Impresiones: Olli Olli World, el skate es maravilloso

Los juegos de skate me parece fascinantes. Te trasladan a un universo en el que eres capaz de realizar los trucos más inverosímiles tan solo pulsando combinaciones de botones. Pero eso nunca ha sido suficiente, al menos en los videojuegos.

En los Tony Hawk, por ejemplo, la dificultad radica en aterrizar los trucos. Es decir, si no consigues caer bien da igual que hayas dado más vueltas que una peonza, acabarás con tus huesos virtuales en el suelo. En OlliOlli World (Roll7, 2022) la cosa cambia. Todos tus trucos van a aterrizar, pero la dificultad estriba en sobrevivir los niveles. El no caerte por un agujero o chocarte contra los obstáculos es la única forma de llegar al final de los escenarios. Aunque OlliOlli World no busca exasperarnos.

Al contrario. Todo en él parece estar diseñado para resultar amable con el jugador/a. Desde el diseño visual, muy entrañable, a los controles, sencillísimos, en OlliOlli World da la sensación que la mayor recompensa para el equipo de desarrollo es conseguir que el jugador se sienta como en casa. Incluso la relajante música, que está en las antípodas de las brutales OST de los Tony Hawk, sienta de maravilla para no agobiarse más de lo necesario y centrarse, simplemente, en disfrutar.

Otro ejemplo son los checkpoints. Cada pocos metros contaremos con un punto de salvado que nos permitirá recuperar el progreso en el nivel si es que nos damos de bruces contra cualquiera de los peligros. Es cierto que habrá logros a desbloquear en cada pantalla que nos incitarán a superar el nivel de una tacada, pero con la posibilidad de no tener que empezar la pantalla desde el principio se consigue que nadie se quede atrás, a la vez que con los logros y desbloqueables se incentiva la rejugabilidad y el desafiar nuestros propios límites.

Ahí, en los desbloqueables, encontramos uno de los grandes alicientes de echarle horas a OlliOlli World. El catálogo de prendas de ropa y de piezas para nuestro skate es gigantesco, y se irá ampliando enormemente a medida que vayamos superando retos del juego, algo tremendamente gratificante, a la vez que refrescante. Y es que lo de no tener que pagar para desbloquear contenido extra no está precisamente de moda.

OlliOlli World es de esos juegos que te invitan a volver de tanto en cuanto, ya sea para intentar conseguir ese desafío que se te resistía o, simplemente, para recuperar las maravillosas sensaciones que es capaz de transmitir. Lo de conseguir resultar entrañable siendo, a veces, tan complicado es sin duda un triunfo en el diseño de videojuegos.

Por cierto, que sepas que OlliOlli World está disponible para todos los sistemas. Estas impresiones se han realizado con una key cedida por Private Division para Steam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − uno =