From Software: Más allá de Dark Souls

En los tiempos que corren, hablar de From Software es hablar de Dark Souls. Sin embargo, y pese al merecido protagonismo del fenómeno, el estudio nipón cuenta con más de 30 años de historia y ha llegado el momento de dar un repaso a sus múltiples facetas.

From Software

Los orígenes

Aunque la compañía con sede en Tokio fue fundada en 1986, no fue hasta pasados casi diez años que comenzaría a dedicarse a la industria del videojuego (hasta entonces su principal labor venía siendo la de desarrollar aplicaciones para negocios). En 1994 vio la luz la primera entrega de una de las franquicias más distintivas de la compañía: King’s Field, que llegó en exclusiva para PlayStation y solo fue lanzado en Japón, aunque luego contó con varias entregas más.

Actualmente, si dejamos a un lado todo lo relacionado con Dark Souls y sus «familiares», es muy probable que tanto King’s Field como Armored Core sean las dos grandes franquicias que definen al estudio que hoy lidera Hidetaka Miyazaki. La primera siempre ha sido reconocida pese a no contar con una gran acogida ni por parte de los usuarios, ni de la prensa. La segunda, más popular en nuestro territorio por contar con más de veinte entregas, la ultima de ellas llegando a PlayStation 3 y Xbox 360 hace poco más de cinco años.

La Espada Luz de Luna es el gran fetiche de From Software: la hemos visto en King’s Field, Evergrace, Ninja Blade, Demon’s Souls, Bloodborne, todas las entregas de Dark Souls y su manera, en Armored Core.

Los cimientos de From Software

Con Sekiro: Shadows Die Twice en el horizonte, podríamos decir que King’s Field, Armored Core y Dark Souls conforman «la santísima trinidad» de From Software, algo que habitualmente nos lleva a caer en el error de pensar —e incluso afirmar— que el estudio siempre hace lo mismo. Nada más lejos de la realidad; su historia demuestra que nunca han tenido reparo alguno a la hora de embarcarse en todo tipo de proyectos, entre los que podemos encontrar varios títulos muy recomendables.

Si hay un rasgo característico con el que todos estamos de acuerdo al hablar de From Software, no es otro que su atracción por la oscuridad. Basta con ver la escueta presentación de su próximo proyecto, titulado Shadows Die Twice en su momento y que finalmente desveló su auténtica identidad: Sekiro. Varios segundos de vídeo nos bastaron para lanzarnos a la piscina de la especulación y dar por hecho que estaríamos a punto de ver el nacimiento de un nuevo survival horror, y esto no es más que el reflejo de la afición del equipo por lo desconocido, lo tétrico y otros elementos capaces de ponernos la piel de gallina.

Una de fantasmas

En verano de 1998, Echo Night fue lanzado en exclusiva para PlayStation. Casualmente, un servidor está disfrutándolo ahora mismo y he de confesar que, hace algo más de cinco años, su propuesta no terminó de convencerme. No obstante, ahora que he decidido darle una oportunidad desde una posición mucho más receptiva, no puedo hacer otra cosa sino recomendarlo a cualquier amante del survival horror de antaño.

Aunque parezca King’s Field, se trata de Echo Night, un survival horror que llegó a PlayStation en 1998

Ayudar a fantasmas amigables a descansar en paz y plantar cara a aquellos cuya única razón de ser no es otra que la de atormentarnos, mientras exploramos una mansión y descubrimos todos los secretos esconde, así podríamos definir las primeras dos entregas de Echo Night. Tal vez la tercera entrega de la franquicia, Beyond, sea la más conocida de todas, pues no hubo excesivo problema para encontrarla en las tiendas de nuestro país. En esta ocasión, la saga cambiaba de tercio, poniéndonos a los mandos de Richard Osmond en una terrorífica expedición a la mismísima Luna.

Aunque es cierto que la saga no cuenta con argumentos suficientes para poder situarse junto a los grandes del género, no conviene dejarla en el olvido. Sus mecánicas, alejadas de la acción directa, hacen que el tiempo apenas haya logrado hacer mella en su jugabilidad, el componente de exploración no tiene mucho que envidiar al de títulos tan laureados como Silent Hill o Project Zero y la ambientación ya era una de las grandes virtudes de From Software. Si eres de esos amantes del terror que cree haberlo visto todo en el videojuego, es probable que Echo Night logre sorprenderte.

Kuon traslada al videojuego las premisas más clásicas del cine de terror asiático.

