Joel, el Séptimo Arte y el Peaje Jugable, una opinión sobre The Last of Us

Ayer pude marcar como pendiente una tarea que tenía marcada como obligada desde hacía casi 5 años: completar The Last of Us (Naughty Dog, 2013), el considerado como uno de los estandartes del catálogo de PS3.

Nota: este texto de opinión incluye IMPORTANTES SPOILERS sobre la historia de The Last of Us. Si no te has pasado el juego y tienes pensado hacerlo, tenlo en cuenta antes de seguir leyendo.

El videojuego ganador de más de 100 premios GOTY, incluyendo el de la Comunidad de esta santa casa, no me había entrado particularmente bien con su propuesta jugable de infiltración y survival, aunque sin duda sus argumentos narrativos, desplegados desde su mismo inicio, me dejaban claro que Naughty Dog había creado una obra que, como jugador, debía experimentar. Aunque fuera a costa de sufrir una jugabilidad que no me llamaba la atención. Al contrario.

Recuerdo un caso bastante similar, aunque bastante más extremo. To the Moon, un RPG indie que demandaba al jugador una participación que rozaba lo surrealista pero que contaba con una historia maravillosa, de esas que te hacen sacar el pañuelo porque se te meten cosas en el ojo. En The Last of Us, por supuesto, la jugabilidad está mucho más trabajada. Pero en mi opinión la brillantez narrativa del juego de Naughty Dog está varios escalones por encima de sus mecánicas de esquivar enemigos o acabar con ellos, a pesar de que ambas facetas están implementadas perfectamente.

“He estado en ambos bandos” Joel

Sobre la narrativa de The Last of Us puedo aplaudir muchas cosas. La primera y principal es su estilo oscuro, decadente, realista. Un estilo que se lleva hasta las últimas consecuencias y que, al más puro estilo Game of Thrones, hace que uno tenga la sensación todo el rato que cualquier personaje, hasta los protagonistas, pueden abandonar prematuramente la historia. La segunda es la relación entre los diferentes personajes, sumamente creíble, pintando un cuadro complejo en el que las amistades y hasta los lazos familiares sucumben a la desconfianza y al imperiante deseo de sobrevivir.

Joel, como uno de los dos protagonistas principales de The Last of Us y al que más rato controlando, es quizá el antihéroe más claro que he visto en un videojuego. No tiene dilemas morales. Quizá por estar en el marco de un apocalipsis, sus escrúpulos brillan por su ausencia y sus dudas nunca son por valoraciones morales, como su última víctima, una mujer desarmada que pretende salvar a la humanidad con la que parece ser su única esperanza, el sacrificio de Ellie, lo demuestra.

The Last of Us, por Roswell

The Last of Us, por Roswell

“Todo lo que he hecho, no puede ser en vano” Ellie

Es fascinante todo lo que sucede en el hospital en el que transcurre el desenlace del juego, incluso en las propias inmediaciones del mismo, con la trascendental secuencia de Ellie en la que deja clara su voluntad de ponerlo todo de su parte para cumplir con el papel que la naturaleza parece haberle otorgado, una decisión que quizá, me pregunto, nace en el hecho de que la niña no ha conocido otro mundo que el que se ha ido a la mierda. La historia cambia de velocidad y casi se atropella en un final sin concesiones, sin más sorpresas que el confirmar a Joel como un personaje con una sola cara: la de un hombre que ha perdido demasiado ya como para renunciar a lo que le ha vuelto a dar una razón para vivir.

En un plumazo Joel borra cualquier esperanza de encontrarnos con un personaje trascendental, reflexivo, que se llegue a plantear que la muerte de Ellie quizá no sea un precio demasiado alto para salvar la raza humana. Quizá su aspecto no sea el de un chasqueador, pero parece evidente que el protagonista masculino de The Last of Us hace tiempo que perdió la mayoría de su humanidad, aunque Ellie es capaz de despertar en él el recuerdo de su hija asesinada.

Así, la madurez narrativa de The Last of Us, con Joel a la cabeza, es un regalo para cualquiera que quiera disfrutar de una distopía perfectamente elaborada. Un retrato de un futuro desolador protagonizado por personajes tan creíbles que asusta más que una emboscada de infectados. Si con la saga Uncharted Naughty Dog es capaz de evocar al mejor Hollywood de aventuras, con The Last of Us demuestran que los Videojuegos, como medio, son capaces de albergar obras que, como poco, no tienen nada que envidiar a las mejores cintas del Cine, a pesar de que el peaje jugable quizá sea excesivo para más de uno, incluyendo a jugadores habituales no fans del género Survival.

  1. para mi uno de los mejores juegos que he jugado jamás. El momento de la jirafa, la conversación con Joel en la cabala despues de que Elli se escapara, el DLC, el final que es simplemente perfecto…una historia desgarradora que además viene acompañado con una banda sonora que te cala como pocas…para mi un imprescindible e inolvidable título, mis dieses para el que para mi es el mejor juego de ND y mis diese para ti también kris por haberlo disfrutado aunque sea tan tarde.

