Press Reset, no todo es color de rosa dentro de la industria

Jason Schreier ha publicado su segundo libro, el cual lleva por nombre Press Reset: Ruin and recovery in the video game industry. Un interesante recorrido por las compañías que han quebrado o han sido cerradas y como algunos, incluso nombres reconocidos, han padecido, pero también se han recuperado del golpe.

Press Reset

Historias conectadas

El primer libro de Schreier, Blood, Sweat and Pixels, resultó ser un interesante relato puntual de diferentes juegos. Cada capítulo un juego, con cierta conexión a los capítulos posteriores. Press Reset se narra de manera muy diferente y más interesante aún. Comenzamos con la historia de Warren Spector y de ahí se conectan historias que abarcan más compañías y nombres.

Es como abrir la caja de pandora. Lo que inicia con Spector pasa por Ion Storm (el fallido estudio de John Romero), Disney Interactive, Irrational Games (por lo tanto de habla de Ken Levine), 2K Australia, XCOM, Visceral Games, Curt Schilling, 38 Studios, Mythic e incluso Telltale Games.

Son historias con nombres conocidos, otros no tanto, pero que nos presentan un panorama interesante, preocupante, pero también alentador. Para muchos, trabajar en la industria del videojuego puede ser un sueño, pero para algunos termina siendo una pesadilla.

warren spector

Con Warren Spector el libro comienza a contar una serie desventuras para el y muchos de sus colegas

Factor común

De todos los escenarios presentados en Press Reset, el más común tiene que ver con el gran publisher que quiere crecimiento exponencial en cuanto a ganancias. No importa que tu juego sea bueno de cara a la crítica, si no vende, no es bueno para los negocios. Pero sí vende, queremos exprimirlo al máximo para seguir generando beneficios.

El crunch (música de terror por favor), los cambios constantes en la estructura del juego y la falta de motivación, también forman parte del problema. Equipos cuyas propuestas terminan siendo archivadas para que se dediquen al siguiente gran proyecto o secuela, que lleva cambio tras cambio y nunca se concreta, como sucedió con The Bureau: XCOM declassified.

Dos ejemplos llamativos

Dentro de todas las historias que presenta Press Reset, dos me llamaron poderosamente la atención. Primero 38 Studios. La compañía creada por Curt Schilling, el ex beisbolista, que pensó que ganar una serie mundial con un tobillo lesionado motiva lo suficiente para crear una empresa de videojuegos que pierde millones al mes y que se fue a la quiebra, dejando a muchos literalmente en la calle.

bioshock infinite

El ultimo gran juego de Irrational Games, previo a su cierre definitivo

El segundo caso es el del Irrational Games (aún dueles). Después del éxito que supuso Bioshock Infinite, Ken Levine tomó la decisión de separarse del estudio para crear uno nuevo y para Take 2 Interactive fue un “No Levine, no Party”. El cierre se da simplemente por la partida del diseñador. Un caso donde una compañía depende de una sola persona.

La explosión indie

Pero no todo es malo. De hecho el libro me ha dejado algunos nombres que he puesto en mi lista de títulos por jugar. Muchos de los perjudicados por los cierres de estudios decidieron dar un paso dentro del terreno independiente. Eso y la llegada de las plataformas digitales impulsaron mucho ese este sector que nos ha entregado verdaderas joyas.

The Molasses Flood, Chump Squad o Dodge Roll son algunas de esas compañías que han nacido gracias a los despidos y que se ponen como ejemplo en el libro. Empresas con no más de 5 o 6 empleados y con juegos tan interesantes como the flame in the flood o Enter the Gungeon. Títulos que no llegan a los números esperados por EA o Ubisoft, pero que para un estudio pequeño resultan muy buenos.

enter the gungeon

Conclusión

Definitivamente Press Reset se une a mi lista de favoritos en cuanto a libros sobre videojuegos se refiere. Una lectura supremamente entretenida, muy bien hilvanada, con información supremamente interesante y presentando una problemática que a día de hoy se mantiene, pero que intenta cambiar a paso lento.

Un libro que abarca muchísimos temas y que puede atraer la atención desde diferentes ángulos, que además no esconde la realidad de un sector que intenta sacudirse de sus malos hábitos, esto también va de la mano de su autor, el cual siempre ha sido critico de ciertas practicas.

  1. Una reseña muy interesante. El otro libro de Schreier me pareció imprescindible para cualquiera que tenga curiosidad sobre lo que se cuece tras la cortina.
    Y este va directo a mi lista de deseados (a ver si hay suerte y lo publica Héroes de papel, que hizo muy buen trabajo con el anterior). Además de la labor de investigación que realiza este hombre me gusta bastante la forma en la que cuenta cada una de las historias, dándoles de alguna forma cierto sentido al conjunto.

    • Exacto, no es contar por contar, como por decirnos el chime. Maneja muy bien los detalles, conecta muy bien las historias y también deja abierto el debate de como abordar esos temas preocupantes.

Deja un comentario