Siguiendo la senda del terror

Es cierto que no es precisamente desconocido, pero no por ello debemos dejar de recordar a Kuon. Desarrollado y distribuido por la propia From Software, en esta ocasión sí que nos encontrábamos con un título capaz de salir airoso de las comparativas —que suelen ser odiosas— con no pocos exponentes del género. Ambientado en Kyoto y en pleno Período Heian, Kuon nos propuso explorar la sobrecogedora Mansión Fujiwara y sus alrededores. Fantasmas, muertos vivientes y criaturas de difícil descripción —incluido algún que otro pariente de personajes tan simpáticos como Sadako— trataban de hacernos la vida imposible en un survival horror de lo más exigente.

Con un interesante diseño de niveles y una mejor ambientación, Kuon nos ofrece prácticamente lo mismo que podemos encontrar en cualquier exponente del género.Backtracking, rompecabezas y altas dosis de exploración. Un juego bastante interesante, pensado por y para los amantes del cine de terror japonés. Como curiosidad, cuando estudio nos mostró la escueta presentación de Sekiro, no fueron pocos los rumores que apuntaban a una nueva entrega de esta saga que, tal vez, aún no haya dicho su última palabra.

Rol para todos los gustos

La realidad es que From Software no se ha quedado en un genero y una consola y ha ido variando sus propuestas desde hace dos generaciones. Lost Kingdoms —también conocido como Rune— llegó a GameCube allá por 2002 para ofrecernos un interesante RPG de acción enfocado al uso de cartas. El juego, publicado por Activision, contó con una segunda entrega, aunque lamentablemente no tuvimos la oportunidad de disfrutarla en Occidente.

Lost Kingdoms era el resultado de una mezcla de lo más peculiar: exploración con vista isométrica, combates en tiempo real y una fuerte apuesta por la rejugabilidad. Las cartas, que adquirían experiencia y podían llegar a transformarse en otras diferentes, representaban un catálogo de bestias la mar de variado en el que podíamos encontrar criaturas tan emblemáticas como el Fenrir, Nigromante o un temible Kraken. Contábamos con hasta cuatro botones de acción y las cartas, cada una con sus condiciones de uso, eran liberadas en tiempo real. Un RPG ligero, ideal para partidas rápidas y muy adictivo.

Enchanted Arms, uno de los muchos JRPG que vimos en la pasada generación.

Enchanted Arms cuenta con la distinción de ser el primer JRPG que vimos durante la pasada generación. Llegó recién inaugurado el año 2006 a PlayStation 3 y Xbox 360 y aunque estaba lejos de los valores de producción de los referentes del género, logró dejarnos un buen sabor de boca, pese a contar con el ¿defecto? de ser excesivamente lineal. El juego, que llegó íntegramente en inglés a nuestro país, se ambientaba mil años después de las Guerras Golem, en un mundo que comenzaba a florecer gracias al progreso tecnológico.

Con una curva de dificultad bastante ajustada, un sentido del humor no apto para todos los gustos y un sistema de combate basado en turnos mediante cuadrículas, Enchanted Arms es una muestra más de que From Software se atreve con todo. Siempre ha sido considerado uno de esos juegos de rol de segunda fila, situado por los usuarios en ese cajón en el que podemos encontrar títulos como Infinite Undiscovery, The Last Remnant —no, aún no ha salido en PlayStation 3— o Blue Dragon, entre otros.

Cambiando de tercio

Sin dejar atrás la esencia de King’s Field y con un modelo relativamente similar al de Echo Night, From Software también nos dejó propuestas como Shadow Tower y Eternal Ring. El primero, que llegó a PlayStation y nos proponía sobrevivir en un entorno de lo más opresivo, plagado de enemigos, secretos y trampas mortales. Posiblemente, el juego más cercano a lo que conocemos por dungeon crawler que hemos visto por parte del estudio japonés.

El segundo llegó años más tarde a PlayStation 2 y muchos usuarios lo han definido siempre como el King’s Field para novatos. Un RPG de acción en primera persona en el que prima la exploración de un vasto mundo. Se trata de un título bastante interesante, con una temática menos oscura de lo que acostumbramos a ver a manos del equipo, en el que los temibles jefes finales nos exigen dar lo mejor de nosotros mismos. Eternal Ring es una opción ideal para todos aquellos que busquen una entrada dulce a King’s Field.

