Halloween 2018: Una docena de juegos de terror que deberías probar

Halloween está a la vuelta de la esquina. Esa noche que siempre aprovechamos para disfrutar más que nunca de un buen survival horror. Porque el miedo, como el amor, es el abandono de toda lógica. La renuncia voluntaria al sentido común.

Nos gusta pasar miedo, y podemos encontrarlo más allá de los títulos que todos conocemos… Alone in the Dark, Clock Tower, Resident Evil, Project Zero, Amnesia, Outlast… Son muchas las franquicias que han logrado que el terror se convierta en una temática muy extendida en el videojuego. También hemos visto muchos títulos que, pese a no contar con las cotas de popularidad de los nombres que dan pie a este párrafo, han logrado crear una pequeña legión de seguidores a su alrededor. Títulos como Eternal Darkness: Sanity’s Requiem, The Cat Lady o Rule of Rose, entre otros.

La noche de brujas, festejo cuyas raíces están vinculadas con el Día de Todos los Santos y con el Samhain —conocido como el Año Nuevo Celta— tendrá lugar el próximo miércoles 31 de noviembre. ¿Por qué no aprovechar la ocasión para descubrir algún que otro videojuego de terror y festejarlo a nuestra manera? A continuación, una docena de títulos entre los que seguro que encontráis alguno que aún no habéis disfrutado.

Echo Night (1998, PlayStation)

Es una pena que no llegase a Occidente, porque estamos ante un título capaz de hacer las delicias de cualquier amante del survival horror clásico. Aunque a día de hoy no lo parezca, From Software no solo se limita a Dark Souls. Se trata del primer capítulo de una trilogía de terror en primera persona que, a pesar de su aspecto y de un sistema de control un tanto caótico, nos ofrece una experiencia muy cercana a lo que podemos encontrar en los grandes del género: exploración, resolución de puzles, backtracking y una historia adulta en la que los fantasmas nos atormentan… aunque no siempre sean el mayor de los peligros que debemos enfrentar. El juego, que bien merece una oportunidad, tuvo hasta dos secuelas: The Lord of Nightmares y Beyond. Este último quizás os suene, pues llegó a PlayStation 2 en nuestro territorio y apostaba por trasladarnos en una base de investigación situada en la luna.

Clive Barker’s Undying (2001, PC)

Hablar de Clive Barker es hablar de uno de los maestros del terror. El escritor y director, autor de obras como Hellraiser, Candyman o Cabal, entre otras, puso su talento al servicio de Electronic Arts para ofrecernos un FPS único en su especie. Patrick Galloway, un investigador experto en fenómenos paranormales, se ve obligado a explorar los confines de una mansión maldita debido a un conjuro que cinco hermanos realizaron muchos años atrás. El juego, que nos ofrece altas dosis de acción y un ritmo marcado por la exploración, cuenta con una historia maravillosa, en la línea de las creaciones de Barker; ritos satánicos, portales a otro mundo y mucho —mucho— gore. Un título al que todo amante del terror debería dar una oportunidad, porque es muy complicado encontrar alternativas similares a Undying.

Koudelka (1999, PlayStation)

Sacnoth, creadores de Shadow Hearts, sorprendió a todos con su atractiva propuesta: fundir las mecánicas principales de un survival horror en toda regla con un sistema de combates por turnos al más puro estilo Squaresoft. Koudelka es un título bastante exigente, solo aptos para los que busquen un auténtico desafío y cuenten con la virtud de la paciencia. Con un apartado técnico fantástico —y un genial doblaje al castellano—, el juego nos lleva por un enorme monasterio plagado de oscuros secretos. Y es que la historia es digna de las mejores películas de terror. Aunque es cierto que la excesiva frecuencia con la que libramos batallas y el ritmo con el que se suceden no terminó de convencer a todo el mundo, se trata de un título único en su especie, de esos que hay que probar una vez en la vida.

Deadly Premonition (2010, Xbox 360, PlayStation 3 y PC)

Si os gusta Twin Peaks, tenéis una cita obligada con el título de Hidetaka “Swery” Suehiro. Un terrible asesinado en un apacible pueblo situado al noroeste de Estados Unidos, una población en la que todos y todas son sospechosos potenciales y el agente del FBI más excéntrico que hemos visto jamás. Deadly Premonition es un constante homenaje a la serie a cargo de David Lynch en el que tenemos total libertad de acción para explorar su mundo, interrogar a sus habitantes y resolver un enigma que se va tornando cada vez más complejo. Un juego que toma algunas de las características que vimos en Shenmue allá por 1999, que no está exento de problemas, pero que es capaz de atrapar al jugador y envolverlo en una historia de las que dejan huella gracias a su guion, personajes y obsesión por los pequeños detalles. Personalmente, voy a tomarme la libertad de afirmar que no solo es el juego favorito de esta lista; también es uno de los más especiales que he tenido la suerte de disfrutar en mi vida.

