Llegó la revolución - Análisis de Persona 5 Tactica

Con Persona 5 Tactica tenemos el placer de reencontrarnos con Joker y los suyos en este spinoff hecho para fans de los Ladrones Fantasma, dejando de lado toda la parte JRPG y social del original en un juego/gancho para introducir a los jugadores al mundo de la estrategia por turnos.

Todo dentro de un cariz accesible y manteniendo muchos de los elementos insignia de la saga, pero a la vez dotándole de un nueva perspectiva jugable.

De hecho no me extrañaría que en Atlus previamente querían hacer un nuevo Devil Survivor, pero otra vez igual han querido aprovechar el mundo de su juego más famoso.

Y es que se entiende, ya que siempre es una gozada volver a compartir vivencias con los Ladrones Fantasma y la compañía lo sabe. Sin ir más lejos en los últimos años hemos compartido vivencias no solo en Persona 5, sino también en dungeon crawlers como Persona Q2, el musou de Persona 5 Strikers, juegos musicales como Dancing in Starlight e incluso hay ganas de probar esa incursión al mercado gacha que espero que localicen en un futuro cercano.

Viva la revolución

Eso sí, en este caso el elenco principal actúa más bien como comparsa de los verdaderos protagonistas de esta entrega que, por cierto, se sitúa justo después de los hechos del juego original. Una historia bastante más interesante de lo que esperaba para ser una entrega «menor». Para poner un poco de contexto, en esta ocasión nuestros personajes serán transportados a una especie de mementos, ambientados en diferentes mundos que remiten a ciertas revoluciones sociales más o menos históricas, donde en un primer momento tendrán que ayudar a una revolucionaria llamada Erina (que es jugable) a liberar el lugar derrocando a su autoritaria líder.

Continuando las peripecias del elenco original

Como mencionaba, es evidente que es un juego para fans de Persona 5 y Atlus lo da por hecho. Aquí nuestros nuestros protagonistas ya han creado lazos entre ellos, por lo que interactúan entre sí como tal y nada de su contexto se deja caer. De hecho, y a causa de esto, lo cierto es que Persona 5 Tactica es un juego muy directo, ya que prácticamente todo se centra en los combates. O sea, aquí no hay nada de la parte “aventura social” del original. Lo único que puede recordar a estos momentos son las reuniones en el Leblanc donde habrán diálogos previos al combate y que nos sirven de paso para conseguir puntos canjeables. 

Como es tradición, dicha cafetería sirve como base de operaciones, así que es el lugar de los preparativos varios, como poder gestionar armas y equipo, seleccionar habilidades del grupo mediante su árbol de habilidades, así como visitar la Habitación Terciopelo para las fusiones (y comprar armas, algo raro). Respecto a esto último, los personajes a diferencia del juego original, cuentan con dos Persona, uno de los cuales es personalizable con habilidades pasivas y activas a modo de complemento del principal. Es bastante interesante esto ya que, por tanto, cada uno de ellos tiene la posibilidad una segunda remesa alternativa de ataques, defensas, poderes y demás elementos relacionados con el combate.

Las batallas

De los combates decir que es bastante básico dentro del género, pero sin dejar de ser funcional y gratificante. Nuestros tres personajes (tenemos la posibilidad de ir turnándolos) se pueden mover durante cada turno dentro de su rango de acción, donde unos tendrán más casillas de distancia, ya sea a la hora de atacar o de recorrer el escenario. Hay magias varias, unos se especializan en ataques a distancia, otros cuerpo a cuerpo y demás.

Sí, realmente nada fuera de lo común más allá de su dinamismo. Lo que sí he de decir es que me ha sorprendido gratamente que se haya optado por un sistema de coberturas a lo X-COM. Porque sí, se basa en esencia es este sistema de coberturas, ya sea totales o parciales donde el jugador (y el oponente, ya que también hacen uso) recibirá daño, pero a su vez también le está permitido atacar. Eso sí, hay que tener en cuenta que las habilidades mágicas son capaces de saltarse este tipo de protecciones. 

«1 más…»

Además de la posibilidad de conseguir ciertas ventajas si alguno de nuestros personajes pasa de turno sin ejecutar nada, otra cosa que me ha gustado de Persona 5 Tactica es el llamado “1 más”, lo que es básicamente conseguir extender los turnos si conseguimos hacer daño al enemigo cuando esté fuera de cobertura. Ojo, porque esto también lo pueden aprovechar los enemigos. De hecho la IA, si ve que nuestros personajes están indefensos, lo intentarán aprovechar a la mínima.

Decir que cuando estamos en este modo tendremos la oportunidad de noquear a uno de los enemigos y si lo conseguimos podremos utilizar la llamada «Triple Amenaza». Esto simplemente es un equivalente a la acometida del juego original, solo que en este caso en el tablero se crea un triángulo entre los tres personajes de nuestro equipo donde se lanza un ataque contra todos los enemigos que haya dentro de ese rango de acción.

Las misiones secundarias son un acierto

Todas estas mecánicas se agradecen para romper un poco la cierta monotonía del juego en sí. Y es que hay que decir que las misiones de la historia se basan casi siempre en eliminar a todos los enemigos del nivel en cuestión, algo que sabiendo que juegos ya añejos como Final Fantasy Tactics Advance y similares contaban con diferentes reglas según la ocasión, es algo que se nota bastante limitado en cuanto a variedad. Y no solo eso, también en la forma de abarcar las batallas, ya que la sensación que predomina es que premia demasiado la fuerza bruta durante gran parte de la aventura. 

Quizá por lo directo que resultan los combates de la historia, se ha optado por la inclusión de varias misiones opcionales donde sí se apremia la estrategia a modo de puzle. Estos tableros en concreto (unos 15) sí que cuentan con ciertas reglas, como la de resistir cierto número de turnos, llegar a un punto concreto del mapa en uno solo aprovechando los «1 más» o cumplir el objetivo en un número limitado de turnos. Pero ya digo, esto es opcional. Son pocas las veces que las mecánicas variarán en la historia principal de Persona 5 Tactica más allá de optar por estrategias más elaboradas cuando toque batallar contra jefes y en las últimas batallas.

Unos cuantos puntos a reseñar para acabar

El apartado audiovisual me ha parecido correcto. Gráficamente se ha optado por una estética superdeformed que recuerda al citado Persona Q2, pero que luce mejor de lo que pensaba. Y como era de esperar, estéticamente los menús y las acciones de los combates son de lo mejorcito de la industria. Eso sí, la banda sonora de Persona 5 Tactica, aunque cuenta con los implicados de siempre, quizá no me ha parecido tan reseñable en comparación con otros juegos de la rama Persona. Quizá otro punto flaco es que la historia se cuenta principalmente mediante diálogos a lo visual novel, la mayoría de los cuales se pueden hacer un poco pesados debido a su extensión. Además, si uno no ha jugado al original, muchas veces te va a dar igual lo que cuentan a pesar de que hay personajes nuevos. 

Decir que, aunque cuenta con unas 30 horas de extensión y es muy rejugable, ya que los combates son puntuados con un máximo de tres estrellas que sirven para poder obtener extras entre otras cosas. En fin, si bien es cierto que la sensación que nos puede dejar Persona 5 Tactica es la de sacrificar profundidad por agilidad, que igual se nota que es una entrega menor y que está hecho para los familiarizados con Persona 5, la verdad es que por sí solo esta continuación de uno de los mejores juegos de la última década (adaptada a otro género), vale mucho la pena incluso para gente que no haya jugado al original. [84]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 6 =