupo de bandidos o recuperar algún objeto. También tenemos minijuegos, como lo son cortar palos de bambú, escribir poemas o derrotar a ciertos enemigos en duelo.

De igual manera, esto nos permite obtener puntos de experiencia y mejorar las habilidades del personaje, como son su manejo del arco o el uso de accesorios como los kunais, las bombas y la posibilidad de que el viento nos permita encontrar lugares secretos, sin depender tanto de los animales del lugar.

Ghost of Tsushima

Conclusión

Ghost of Tsushima es uno de los mejores títulos que he podido disfrutar, a nivel visual. Sus escenarios son increíbles y dan ganas de quedarse tomando fotos toda la vida. De igual manera la sensación que dejan las batallas y los duelos es espectacular, además de los detalles en cuanto a vestimenta y contexto de la época, en especial el código de samurai.

Sin embargo, hay un par de detalles que le bajan muchos puntos, que son: la inteligencia artificial y la cámara al momento del combate. Tristemente este par de elementos son clave dentro del juego y debo admitir que por momentos es frustrante la manera como afectan la jugabilidad, en especial en los duelos, donde el mismo caballo puede obstaculizar la visual al momento de la acción.

Sucker Punch ha realizado un gran trabajo al momento de representar la cultura y la época, Es una verdadera experiencia y seguramente los fanáticos de lo japonés lo van a disfrutar mucho más. No hay duda que Ghost of Tsushima es un gran cierre para los ya exitosos exclusivos con los que cuenta Playstation 4, pero queda claro que tiene varias cosas por mejorar. [80]

  1. Muy buen análisis Mau, muy de acuerdo con todo lo que dices y ya lo jugué 5 horitas y ahora llevo más de una semana sin jugar. Me apetece pero por otra parte me da un poco de pereza.

  2. Pues ahora mismo acabo de hacerme el platino del juego. He de decir que me parece una maravilla, pero tiene sus fallos, y realmente el mas grave que me he encontrado es la cámara, con diferencia.

    A parte de eso, todo lo demás me ha parecido extraordinario. A veces los pajaritos se pueden hacer algo cansinos, eso si es cierto, pero bueno, nada que no tenga solución.

  3. Grandísimo análisis Mau. Muy de acuerdo, muchas luces, pero llama la atención que algunos puntos a mejorar sea tan evidentes.

    Para mi la mejor muestra es el aviso de «salir de zona». Me parece algo arcaico.

  4. Estoy de acuerdo con el buen análisis, me mantengo en que este juego es una cara bonita que me compraría sin dudar… pero no de coña la presunta burrada que nos han pretendido vender por ser exclusivo.

Deja un comentario