Folklore (2007, PlayStation3)

Después de protagonizar un desarrollo tortuoso en el que lo conocimos como Monster Kingdom, Folk Souls o Uknown Realms, el título de Game Republic llegó a la consola de Sony sin hacer apenas ruido. No obstante, Flolklore nos proponía una experiencia bastante interesante, ambientada en una aldea remota cuyo pasado narraba terribles acontecimientos. Teníamos dos protagonistas —Ellen y Keats— a nuestra disposición y una historia ambientada en la mitología irlandesa, cuyo desarrollo estaba marcado por la posibilidad de alternar entre presente y pasado. En términos jugables, la realidad es que Folklore era un título bastante irregular debido tanto a la linealidad que hacía de la exploración una mera anécdota, como a su sistema de combate, enfocado a «engullir» las almas de nuestros enemigos con la intención de materializar un arma imbuida en la misma. Un juego de esos difíciles de recomendar pero que, por el mero hecho de ser extraño, merece una oportunidad.

Neverending Nightmares (2014, PC, PlayStation 4, Android / iOS)

El título de Infinitap Games llegó hace poco más de cuatro años con la intención de atormentarnos durante cada noche. Con un mensaje de fondo mucho más humano de lo que podemos intuir al ver cualquiera de las grotescas imágenes del juego, Neverending Nightmares brilla por lo poco que necesita —y por su fantástico apartado audiovisual— para generarnos unos niveles de tensión realmente altos. Pesadillas que no parecen tener fin en las que experimentamos los temores de una persona normal y común, adolecida por trastornos tan habituales como la depresión o las obsesiones compulsivas, entre otros. A los mandos, la obra del estudio californiano presenta una fórmula sencilla pero efectiva, que destaca por sus similitudes con algunos de los grandes referentes del género.

Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth (2005, PC y Xbox)

Aunque la llegada de Call of Cthulhu de la mano de Koch Media es inminente, no conviene olvidarnos del título con el que Headfirst Productions nos deleitó hace más de una década. A medio camino entre FPS y aventura tradicional, el estudio británico logró conquistar a los amantes del horror cósmico de H. P. Lovecraft gracias a su fantástica ambientación, inspirada en La Sombra sobre Innsmouth. Esta aventura, cuya versión para PlayStation 2 fue cancelada, reunió los ingredientes necesarios para convertirse en un juego de culto. Si os apasiona lo desconocido y no tenéis miedo a perder vuestra cordura, no tenéis excusa; podéis encontrarlo en Steam a precios tan ridículos como las cosas que el Detective Walters encontró —o creyó ver— en cada rincón de un pueblo amenazado por un mal de otro mundo.

Shadows of the Damned (2011, Xbox 360 y PlayStation 3)

Está bien, sé lo que estáis pensando ¡pero si este juego es capaz de provocarnos un sinfín de carcajadas! Bueno, tampoco está escrito que el horror no pueda hacer gala de un acentuado sentido del humor. Ya sabemos que a Grasshoper Manufacture le va la marcha —son los creadores de Killer 7, No More Heroes y Killer is Dead—, y en la aventura protagonizada por un cazador de demonios que se adentra en el mismísimo infierno en busca de la mujer que ama no iba a ser menos. Lo gracioso y lo grotesco se funden a las mil maravillas en un TPS con altas dosis de acción, un ligero toque de exploración y muchas vísceras. Shadows of the Damned es uno de esos juegos que, sin saber muy bien por qué, tenéis que probar, ¿quién es el valiente que se puede resistir a una obra en la que participan Shinji Mikami, Goichi Suda y Akira Yamaoka?

Blair Witch (2000, PC)

Posiblemente, estamos ante uno de los casos más extraños que hemos visto en la historia del género. Basado en El Proyecto de la Bruja de Blair, la película dirigida por Eduardo Sánchez, Terminal Reality llevó a cabo tres videojuegos —Rustin Parr, The Legend of Coffing Rock y The Elly Kedward Tale— y los lanzó al mercado en un lapso de apenas sesenta días. Lo más curioso es que dichos títulos no lograron trascender a pesar de ofrecernos una fantástica experiencia no solo para los seguidores de la película, sino para cualquier amante del survival horror clásico. Cada capítulo ahondaba en la leyenda nacida a raíz de la desaparición de tres jóvenes en las Colinas Negras, en Burkittsville (Maryland), llegando a contarnos una historia original en la tercera y última entrega. Lamentablemente, a día de hoy resulta prácticamente imposible acceder a estos títulos, pero, si tenéis la ocasión, no deberíais dejar pasar la oportunidad de sumergiros en un universo fascinante.

