Impresiones Marvel's Spider-Man: Acariciamos el cielo de Manhattan

El pasado día 1 de agosto, el hombre araña más famoso de las tintas puso su objetivo en Madrid para realizar su gran evento de presentación en nuestro país. Gracias a PlayStation pudimos saborear las primeras horas de Marvel’s Spider-Man, el gran exclusivo de la compañía de cara a la oferta de septiembre.

Para ello, tuvimos presente a un invitado de excepción: Bryan Intihar, Director Creativo en Insomniac Games, quien contó a los profesionales allí presentes varias de las pesquisas internas acerca de su próximo proyecto.

Y es que Peter Parker está de vuelta en una versión renovada de la historia que todos conocemos. Con 23 años, ya lejos de la universidad y con un trabajo estable como científico, ha interpretado el rol de justicieron neoyorquino durante ocho largas primaveras. Desde entonces, el crimen organizado está de capa caída, pero siempre hay intereses que afloran lo peor de quienes mueven los verdaderos hilos. Es por ello que nada más comenzar nos vemos inmersos en una lucha que nos llevará directo a la Torre Fisk, lugar donde las autoridades se defienden de las acometidas de las tropas de Kingpin, principal rostro visible del cartel de villanos que presenciaremos.

Los primeros compases del juego nos llevarán de la mano a modo de tutorial. Puede que suene a tópico al aludir a Batman Arkham como principal influencia a los mandos, aunque es cierto: Spider-Man cuenta con un combate tremendamente similar en mecánicas. La principal diferencia (y sensible para quienes han pasado por la trilogía del murcielago) reside en la tremenda agilidad de los movimientos de Peter. Los golpes parecen fluir al compás de nuestras ordenes sin ninguna barrera que impida continuar las combinaciones.

De primeras nos introducen en la barra de concentración, que se irá rellenando conforme conectemos golpes a los adversarios y que tendrá hasta tres tipos de usos. Podremos provocar más daño mediante el desenfreno del traje, curarnos o realizar una combinación a modo de ultimate que dejará en las lonas al rival que lo sufra. Esta cercana hora de juego contrasta con lo que nos encontramos una vez comienza a abrirse la ciudad ante nosotros. Del combate técnico y machacabotones, pasamos al uso inteligente del surtido de dispositivos que iremos creando conforme obtengamos las piezas requeridas.

La navegabilidad por la ciudad es muy intuitiva y acorde a lo que esperábamos. Manteniendo R2 crearemos una liana en el edificio más alto cercano a nuestra posición, balanceándonos de punto a punto por la ciudad con los impulsos correctos. Aquí entra el juego la combinación de otros movimientos para llegar lo más rápido posible a las localizaciones. Por ejemplo, con R3 podremos caer en picado para coger velocidad, triángulo para soltar una telaraña en horizontal o equis para saltar en el momento correcto tras dejar atrás una liana (entre otros). Las combinaciones son numerosas y encajarán siempre con lo que pretendamos realizar, incluido trepar o correr por paredes.

En términos de movilidad, se nota muchísimo el bagaje obtenido con Sunset Overdrive. Si recordáis aquel exclusivo de Xbox One, su jugabilidad estaba a prueba de bombas. Pocos títulos permitían al jugador moverse por la ciudad de forma tan satisfactoria. Salvando las distancias, la libertad que permitía en el control ha sido trasladada a la rutina que debe llevar Spider-Man, permitiendo elevar la fórmula hacia un terreno que casa a la perfección con su filosofía de juego. De alguna manera, el conocimiento tras construir Sunset City ha sido fundamental para llevar el movimiento de su nuevo proyecto a un nuevo nivel.

En cuanto a Nueva York, se divide en ocho distritos con una temática muy diferenciada. El mapa se encontrará oculto, y no será hasta que desbloqueemos cada torre (las ‘atalayas’ de Marvel’s Spider-Man) cuando la desvelemos, así como todas las tareas secundarias que alberga. Tareas que no supimos todavía al completo. Tan solo pudimos probar cuatro de ellas. Existen varios coleccionables que nos recompensarán con experiencia y objetos adicionales esenciales para moldear nuevo equipo, como es el caso de las mochilas del instituto de Peter o fotografiar los 16 puntos claves alrededor de la ciudad.

No podemos olvidarnos de los crímenes callejeros, que se nos prometió que irían escalando en violencia conforme avancemos en la trama principal. Los delitos que estropeamos fueron de lo más comunes: el atraco a una joyería pequeñita, el abuso de unos maleantes a la típica señora de turno, etcétera. Podremos conocer nuevos delitos en progreso mediante el uso del sentido arácnido, localizado al pulsar uno de los sticks.

El cuidado por recrear la ciudad es máximo. El estudio ha querido fijarse en la ciudad original para trasladar sus rincones más icónicos al entorno virtual. Pero eso no es todo: cuando vayamos saltando por los edificios, observaremos que podremos echar un vistazo a la mayoría de interiores tras las ventanas. Muchos estarán vacíos, mientras que otros se llevarán un buen susto al ver al superhéroe tras el cristal. Mientras que la navegación por los aires es realmente divertida, echamos en falta mayor interacción cuando posamos nuestros pies en la calzada. Podremos interactuar con algunos ciudadanos, quienes chocarán nuestra mano, pero poco más. Parece que todo apunta a que las mecánicas de las fases jugables de Mary Jean estarán centradas en potenciar la otra cara de la ciudad.

En la parte centrada a mejorar a Spider-Man, tendremos a nuestra disposición tres árboles de habilidad que iremos desbloqueando conforme gastemos tokens en ellos. Cada uno se diferencia según en el aspecto del juego en el que se centre. Desde el combate, pasando por los gadgets o nuevos movimientos y combinaciones para él. No solo fabricaremos nuevos accesorios, sino que también podremos darle un nuevo look al traje con hasta 25 combinaciones diferentes extraidas de todos los universos que ha protagonizado la araña humana, lo que deleitará a sus fanes más acérrimos.

Marvel’s Spider-Man nos ha enamorado. Lo que hemos podido probar, apunta a convertirse en la obra cumbre de Insomniac Games y uno de los principales lanzamientos de la segunda mitad del año. Hay vida más allá de Rocksteady; otros estudios también están demostrando su buen hacer en el arte de trasladar a los superhéroes del cómic al videojuego. Para todo lo demás, tan solo nos queda esperar su lanzamiento para el próximo 7 septiembre en exclusiva para PlayStation 4 y PlayStation 4 Pro. Un mes queda para acariciar el cielo de Manhattan.

Deja un comentario