NieR Automata: Game of the YoRHa Edition, regresa el GOTY

NieR Automata regresa en su versión Game of the YoRHa Edition, que trae consigo la expansión 3C3C1D119440927. Una oportunidad fantástica para aquellos que no tuvieron la oportunidad de disfrutar de uno de los títulos más laureados de la generación.

Licencia para sentir

«Las máquinas invaden la tierra, los humanos se refugian en la Luna y envían máquinas para que luchen contra las máquinas». Sí, la verdad es que podríamos resumir la premisa del título con una frase tan redundante. Sin embargo, lo que hay tras ella es todo un explotar de matices. NieR Automata toca un tema que quita el cualquier persona —entre las que me incluyo—. Una incógnita que todos tenemos en nuestra cabeza; un mal presagio que, incluso sin fundamento alguno de que algún día suceda, el ser humano teme: ser relevado por otra forma de vida. Concretamente, por una máquina, algo en lo que la propia especie trabaja en mejorar cada día.

Una historia que viene de lejos, ya que el NieR original nació a raíz de un final alternativo de Drakengard, la saga de la extinta Cavia. En cualquier caso, hay que decir que el título que tenemos entre manos no necesita apoyarse de ninguno de ellos para entenderse, aunque resulta evidente que su punto de partida proviene de una serie de acontecimientos que no está de más conocer.

Cuando me preguntan, siempre digo lo mismo: se puede disfrutar plenamente del juego de manera aislada, pero indagar un poco en la red y leer unos minutos aporta muchos matices al univers concebido por un creativo tan excéntrico como Yoko Taro. Lo hagais o no, lo único que debéis entender es que la Tierra ya no pertenece al ser humano, que trata de recuperarla en un último intento por preservar su propia especie.

Razones para volver a luchar

Personalmente, he de confesar que se me hace extraño ¿analizar? un segundo lanzamiento de algo que sigua tal cual llegó hace un par de años. La conversión a Game of the YoRHa Edition no hace más que englobar el juego original con la expansión lanzada posteriormente y disfrutar así de un relanzamiento ideal para aquellos que no tuvieron la oportunidad de ponerse a los mandos de 2B —y de alguien más— en su momento.

Aunque, ciertamente, tampoco es mala ocasion para que todos los que recorrimos esa triste imagen del planeta que un día fue nuestro decidamos sumergirnos de nuevo en una aventura fascinante. Porque NieR Automata no solo es una gran historia; también es un videojuego excelso, tal y como afirmé sin miedo cuando opté por defender su candidatura a los premios GOTY de 2017.

¿Qué motivos hay para rejugarlo una vez más? Muchos, empezando por la gran cantidad de finales que podemos desbloquear y que, como resulta evidente, aportan un sinfín de elementos de interés a una historia cuya premisa resulta fácil de entender, pero cuyo trasfondo requiere que el jugador se implique y vea cómo su curiosidad por ir un poco más allá crece progresivamente. Otro aliciente es que, posiblemente, no sean pocos los que tras el fenómeno de 2017 hayan decidido conocer su precuela y esto es algo que potencia muchísimo el sabor que nos deja un NieR Automata que, a pesar de proponernos algo inédito, nunca llega a romper las conexiones que le unen con su antecesor.

Tampoco podemos olvidarnos del sistema de combate, marca de la casa de Platinum Games —creadores de Bayonetta y Vanquish, entre otros— y, por supuesto, piedra angular del título. Un sistema profundo y gratificante que podemos explotar gracias al desafío que supone optar por un nivel de dificultad elevado. Porque el juego funciona bien tanto como aventura, como RPG de acción, pero mucho más como Hack`n slash. Y es que justo ahí es donde reside su gran aliciente; en ser bueno en todo lo que se propone.

Por la gloria de la humanidad

NieR: Automata es tan bueno como lo era el día que llegó al mercado. No importa si sois nuevos jugadores con la intención de disfrutarlo por primera vez o si ya conocéis sus virtudes pero tenéis ganas de jugarlo de nuevo. La obra de Yoko Taro es un ejemplo de superación, ya que se antojaba muy arriesgado apostar por una secuela de un título que pasó sin pena ni gloria por el mercado hace prácticamente una década.

Un videojuego excelso fruto de la estrecha relación entre un estudio de prestigio como Platinum Games y un genio que siempre logra que se propone. Personalmente, no tenía pensado valorarlo con una nota numérica, pero un ataque de curiosidad me ha llevado al análisis original de mi compañero Raúl Usón y me he sentido mientras consumía sus líneas de tinta, que he decidido respetar su conclusión final. [98]

    • Te confundes de juego. Nier: Automata es una especie de secuela de aquel que salió en 360.

      Esta nueva edición que acaba de salir en Ps4 es prácticamente la misma que salió en Xbox One el pasado verano (llamada Become as Gods). O sea, que hace tiempo que lo tienes disponible.

      Y sí, viene con subs al castellano.

      • Me refería al Nier de 360, evidentemente.

        No sabía que Nier: Automata había salido también en Xbox One, pensaba que era exclusivo de PS4. A cualquier dama se le escapa un peo… 😀

        Me informaré sobre esta segunda entrega ya que como dices viene al menos con subtítulos y si me peta (y lo encuentro) me lo pillo.

        Gracias. 😉

Deja un comentario