Galerians (1999, PlayStation)

Si os apasionan los videojuegos de terror, es muy probable que Galerians ya se encuentre entre vuestros títulos favoritos. Polygon Magic —creadores de las dos entregas de Tenchu para Nintendo DS— fue uno de los primeros estudios en apostar por unir esas dos temáticas que, cuando se dan la mano, suelen dar grandes resultados: terror y ciencia ficción. Un joven con tanto potencial psíquico como problemas para recordar, una raza humana cuyo futuro pende de un hilo y un hospital del que Umbrella Corporation estaría orgullosa conforman una premisa lo suficientemente atractiva como para sumergirnos en un survival horror único en su especie. Galerians es uno de los mejores juegos de terror que pudimos encontrar en una generación dominada por auténticos referentes como Silent Hill y Resident Evil, entre otros.

Condemned: Criminal Origins (2005, Xbox 360 y PC)

Monolith Productions sabe lo que se hace cuando se trata de sumergirnos en una atmósfera aterradora. Que se lo digan a cualquiera que haya seguido el rastro de Alma en F. E. A. R. Personalmente, he de reconocer que Condemned es uno de mis juegos favoritos de la pasada generación. La historia nos pone en la piel de Ethan Thomas, un detective cuyos instintos le convierten en la persona ideal para dar caza a SKX, un asesino famoso… por no matar a nadie. Y es que la afición de nuestro enemigo no es acabar con la vida de sus víctimas; es torturarlas hasta límites que escapan de la lógica para luego liberarlas —sin posibilidad de escapar realmente— con la intención de que, ante los terribles daños físicos y psicológicos a los que han sido sometidas, decidan poner punto y final al sufrimiento. Aunque el guion es uno de los grandes alicientes del juego, no conviene olvidar su firme apuesta por el combate cuerpo a cuerpo, limitando el uso de armas de fuego a un par de momentos muy concretos. Además, las mecánicas de investigación forense, así como los tintes sobrenaturales que cogía la historia en alguna que otra ocasión, terminaban dando lugar a un juego muy pero que muy interesante.

Sweet Home (1989, NES)

No quería terminar estas líneas sin recomendar la obra que inspiró a Capcom para desarrollar un sucesor espiritual que finalmente acabaría llamándose Resident Evil. Sweet Home nos propuso la primera experiencia survival horror tal y como la conocemos. El juego nos sumergía en la mansión abandonada de Mamiya Ichirou, lugar en el que nuestros cinco protagonistas tenían previsto grabar un documental. Como no podía ser de otra forma, poco después de adentrarnos en el imponente caserón, descubríamos que algo no iba bien; la puerta de salida quedaba obstruida y comenzaban a pasar cosas difíciles de explicar. Cuando vemos las mecánicas principales de Sweet Home, resulta difícil creer que estamos ante un proyecto con casi treinta años a sus espaldas. Y es que el juego apostaba por ofrecernos varios finales diferentes, la posibilidad de alternar entre diversos personajes con habilidades únicas y la presión que supone saber que la muerte era permanente. Aunque nunca llegó a nuestro territorio, el mero hecho de estar ante el origen de Resident Evil debería ser un motivo más que suficiente para, al menos, animarnos a conocerlo más a fondo.

Esta lista no deja de ser una mera recomendación personal de un amante del género. el ritmo de la industria hace que sea muy complicado seguir los lanzamientos que recibimos cada mes y, por tanto, acabamos dejándonos muchos títulos perdidos con el paso de las generaciones ¡Es una pena no poder citarlos a todos! Ahora es vuestro turno, ¿cuáles son vuestros favoritos algún juego de terror de esos que no son tan populares?

  1. ¡Gracias por esta pedazo de lista!

    Quizás, la única pega que tiene es que son títulos muy antiguos, y a día de hoy, aunque puedan estar muy bien, se notarán algo desfasados.

    No es lo mismo jugar a RE2, que a RE2 Remake.

  2. Que bonito que aún se referencie a Folklore, un juego MUY bueno, pero que pasó muy desapercibido. Quien pueda, que le dé una oportunidad, porque no se arrepentirá.

    Aunque tiremos por lo obvio, también se merece estar en esa lista el Resident 7 (casas medio derruidas en medio de un bosque, sustos por doquier, ¿qué más queréis?)

Deja un comentario