Evergrace fue uno de los primeros juegos de PlayStation 2

Apenas un mes después del lanzamiento de la incombustible PlayStation 2, From Software le brindó uno de los juegos de rol más fantásticos que ha desarrollado hasta la fecha: Evergrace. Eso sí, en Occidente tuvimos que esperar un año a que Crave Entertainment tomara las riendas de su distribución. Con dos protagonistas y un mundo de lo más colorido que no dista mucho de lo que tantas veces hemos visto a lo largo y ancho de Hyrule, Evergrace ponía a nuestra disposición un entorno bastante extenso, que podíamos explorar con libertad mientras hacíamos frente a criaturas de todo tipo.

Como curiosidad, no conviene pasar por alto el hecho de poder portar la Espada Luz de Luna, esa hoja que todo seguidor del estudio conoce como la palma de su mano. Para rizar el rizo —y dejar patente el amor de el estudio japones hacia sus productos—, si reuníamos las condiciones, teníamos la oportunidad de adentrarnos en una mazmorra secreta… ¡Llamada Shadow Tower! En 2001, Estados Unidos fue testigo de su secuela directa, llamada Forever Kingdom. Lamentablemente, nunca llegó a nuestro territorio.

Otogi fue muy bien recibido por la crítica

Otro giro de tuerca

¿Cómo olvidar Otogi: Myth of Demons? El Hack and slash que llegó en exclusiva a Xbox y que es uno de los títulos más laureados del estudio. Un mundo que se cae a pedazos, un soldado no muerto, Raikoh, y una legión de demonios sacados del folclore japonés. Con semejante mezcla de ingredientes, el resultado solo podía ser uno: un gran juego. Otogi fue distribuido por SEGA y llegó a España a finales de 2003, contando con una gran acogida tanto por parte de la prensa como de los jugadores.

Un juego de acción que bebía directamente de fuentes tan atractivas como Onimusha, Ninja Gaiden o Devil May Cry, entre otros grandes exponentes del género. A diferencia de lo sucedido con otras franquicias de From Software como Lost Kingdoms o Evergrace, Otogi sí fue capaz de sobrevivir fuera de su tierra natal y ver cómo un par de años después llegaba Otogi 2: Inmortal Warriors. Una secuela continuista en la que Masanori Takeuchi volvió a demostrar su talento a la hora de ponerse a los mandos de una producción.

Ninja Blade llegó en 2009 a PC y Xbox 360

Ninja Blade, Chromehounds, Frame Gride, Spriggan: Lunar Verse, 3D Dot Game Heores… La historia de From Software no solo está formada por el éxito que supone haber concebido Demon’s Souls —y sus parientes—; también hay más de una sombra, representada con una serie de títulos tan interesantes, como descafeinados. Después de alcanzar el clímax con Dark Souls, el auténtico fenómeno de masas, resulta evidente que fuera de Lordran, Yharnam o Lothric hace mucho frío. El salto de calidad del equipo es más que palpable, pero no por ello deberíamos cometer la injusticia de no dar una oportunidad a las múltiples propuestas que nos ha dejado durante los últimos 20 años.

El futuro

Salvo sorpresa, Sekiro: Shadows Die Twice llegará en algún momento del 2019. Más de lo mismo con respecto a Déraciné, una arriesgada propuesta narrativa que disfrutaremos mediante la realidad virtual y que, sin lugar a dudas, es lo último que un espectador del pasado E3 de Los Ángeles tenía contemplado en su quiniela. Asimismo, Metal Wolf Chaos volverá gracias a una nueva edición renovada para ponernos a los mandos de Michael Wilson, el 47º presidente de los Estados Unidos. En principio, parece que no tendremos que esperar más de un año para encontrar estos tres juegos en las tiendas, pero… ¿Qué pasará después?

Supuestamente —las últimas declaraciones de Miyazaki no terminan de ser contundentes— Dark Souls III puso el broche de oro a una de las franquicias más exitosas de la última década, los rumores de una segunda entrega de Bloodborne se vieron desvanecidos después de conocer la existencia de Sekiro y la llama de esperanza que apuntaba a una remasterización de Demon’s Souls se apagó lentamente conforme pasaban los minutos en aquella madrugada que acogió la conferencia de Sony en el E3.

No sabemos hasta qué punto se alargará la recta final de la presente generación de consolas, pero no parece haber argumentos de peso para apostar mucho más lejos de 2020. Durante los próximos meses, From Software no va a desviarse del camino que ha tomado con sus desarrollos actuales. No será hasta 2019 cuando nos toque volver a sentarnos para lanzar las preguntas habituales: ¿Volveremos a Yharnam?, ¿Veremos Dark Souls IV?, ¿Nacerá otro pariente de la familia?, ¿Cómo luciría Boletaria a 4K?.

Deja un comentario