  2. Un xboxer por aquí que más de una vez lo ha gozado fuerte con la banda sonora de Gustavo Santaolalla.
    Juegos que se disfrutan aún sin jugar, da para artículo xD

    • A mí se me podría considerar xboxer porque ya sólo tengo 360 y One X, pero he tenido todas las máquinas de Sony (y varias de cada una) y me encanta Nintendo (N64 es una de mis consolas más queridas) y sus exclusivos. Antes fui más de Megadrive que de Super Nintendo, tuve una Saturn antes que la PSX y luego flipé con la pobre Dreamcast.

      Debo ser un tipo raro, hasta tuve un estupendo Philips MSX NMS 8245 (sí, lo recuerdo) cuando todo el mundo se pillaba un Spectrum Sinclair 128k (estuve a punto de pillarme un +3, el de disquetes) yo me pillé el MSX. 😀

      Lo que está claro es que etiquetarme es jodido y no soy anti ninguna compañía.

      • No no, justamente al contrario. Me he rebajado a etiquetarme para darle más epicidad a mi comentario xD
        Soy xboxer por que como tu sólo tengo 360 en casa de mis padres y una One S (aunque tengo por ahí olvidada una 3DS XL), pero lo soy por cuestiones económicas y de espacio. Envidio los miles de exclusivos que salen tanto para Switch (joder si los envidio xD) como los de PS4. Simplemente he tirado por la família de Microsoft por retrocompatibilidades… no tiene más misterio haha. Le tengo un pelín de resquemor a los Sonyers, eso si xD pero contra PS4 nada que objetar
        Ya te digo ahora que si me vendiesen una consola en la que se pudiese jugar a todos ellos la compraría por cara que fuese (siempre y cuando no supere el sueldo de un mes xD)

        • Ah, bueno, si es por la épica… XD

          Me refería a consolas de sobremesa, yo también tengo una DS que me tocó en cierta web que bien conoces, jaja.

          En cuanto a los sonyers, los hay igual de cabezones que los xboxers o nintenderos, sólo que son más y pelín fundamentalistas. Muchos se creen en serio que los videojuegos empezaron con “la plei”, telita. Aunque también los talibanes peceros tienen lo suyo, juas.

          A mí los que me atraen de verdad son los exclusivos de la gran N, pero ya he dicho que no me gusta Switch.

          Yo en los últimos tiempos he tirado por las máquinas de Microsoft por varios motivos, pero disfruté mucho de las de Sony (las dos primeras principalmente) y de las anteriores. PS3 tuve 2 (que también se jodían… y sin uso, ejem) y las vendí, como la Wii U y antes la GC o la DC, etc. De PS4 no me atrae realmente prácticamente nada, por eso no la tengo de salida como tuve 360 y One.

  3. Para mí personalmente, The last of us es una obra maestra, arte interactivo. Te podrá gustar mas o menos su propuesta, pero hay que reconocer que es un grandísimo juego y que vale la pena acercarse a el y perderle el miedo a su tipo de juego para poder disfrutar de su historia y personajes.

    Gran texto Kristian, como siempre.

  4. En la saga Uncharted hemos podido ser testigos cómo, ha cada nuevo episodio de la historia de Nathan, ND ha puesto más énfasis en lo argumental y sobre todo en su narrativa y desarrollo. De U3 a U4 hay un salto diferencial porque por medio ha calado tLoU, que ha sido piedra angular en este cambio.
    En tLoU2 creo que van a seguir acentuando este cambio, donde la jugabilidad seguramente reciba nuevas características, aunque simplemente sean de maquillaje y no tengan un cambio tan marcado como sí lo va a tener el aspecto narrativa/historia. La jugabilidad del primero ya me gustó, aunque no añadan casi nada en este aspecto pero sí sigan mejorando la narrativa y todo lo que ello conlleva, me daré por satisfecho. De lo técnico paso de hablar, porque en ese sentido ND cada vez que saca un juego se saca la chorra cosa mala xD

    Gran texto, Kris!!!

  5. Yo estuve mucho tiempo valorando si jugarlo o no. A mí nunca me han atraído especialmente las experiencias digamos… “peliculeras”. No soy fan de Uncharted ni del TPS como género. Así que tampoco había nada que me llamara especialmente en The Last to Us. Finalmente me decidí por jugarlo y vaya, creo que esos prejuicios que tenían cambiaron radicalmente luego de disfrutarlo. Me dejó huella y se coló entre mis juegos favoritos de siempre. De hecho, para mí el juego marca un antes y un después, pues tras él, expandí fronteras y he descubierto muchos títulos que sé que no me habrían llamado la atención años atrás.

    Por cierto, sé que hubo cierta polémica con el final… Personalmente, me parece el broche de oro. Permite inerpretarlo y si tuviera el poder de cambiarlo, no movería absolutamente nada; me pareció perfecto.

Deja un comentario